Frases de Rayuela

Rayuela

63 frases de Rayuela () de Julio Cortázar, libro de 1963.... El amor turbulento de Oliveira y La Maga, los amigos del Club de la Serpiente, las caminatas por París en busca del cielo y el infierno, mucha subjetividad y múltiples finales.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Julio Cortázar son: absurdo, amante, amor, celos, conciencia de la muerte, desamor, fuerza de la pasión, hechos sin sentido aparente, surrealismo.

Frases de Julio Cortázar Libros de Julio Cortázar

Frases de Rayuela Julio Cortázar

01. Nunca me propuse la felicidad.

Verdadera felicidad


02. Hay ausencias que representan un verdadero triunfo.

Ausencia


03. Pobre amor el que de pensamiento se alimenta.

Pobre


04. Total parcial: te quiero. Total general: te amo.

Te amo


05. La explicación es un error bien vestido.

Explicación


06. Entornando sus ojos verdes de una hermosura maligna.

Ojos


07. Hubieran querido arrebatarle el Cielo pero era inútil...

Inútil


08. Hay que abrir puertas y ventanas al espíritu.

Espíritu


09. Si te caes te levanto y sino me acuesto contigo.

Caer


10. El problema de la realidad no se enfrenta con suspiros.

Suspiro


11. Me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar.

Ojos


12. No puede ser que estemos aquí para no poder ser.

Ser


13. Buscás algo que no sabés lo que es.

Buscar


14. La claridad es una exigencia intelectual y nada más.

Claridad


15. Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.

Encontrarse


16. ¡Música! Melancólico alimento para los que vivimos de amor.

Melancólico


17. Procuremos inventar pasiones nuevas, o reproducir las viejas con pareja intensidad.

Intensidad


18. Nos mirábamos y sentíamos que eso era el tiempo.

Mirarse


19. Sí, se sufre a ratos, pero es la única salida casi decente.

Salida


20. Sólo viviendo absurdamente se podría romper alguna vez este absurdo infinito.

Absurdo


21. Todos los que la habían deseado se portaban siempre como unos cretinos.

Desear


22. Alguna vez tendré que escribirte que te portes bien o que te abrigues

Abrigo


23. Déjame entrar, déjame ver algún día como ven tus ojos.

Ver


24. Soy un incurable, che. Hablar de despertarse cuando se está tan bien así dormido.

Dormido


25. Todo me decía que apenas recobrara la independencia dejaría de sentirme libre.

Independencia


26. Por supuesto que nos encontraremos mágicamente en los sitios más extraños.

Sitio


27. Cómo podía yo sospechar que aquello que parecía tan mentira era verdadero...

Sospechas


28. Espero cualquier cosa de esta noche, hay como una atmósfera de fin del mundo.

Fin del mundo


29. Quiero esto, quiero aquello, quiero el norte y el sur y todo al mismo tiempo.

Querer


30. Es mucho más fácil hablar de las cosas tristes que de las alegres.

Hablar


31. Sintió una especie de ternura rencorosa, algo tan contradictorio que debía ser la verdad misma.

Especie


32. Vamos a hacer café, a esta hora se siente la noche aunque no se la vea.

Café


33. No renuncio a nada, simplemente hago lo que puedo para que las cosas me renuncien a mi.

Renuncia


34. (...) Luchaba en vano para evadir las sensaciones personales, para refugiarse en algún río metafísico, naturalmente.

Sensaciones


35. Había tanto tiempo perdido en vos, eras de tal manera el molde de lo que hubieras podido ser.

Molde


36. Sonreía sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas.

Encuentro


37. Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.

Valor


38. Me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado...

Puente


39. Nos queríamos en una dialéctica de imán y limadura, de ataque y defensa, de pelota y pared.

Dialéctica


40. ¿Por qué no aceptar lo que estaba ocurriendo sin pretender explicarlo, sin sentar las nociones del orden y de desorden?

Explicación

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Rayuela" de Julio Cortázar.

Síguenos