Frases de Poesías I

Poesías I

21 frases de Poesías I (Poésies I) de Conde de Lautréamont, libro de 1870.... Primer conjunto de poemas del poeta franco-uruguayo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Conde de Lautréamont son: amor propio, crueldad, dolor, esperanza, ideas, maldad, melancolía, poder de las palabras.

Frases de Conde de Lautréamont

Frases de Poesías I Conde de Lautréamont

01. Rechazad la incredulidad: será para mí un placer.

Incredulidad


02. En toda época la duda ha existido en minoría.

Minoría


03. Sufrir es una debilidad, cuando es posible evitarlo y hacer algo mejor.

Debilidad


04. Si sois infortunados, no es preciso decirlo al lector. Guardadlo para vos.

Lector


05. Los sentimientos son la forma de razonamiento más incompleta que se pueda imaginar.

Razonamiento


06. Los sentimientos constituyen la forma de razonamiento más incompleta que se pueda imaginar.

Razonamiento


07. Todo el agua del mar no bastaría para lavar una mancha de sangre intelectual.

Mancha


08. La poesía no es la tempestad, tampoco el ciclón. Es un río majestuoso y fértil.

Río


09. Solamente admitiendo la noche físicamente, se le ha llegado a aceptar moralmente. ¡Oh, noches de Young! ¡Cuántas jaquecas me habéis causado!

Noche


10. El verdadero dolor es incompatible con la esperanza. Por muy grande que sea ese dolor, la esperanza aún se alza a cien codos más arriba.

Verdadero


11. Existe una convención poco tácita entre el autor y el lector, por la cual el primero se llama enfermo y acepta al segundo como enfermero.

Autor


12. Vuestro espíritu es arrastrado perpetuamente fuera de quicio y sorprendido en la trampa de tinieblas con grosero artificio por el egoísmo y el amor propio.

Artificio


13. ¡No hagáis como esos exploradores sin pudor, espléndidos de melancolía a sus ojos, que encuentran cosas desconocidas en sus espíritus y en sus cuerpos!

Pudor


14. Vuestro espíritu es arrastrado continuamente fuera de sus casillas y, sorprendido en la trampa de las tinieblas, construido con arte grosero por el egoísmo y el amor propio.

Amor propio


15. No trasmitáis a los que os leen más que la experiencia que se desprende del dolor, y que no es el dolor mismo. No lloréis en público.

Experiencia


16. La melancolía y la tristeza constituyen ya el comienzo de la duda; la duda es el comienzo de la desesperación; la desesperación es el comienzo cruel de los diferentes grados de maldad.

Cruel


17. La duda ha existido en todo tiempo como minoría. En este siglo está en mayoría. Respiramos la violación del deber por los poros. Eso sólo se ha visto una vez, y no se volverá a ver.

Minoría


18. Existe una convención poco tácita entre el autor y el lector, por la cual el primero se denomina enfermo, y acepta al segundo como enfermero. ¡El poeta es quien consuela a la humanidad! Los papeles están arbitrariamente invertidos.

Enfermo


19. No se sueña sino durmiendo. Palabras como sueño, nada de la vida, paso por la tierra, el adverbio quizás, el trípode desordenado, han infiltrado en vuestras almas esa poesía húmeda de languideces, similar a la podredumbre. Sólo hay un paso de las palabras a las ideas.

Poesía


20. Se sueña sólo cuando se duerme. Son palabras como sueño, nada de la vida, paso por la tierra, la preposición tal vez, el trípode desordenado, quienes han infiltrado en vuestras almas esa poesía húmeda de languideces, semejante a la podredumbre. De las palabras a las ideas sólo hay un paso.

Sueño


21. La melancolía y la tristeza son ya el comienzo de la duda; la duda es el comienzo de la desesperación; la desesperación es el comienzo cruel de los diferentes grados de la maldad. Para que os convenzáis de ello, leed la Confesión de un hijo del siglo. La pendiente es fatal, una vez que uno se arroja por ella. Es seguro que se llaga a la maldad. Desconfiad de la pendiente. Extirpad el mal de raíz. No estimuléis el culto de adjetivos tales como indescriptible, inenarrable, rutilante, incomparable, colosal, que mienten desvergonzadamente a los sustantivos que desfiguran: son perseguidos por la lubricidad.

Cruel

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Poesías I" de Conde de Lautréamont.

Libros parecidos

Síguenos