Frases de Pensar/Clasificar - Página 2

18. ¿Por qué primero la a, y luego la b, y luego la c, etcétera? La imposibilidad evidente de una respuesta tiene, en principio, algo de tranquilizador: el orden alfabético es arbitrario, inexpresivo, y por ende neutro: objetivamente la a no vale más que la b, el abecé no es un signo de excelencia, sino sólo de comienzo (el abecé del oficio).

Imposibilidad


19. Es rarísimo encontrar libros en un cuarto de baño, aunque para muchos se trate de un lugar favorito de lectura. La humedad ambiente es unánimemente considerada como la primera enemiga de la conservación de los textos impresos. A lo sumo podemos encontrar en un cuarto de baño un botiquín, y en el botiquín una pequeña obra titulada ¿Qué hacer antes que llegue el médico?

Cuarto de baño


20. Ordeno a menudo mi mesa de trabajo. Ello consiste en poner todos los objetos en otra parte y en recolocarlos uno por uno. (...) Este ordenamiento de mi territorio rara vez se realiza al azar. Coincide en general con el principio o la finalización de un trabajo determinado; se produce en medio de esos días flotantes en que no sé si emprenderé una tarea precisa o me limitaré a actividades de repliegue: agrupar, clasificar, ordenar.

Ordenar


21. Eso se denominaría moda: una manera de gozar, la sensación de una pequeña fiesta, de un despilfarro; algo fútil, inútil, gratuito, agradable. (...) Pero no se trata de eso, por cierto. En absoluto. (...) La moda, empero, habla de capricho, de espontaneidad, de fantasía, de invención, de frivolidad. Pero son embustes: la moda está totalmente de parte de la violencia: violencia de la conformidad, de la adhesión a modelos, violencia del consenso social y de los desprecios que éste disimula.

Conformidad


22. La moda consistiría tanto en lo que distingue como en lo que asemeja: participación en un valor superior, pertenencia a un grupo de escogidos, etcétera. Ello es concebible, después de todo. Pero, a riesgo de ser tildado (Ir aristocratizante, insisto en preguntarme por qué tantas personas se enorgullecen de exhibir carteras que llevan el monograma del fabricante. Admito que atribuyamos importancia a tener iniciales en los objetos a los que nomos afectos (camisas, valijas, servilletas, etcétera) ¿Pero por qué las iniciales de un proveedor? En verdad no lo entiendo.

Moda


23. (...) No me asombra tanto el nombre mismo, sino el hecho de que vaya seguido por una pequeña R rodeada por un círculo para indicar que el fabricante se reserva los derechos exclusivos de esta denominación. El objeto de moda, en este caso importa poco. Lo que cuenta es el nombre, el sello, la firma. Puede decirse que si el objeto no tuviera nombre ni firma, no existiría. No es otra cosa que su signo. Pero los signos se agotan de prisa, más de prisa que los encendedores y los relojes. Por eso las modas cambian. Se trata, según dicen, de una dulce tiranía. Pero no estoy tan seguro de ello.

Marca registrada

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Pensar/Clasificar" de Georges Perec.

Libros parecidos

Síguenos