Frases de Pureza


(...) Es como meter un calcetín rojo en una lavadora de ropa blanca. Un solo calcetín rojo y nada volverá a ser blanco.

Frases de sospechas


Está el imperativo de guardar secretos y el imperativo de divulgarlos. ¿Cómo sabes que eres una persona distinta de las otras personas? Guardándote algunas cosas para ti.

Frases de guardar


Fuera, la clase media desaparecía más rápido que los glaciares, los xenófobos ganaban elecciones o almacenaban rifles de asalto, las tribus enfrentadas se masacraban religiosamente, mientras que dentro "las nuevas tecnologías disruptivas hacían obsoleta la política tradicional".

Frases de clase media


Lo que distinguía a una revolución legítima -la científica, por ejemplo- era que, en vez de ufanarse de su condición revolucionaria, se limitaba a ocurrir. Sólo las débiles y recelosas, la ilegítimas, tenían que ufanarse.

Frases de verdadera revolución


Lo que ocurría en el mundo virtual, en el que la belleza existía para ser objeto de odio y vejación, era más sugestivo que lo que ocurría en el mundo real, donde la belleza no parecía tener ningún propósito.

Frases de mundo virtual


Uno de los defectos de los correos electrónicos era que sólo se podían borrar una vez: no se podía hacer con ellos una bola, tirarlos al suelo, pisotearlos, hacerlos trizas y quemarlos. ¿Acaso la persona que te rechaza puede hacer algo más cruel que concederte la compasión de su paciencia?

Frases de correo electrónico


El objetivo de internet y sus tecnologías asociadas era "liberar" a la humanidad de las tareas - hacer cosas, aprender cosas, recordar cosas- que hasta entonces habían constituido la vida porque le aportaban sentido. Ahora parecía que la única tarea que tenía algún sentido era optimizar los motores de búsqueda.

Frases de internet


Empiezo a creer que el paraíso no es la felicidad eterna. Es más como si la sensación de felicidad implicara algo eterno. No existe la vida eterna porque nunca le ganaremos la carrera al tiempo, pero sí puedes huir del tiempo cuando estás feliz, porque entonces el tiempo no importa.

Frases de búsqueda de la felicidad


Los nazis mejoraron la economía de Alemania y construyeron una gran red de autopistas -dijo Anabel-. ¿A lo mejor es que sólo eran medio malos? (...) -Los nazis fueron de una maldad terrible. A mí no me hables de los nazis. Perdí a mi padre en la guerra de Hitler.

Frases de nazismo


(...) Estaba pensando en lo terrible que es el mundo, en la eterna lucha por el poder. Los secretos daban poder. El dinero daba poder. Ser necesitado por los demás daba poder. Poder, poder, poder; ¿Cómo era posible que el mundo se organizara a partir de la lucha por algo cuya posesión genera tal soledad y opresión?

Frases de lucha por el poder


Oí historias terribles en los refugios y en las casas de acogida -explicó su madre-. Tantas mujeres que eran como sacos de boxeo. Tantas historias de hombres cuya idea del amor consistía en acosar y apuñalar a sus ex esposas. Tendría que haberme sentido culpable por tergiversar mi historia, pero no fue así. La crueldad emocional de los hombres puede ser tan dolorosa como el maltrato físico. Mi padre era cruel y mi marido todavía más.

Frases de feminicidio


La niebla se derramaba desde las alturas de San Francisco como el líquido que casi llegaba a ser. En los mejores días se diseminaba por la bahía y conquistaba Oakland, de calle en calle, la veías llegar, era un cambio que podía contemplarse, una estación en marcha. Donde se topaba con las secuoyas, caían los aguaceros más locales. Donde encontraba espacios abiertos, avanzaba, pálida e ingrávida, como si fuera a la vez una eternidad y el fin de todas las cosas. Era una tristeza pasajera, más bella aún por ser triste, más valiosa por ser pasajera. Era una canción lenta en tono menor, desalojada más adelante por el rock and roll del sol.

Frases de tono

Obras relacionadas

Pureza

Pureza (2015), Jonathan Franzen
  • Libro, 2015
  • Original: Purity
  • Frases de Pureza: A partir de las vidas entrecruzadas de un puñado de personajes, el relato gira en torno a una joven que tras su paso por la universidad se afana en encarrilar su vida acorde con unos principios que considera irrenunciables.
  • Libro importante

Autor

Jonathan Franzen (1959): Escritor, novelista y ensayista estadounidense, autor de "Las correcciones" (2001), "Cómo estar solo" (2002) y "Libertad" (2010).


Palabras clave

Familia Suicidio Totalitarismo Asesinato Huérfanos Historias cruzadas Vida en pareja Crisis de identidad Relación madre-hija Periodismo Culpabilidad Ficción universitaria Salud mental Ambientada en Bolivia

Síguenos en