Frases de Perfume de hielo

14 frases de Perfume de hielo (Koritsui ta kaori) de Yoko Ogawa, libro de 1998... Tras el inesperado suicido de su novio, la periodista Ryoko cobra conciencia de lo poco que sabía de él. ¿Quién era Hiroyuki realmente? ¿Por qué se suicidó al día siguiente de celebrar apasionadamente su primer año de vida en común?

También puedes leer todas las frases de Yoko Ogawa que tenemos.

Perfume de hielo

01.Uno muere cuando ha acabado su misión en la vida.

Frases de misión


02.Todo estaba tranquilo, como si el tiempo hubiese sido cortado por un cuchillo afilado.

Frases de cuchillo


03.(...) Parecía como si la voz del violonchelo, templada sólo un instante, viniera flotando hacia mí y me rodease con sus brazos. El sonido, probablemente debido al viento que soplaba, vibraba a veces como si fuera a desaparecer, aunque el arco se deslizase sobre las cuerdas sin interrupción. Estábamos rodeados por completo del color rojo de las amapolas, hasta el límite del horizonte con el cielo. Los tallos se inclinaban y los pétalos se balanceaban, como al ritmo del violonchelo.

Frases de amapola


04.Es imposible recordar lo que he olvidado.

Frases de amnesia


05.El pasado nunca se pierde. Igual que no puede cambiarse el destino, nadie puede modificarlo a su antojo. Así se conserva toda memoria.

Frases de destino


06.Deseé que el tiempo se detuviera para siempre. Es un deseo normal, pero últimamente me he dado cuenta de que, en realidad, en la vida no hay tantos momentos en los que se piense de esta manera.

Frases de se detuvo el tiempo


07.Era un tipo de silencio que no había experimentado nunca. No era frío. Era un silencio en el que no era necesario buscar palabras a la fuerza, reinaba una profunda calma, como si el aire fluyese como el murmullo del agua en el fondo del tímpano.

Frases de calma


08.Quiero ir a una biblioteca... Es igual que sea nacional o municipal, o de alguna universidad. Es un lugar donde hay muchos libros o revistas y se leen o se consultan documentos libremente. ¿Lo entiendes? Creo que tú también has ido alguna vez a una biblioteca.

Frases de biblioteca


09.Todo está decidido de antemano. Haga usted algo o no lo haga, no se puede cambiar el destino. - ¿El destino? -Sí. -Entonces, ¿Qué es lo que puedo hacer? -Únicamente recordar. Lo que le da a usted forma es la memoria.

Frases de recuerdo


10.Cuando se quiere reconocer un olor, cualquier persona sale a vagar por el vasto mundo del pasado que cada uno posee en sí mismo. En el mundo del pasado no existe el sonido. Es igual que en los sueños, que son mudos. La única guía es la memoria.

Frases de fragancia


11.Pese a la cantidad de libros que había, sólo estábamos nosotros dos allí. Parecía haber una infinidad de libros que nadie tocaría ni abriría nunca. Me daba la sensación de que, si aguzaba el oído, oiría la respiración de los libros dormidos.

Frases de respiración


12.-Tú hueles a persona que escribe. - ¿Es un olor desagradable? -No, todo lo contrario. La base sería el papel. Un cuaderno muy usado repleto de palabras. Unos documentos voluminosos guardados en un rincón de la biblioteca. Una librería en la que hay poca gente, a primera hora de la tarde. Y algo de mina de lápiz y goma de borrar. Así sería tu perfume. - ¿Acaso puedes adivinar la profesión de una persona a la que acabas de conocer? -Depende. Hay veces que sólo con sentarme a su lado puedo adivinar qué ha desayunado, y hasta el ambiente del lugar en donde acababa de estar. Es como pensar: "Vaya, ha desayunado un huevo frito con ketchup", o bien: "Anda, este señor acababa de tomar un baño de vapor tras pasar la noche en vela..."; algo así. -Como si fueras un vidente. -No soy ningún vidente. Porque no soy capaz de predecir el futuro. El olor está siempre en el pasado.

Frases de olor


13.A pesar de que había hecho un viaje largo, el abismo en el que había desaparecido Hiroyuki permanecía allí. Inmóvil, como conteniendo la respiración, rebosante del agua estancada de la ausencia. Acerqué la mejilla al frío cristal de la ventana y cerré los ojos, con la intención de calmarme. Aún no sabía qué hacer cuando sufría un ataque de tristeza. A veces me daban ganas de gritar, sin importarme que la gente se sorprendiera, o de clavarme un puñal en el pecho. Pensaba que con gritos o con sangre podría rellenarse aquel abismo. Pero sabía perfectamente que, aunque hiciera aquellas cosas, todo ello resultaría inútil. Aunque estaba sollozando por fuera, dentro de mi corazón permanecía simplemente perpleja, inmóvil al borde del abismo.

Frases de inmóvil


14.Por primera vez, me regaló un perfume que había creado para mí. Era un regalo que nos habíamos prometido desde hacía mucho tiempo. Cada vez que le apremiaba, solía decirme, bajando los ojos, confuso: -No es tan simple como piensas. Tengo que conocerte aún más, con detenimiento... A ese perfume le puso el nombre de "Fuente de memoria". El frasquito esbelto y translúcido era realmente sencillo. La curva era desigual, y tenía algunas burbujas. Al examinarlo a la luz, parecía que aquellas burbujas bailaban dentro del perfume. El tapón, a diferencia del de los de los frascos corrientes, estaba finamente rallado. El motivo era un plumaje de pavo real. -El pavo real es el mensajero del dios de la memoria -dijo, y al hacerlo destapó el perfume, deslizó los dedos por mis cabellos, y puso una gota del perfume detrás de mi oreja. No había motivo para suicidarse al día siguiente de una noche tan importante para nosotros. Desde hacía un rato me hacía la misma reflexión una y otra vez. Si ya había decidido suicidarse hacía tiempo, y simplemente estaba esperando a terminar el perfume, y no quería causarme mayores pesares, no hubiera debido terminarlo.

Frases de perfume

Frases de obras similares