Frases de Por quién doblan las campanas


Estoy borracho; ya lo ves. Cuando no estoy borracho, no hablo. Tú no me has visto nunca hablar tanto. Pero un hombre inteligente se ve obligado a emborracharse algunas veces para poder pasar el tiempo con los imbéciles. XVI, frases Por quién doblan las campanas

Frases de imbécil


Estoy borracho; ya lo ves. Cuando no estoy borracho, no hablo. Tú no me has visto nunca hablar tanto. Pero un hombre inteligente se ve obligado a emborracharse algunas veces para poder pasar el tiempo con los imbéciles. XXVII, frases Por quién doblan las campanas

Frases de imbécil


El fanatismo era una cosa extraña. Para ser fanático hay que estar absolutamente seguro de tener la razón y nada infunde esa seguridad, ese convencimiento de tener la razón como la continencia. La continencia es el enemigo de la herejía. XIII, frases Por quién doblan las campanas

Frases de fanático


El fanatismo era una cosa extraña. Para ser fanático hay que estar absolutamente seguro de tener la razón y nada infunde esa seguridad, ese convencimiento de tener la razón como la continencia. La continencia es el enemigo de la herejía. XXVII, frases Por quién doblan las campanas

Frases de fanático


Todo el mundo tiene necesidad de hablar con alguien -dijo la mujer de Pablo-; antes teníamos la religión y otras tonterías. Ahora debiéramos disponer todos de alguien con quien poder hablar francamente; por mucho valor que se tenga, uno se siente cada vez más solo. IX, frases Por quién doblan las campanas

Frases de soledad


(...) De todos los hombres, el borracho es el peor. El ladrón, cuando no roba, es como cualquier hombre. El estafador no estafa a los suyos. El asesino tiene en su casa las manos limpias. Pero el borracho hiede y vomita en su propia cama y disuelve sus órganos en el alcohol. XVI, frases Por quién doblan las campanas

Frases de alcohólico


(...) De todos los hombres, el borracho es el peor. El ladrón, cuando no roba, es como cualquier hombre. El estafador no estafa a los suyos. El asesino tiene en su casa las manos limpias. Pero el borracho hiede y vomita en su propia cama y disuelve sus órganos en el alcohol. XXVII, frases Por quién doblan las campanas

Frases de alcohólico


¡Qué pocas cosas conocemos de lo que hay que conocer! Me gustaría vivir mucho, en lugar de morir hoy, porque he aprendido mucho en estos cuatro días sobre la vida. Creo que he aprendido más que durante toda mi vida. Me gustaría ser viejo y saber las cosas a fondo. Me pregunto si se sigue aprendiendo o bien si no hay más que cierta cantidad de cosas que cada hombre puede comprender. Yo creía saber muchas cosas y, de verdad, no sabía nada. Me gustaría tener más tiempo. XXXVII, frases Por quién doblan las campanas

Frases de aprendizaje


Morir no tenía importancia ni se hacía de la muerte ninguna idea aterradora. Pero vivir era un campo de trigo balanceándose a impulsos del viento en el flanco de una colina. Vivir era un halcón en el cielo. Vivir era un botijo entre el polvo del grano segado y la paja que vuela. Vivir era un caballo entre las piernas y una carabina al hombro, y una colina, y un valle, y un arroyo bordeado de árboles, y el otro lado del valle con otras colinas a lo lejos. XXVII, frases Por quién doblan las campanas

Frases de arte de vivir


(...) Pero si tuviera que cambiar alguna vez, a mí me gustaría cambiarme por ti. Quisiera ser tú; porque te quiero mucho. -Pero yo no quiero cambiar. Es mejor que cada uno sea quien es. -Pero ahora no seremos más que uno, y nunca existirá el uno separado del otro. -Luego añadió -: Yo seré tú cuando no estés aquí. ¡Ay, cuánto te quiero... y tengo que cuidar de ti! XX, frases Por quién doblan las campanas

Frases de nuestro amor


(...) Pero si tuviera que cambiar alguna vez, a mí me gustaría cambiarme por ti. Quisiera ser tú; porque te quiero mucho. -Pero yo no quiero cambiar. Es mejor que cada uno sea quien es. -Pero ahora no seremos más que uno, y nunca existirá el uno separado del otro. -Luego añadió -: Yo seré tú cuando no estés aquí. ¡Ay, cuánto te quiero... y tengo que cuidar de ti! XXVII, frases Por quién doblan las campanas

Frases de nuestro amor


Ya que su rabia se había disipado se encontraba excitado placenteramente con la tormenta, como le sucedía siempre con las tormentas. En una nevada, un temporal, un aguacero tropical o una tormenta de verano con muchos truenos en las montañas hallaba siempre una excitación que no se parecía a nada. Era como la excitación de la batalla, pero más limpia. XIV, frases Por quién doblan las campanas

Frases de aguacero

Obras relacionadas

Por quién doblan las campanas

Por quién doblan las campanas (1940), Ernest Hemingway
  • Libro, 1940
  • Original: For whom the bell tolls
  • Frases de Por quién doblan las campanas: Ambientada en la guerra civil española, la novela es una bella historia de amor y muerte entre Robert Jordan, un profesor de español oriundo de Montana y María.
  • Libro importante

Autor

Ernest Hemingway (1899-1961): Escritor, novelista, periodista y corresponsal de guerra estadounidense, autor de "Fiesta" (1926), "Adiós a las armas" (1929), "Por quién doblan las campanas" (1940) y "El viejo y el mar" (1952).


Palabras clave

Ficción histórica Solidaridad Enamorarse Adaptada al cine Montañas Historia de amor Guerra civil española Fascismo Ambientada en España

Síguenos en