Frases de París-Austerlitz

11 frases de París-Austerlitz de Rafael Chirbes, libro de 2016... Un joven pintor madrileño de familia acomodada rememora su relación con michel y cómo todo cambió con una enfermedad, las diferencias de clase, de edad y de formación

También puedes leer todas las frases de Rafael Chirbes que tenemos.

París-Austerlitz

01.A todos nos desquicia el misterioso comportamiento del mal, su ferocidad. A todos nos asusta.

Frases de comportamiento


02.Me acostumbré a tomar comprimidos para dormir y los mezclaba con alcohol sin alcanzar el propósito de aturdirme: en cuanto cerraba los ojos, me asaltaban imágenes siniestras.

Frases de antidepresivos


03.(...) Que te excite la pobreza ajena, descubrir un rescoldo de la energía subyacente donde se ha consumado la derrota y querer sorberlo, apropiarse de ese fulgor: una caridad corrompida.

Frases de corromper


04.Estaba convencido de que se había iniciado lo que supuse mi momento dulce. Aunque si debo ser sincero, la verdad es que alquilé el piso sobre todo porque había empezado a necesitar aire: quería respirar, alejarme un paso de aquella relación asfixiante.

Frases de piso


05.El conjunto resultaba, además de inquietante, sórdido: el viejo y descuidado portal con restos de basura esparcidos por los rincones, la frágil luz que caía sobre la escena desde las lamparillas adosadas a la pared, las voces, a la vez desabridas y cautelosas.

Frases de basura


06.(...) En aquel bar, discreto, esquinado, que pasaba desapercibido para la mayoría de la gente del barrio por encontrarse en un pequeño pasadizo lateral, se traficaba, se consumía, se compraba y vendía cocaína y hachís, carne humana de todos los sexos y edades y mano de obra en todos los estadios de la ilegalidad.

Frases de cocaína


07.Cuando, tendido en la cama del hospital, alargaba la mano para tocarme y me miraba con ansia, aún me parecía descubrir en él la descabellada aspiración que leemos en los cuentos de terror, en las novelas romáticas y en las fantasmagorías que les gustaban a los surrealistas: deseo de amor que perdura más allá de la muerte.

Frases de surrealistas


08.El loco amor de los poetas surrealistas y la realidad miserable de cualquier pareja, con su egoísta estrechez de miras: tú y yo, mi vida, aquí estamos tan ricamente, y que se hunda el mundo, que a nosotros nos da lo mismo mientras permanezcamos uno junto a otro: el amor, sentimiento tantas veces paralizante, pesimista (contigo o muerto, contigo aunque sea muerto; contigo hasta la muerte) y sucio.

Frases de egoísta


09.(...) Y bebernos juntos –durante ese mes y los once siguientes– todo el ricard o –fuera de parísel pisco o el tequila que los cuerpos admitieran; Beber entre risas, roces y declaraciones de amor, más encendidas a medida que crece el nivel de alcohol, o si nos hemos dejado tentar por una raya, al volver a casa ponernos a follar durante horas enteras, o más probablemente revolcarnos sobre la cama intentándolo hasta que nos quedamos dormidos porque los cuerpos no dan más de sí tras la intoxicación.

Frases de beber


10.Ni siquiera he acudido por piedad: si ha habido algún sentimiento en mí durante esas visitas no ha tenido que ver ni con la piedad, ni con el amor, seguramente ha sido más bien cumplimiento del pacto que inauguran ciertas palabras que consideramos sagradas -amor es una de ellas- cuando se pronuncian: dije año y pico antes la palabra amar (dije je t'aime, en lo de amar sobran los adverbios, ni poco ni mucho, se ama o no se ama), y ahora, cuando ese sentimiento ya no existía, afrontaba las consecuencias.

Frases de desamor


11.Oía la frase que alguna vez había dicho riéndose cuando atrapaba mi polla con la mano, o cuando la apretaba con fuerza una vez que la tenía dentro: je t'ai eu, te he capturado. Las palabras pronunciadas entre juegos adquirían ahora un siniestro aire premonitorio: el amor como trampa mortal. Unos días más tarde, recogí el resultado de las pruebas. Estaba limpio. Las manchas que tanto me habían preocupado eran de tipo alérgico y probablemente habían sido causadas por una intoxicación alimentaria y, además, habían empezado a desaparecer.

Frases de sida

Frases de obras similares