Frases de Océano mar

Océano mar

23 frases de Océano mar (Oceano mare) de Alessandro Baricco, libro de 1993.... Una fragata con 147 hombres que naufragaron, muchos años después un hombre con una promesa y una posada con personas particulares... ¿Qué buscan los que se lanzan a la mar?.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Alessandro Baricco son: amor auténtico, aventura de vivir, búsqueda de la verdad, cumplir una promesa, deseo, destino, naufragio, saber lo que quieres.

Frases de Alessandro Baricco Libros de Alessandro Baricco

Frases de Océano mar Alessandro Baricco

01. La verdad es siempre inhumana.

Saber la verdad


02. El desconcertante descubrimiento de lo silencioso que es el destino cuando de repente estalla.

Descubrimiento


03. El destino no es una cadena, sino un vuelo, y bastaría con que tuvieras ganas de vivir verdaderamente para hacerlo.

Arte de vivir


04. El mundo exterior sigue ahí. Hagas lo que hagas seguro que siempre volverás a encontrarlo. Es increíble pero es así.

Increíble


05. Pero después el buen sentido se esfumaba y empezaba a extenderse el virus de la carcajada, infectándolos a todos, indistintamente.

Virus


06. Sensación maravillosa. De cuando el destino finalmente se descubre, y se convierte en un sendero inteligible, y huella inequívoca, y dirección exacta.

Sendero


07. Eso seguirían contándolo para siempre en las tierras de Carewall, para que nadie pudiera olvidar que nunca se está lo bastante lejos para encontrarse, nunca.

Encontrarse


08. Sobre los labios de la mujer queda la sombra de un sabor que la obliga a pensar "agua de mar, este hombre pinta el mar con el mar".

Sabor


09. La realidad se difumina y todo se convierte en memoria. Hasta tú, poco a poco, has dejado de ser un deseo y te has convertido en un recuerdo.

Recuerdo


10. (...) Y mucho más a ella, que no es que tuviera exactamente un alma sensible, sino, por decirlo en términos precisos, que estaba poseída por una sensibilidad de ánimo incontrolable.

Sensible


11. En el círculo imperfecto de su universo óptico, la perfección de aquel movimiento oscilatorio formulaba promesas que la irrepetible unicidad de cada ola en sí condenaba a no ser mantenidas.

Olas


12. Como veis, no es que no tenga las ideas claras, las tengo clarísimas, pero sólo hasta cierto punto. Sé perfectamente cuál es la pregunta. Es la respuesta lo que me falta.

Respuesta


13. Pero su propia vida le había enseñado el imprevisible valor terapéutico de la exactitud. (...) Era el medicamento que, disuelto en cada sorbo de su vida, mantenía alejado el veneno del desvarío.

Exactitud


14. Arena hasta donde se pierde la vista, entre las últimas colinas y el mar -el mar- en el aire frío de una tarde a punto de acabar y bendecida por el viento que sopla siempre del norte.

Arena


15. Uno tiene sus sueños, cosas suyas, íntimas, y después la vida no quiere seguir jugando contigo, y te lo desmonta, un instante, una frase, y todo se desvanece. Suele ocurrir. Por esta razón y no por otra vivir es una tarea dolorosa.

Vida cotidiana


16. Qué clase de lugar es éste, donde hay gente pero es invisible, o va de un lado a otro hasta el infinito, como si tuviera la eternidad por delante para...-Ésta es la orilla del mar (...). Ni tierra ni mar. Es un lugar que no existe.

Infinito


17. Tenía una vida que me hacía feliz y deje que se desmoronara con tal de estar junto a ti. No te amé por aburrimiento, ni por soledad, ni por capricho. Te amé porque el deseo que sentía por ti era más fuerte que cualquier felicidad.

Amor auténtico


18. (...) Que nadie pueda olvidar lo hermoso que sería si, para cada mar que nos espera, hubiera un río para nosotros. Y alguien –un padre, un amor, alguien- capaz de cogernos de la mano y de encontrar ese río –imaginarlo, inventarlo- y de depositarnos sobre su corriente, con la ligereza de una sola palabra, adiós.

Río


19. Lo que quiero decir es que yo la vida la deseo, haría cualquier cosa para poder tenerla, toda la que haya, tanta hasta enloquecer, no importa, puedo incluso enloquecer, pero esa vida no quiero perdérmela, yo la deseo, de verdad, aunque me hiciera un daño insoportable lo que deseo es vivir. Lo conseguiré, ¿verdad? ¿Verdad que lo conseguiré?

Razones para vivir

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Océano mar" de Alessandro Baricco.

Síguenos