Frases de Noches de cocaína

Noches de cocaína

12 frases de Noches de cocaína (Cocaine Night) de J. G. Ballard, libro de 1994.... Un confuso crimen desentrañan los laberintos sociales de un exclusivo club, donde se combinan drogas, promiscuidad, delincuencia y grandes negocios.

Frases de J. G. Ballard

Frases de Noches de cocaína J. G. Ballard

01. Todo puede aprenderse, especialmente las cosas peligrosas.

Aprendizaje


02. Los únicos filósofos auténticos que hoy quedan son los policías.

Policía


03. Me palmeé los bolsillos buscando un cigarrillo, el mejor antídoto para tanto ejercicio y tanta salud.

Antídoto


04. La creencia religiosa exige un vasto esfuerzo de compromiso imaginativo y emocional, lo que es bastante difícil si uno todavía esta atontado por las pastillas de la noche anterior.

Compromiso


05. Las artes y la delincuencia siempre han florecido juntas.

Delincuencia


06. No hay Mesías capaz de competir con la hora de la siesta.

Competir


07. El crimen tiene una historia respetable: el Londres de Shakespeare, la Florencia de los Medici. Nidos de asesinatos, venenos y ejecuciones con garrote. Dime una época en que haya florecido el orgullo cívico y las artes y no hubieran crímenes generalizados.

Crímenes


08. Todos los siquiatras son incompetentes.

Psicólogos


09. Era una mujer asombrosa... Una solterona empedernida, no muy aficionada a los hombres, pero muy aficionada al sexo. Increíblemente realista en todo, pero especialmente en cuanto al sexo. En muchos aspectos vivía como un hombre: consíguete un amante, jódelo, sácale todo el sexo que puedas y después tíralo.

Soltera


10. Valórate más. Ser hiperrealista en todo parece una excusa demasiado simple.

Excusa


11. (...) Pero ¿Cómo se estimula a la gente, cómo se le da una cierta sensación de comunidad? Un mundo tumbado de espaldas es vulnerable a cualquier depredador astuto. La política es un pasatiempo para una casta profesional, al resto no nos entusiasma. La creencia religiosa exige un vasto esfuerzo de compromiso imaginativo y emocional, lo que es bastante difícil si uno todavía está atontado por las pastillas de la noche anterior. Sólo queda una cosa capaz de estimular a la gente: amenazarla y obligarla a actuar.

Coerción


12. Estamos construyendo cárceles en el mundo entero y las llamamos urbanizaciones de lujo.

Lujo

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Noches de cocaína" de J. G. Ballard.

Síguenos