Frases de ¡Menudo reparto!


El truco consiste en no parar de hacer cosas indignantes. No tiene sentido conseguir pasar una ley escandalosa, y luego darle tiempo a todo el mundo para que se sulfure. Hay que entrar allí directamente y rematarla con algo todavía peor, antes de que la gente haya podido averiguar con qué les has golpeado. Thomas

Frases de escándalo


Un almuerzo muy agradable... Un oporto sumamente delicado; tengo que animar al club a que compre un poco para sustituir al jarabe de frambuesa que sirven en este momento. El faisán un poco asado de más. Por poco pierdo un diente con un perdigón. Henry

Frases de banquete


(...) Él y su mujer habían sido evangelistas devotos durante un tiempo. Tuvieron las dos primeras niñas, y luego a ella le costó mucho dar a luz a la siguiente. Y resultó que perdió la fe a modo de venganza, y se separó de él, llevándose a las tres niñas con ella. Fe, esperanza y brenda. Octubre de 1990

Frases de creyente


¿Conoce esa sensación? Seguro que sí: tropezarse con un artista cuyo trabajo te habla tan directamente que es como si los dos compartierais el mismo lenguaje cómplice, y eso a la vez te reafirmara en lo que siempre has pensado y te dijera algo completamente nuevo. -(...) Se había quedado mudo, no entendía nada-. ¿No la ha tenido nunca, entonces? Octubre de 1990

Frases de cómplice


Disfrutó enormemente al arrebatar aquellas enormes compañías estatales de manos de los contribuyentes y repartirlas entre una minoría de accionistas ansiosos de beneficios; al saber que estaba ayudando a acabar con la propiedad pública y a concentrarla en las manos de unos pocos, le invadía una honda y tranquilizadora sensación de estar obrando bien. Satisfacía algo primitivo en él. Thomas

Frases de privatización


¿Qué fuerza podría llevar a seis personas, cuyas vidas les mantienen tan gloriosamente ocupados en el escenario del mundo, a abandonar en el acto sus compromisos y viajar hasta este lugar solitario, dejado de la mano de Dios; un lugar, debo añadir, que no les costó nada evitar cuando su propietario aún seguía vivo? La respuesta es sencilla: les impulsará la misma fuerza que indefectible y exclusivamente ha guiado toda su conducta en sus respectivas carreras profesionales. Me refiero, por supuesto, a la codicia: una codicia manifiesta, feroz, animal. ¡Que no cunda el pánico!

Frases de mezquindad


Porque llega un momento, (...), en que la codicia y la locura prácticamente no se diferencian. Casi se podría decir que se convierten en la misma cosa. Y llega otro momento, en que la voluntad de consentir la codicia, y de convivir con ella, e incluso de fomentarla, pasa a ser también una especie de locura. Lo cual quiere decir, en otras palabras, que no nos la podemos quitar de encima. Nunca se va a terminar esta locura. Al menos... Para los vivos. El agente doble

Frases de codicia


Y entonces, justo cuando Lucila soltó su primer sollozo incontrolado, lo hizo: hizo la cosa por la que siempre se odiaría a sí mismo; siempre que se despertara por la noche sudando frío al recordarlo; siempre que tuviese que dejar una habitación en medio de una conversación, o que meterse bruscamente en el duro arcén de la autopista, cuando le entraran ganas de vomitar por la repentina claridad de aquel recuerdo. Apretó el gatillo. 31 de diciembre de 1990

Frases de gatillo


(...) Me dio la impresión de que no ponía mayor interés. Yo tampoco, al principio: traté de tomármelo nada más que como un puzzle matemático, un ejercicio de probabilidades y deducción, pero después de un rato (y supongo que esto parecerá infantil) mi imaginación empezó a campar por sus respetos, y me metí de lleno en el juego. Junio de 1982

Frases de rompecabezas


¿Hace usted ejercicio? ¿Va a un gimnasio o algo parecido? -No. ¿Por qué me lo pregunta? -Pues porque tiene usted unas nalgas extraordinariamente duras. Para ser escritor, quiero decir. Fue lo primero en que me fijé de usted. -Gracias -dije, porque no se me ocurrió nada mejor. -Si esta noche nota que mi mano se pierde en algún momento en esa dirección, no se prive de decirlo. Me temo que últimamente estoy hecho un sobón. Cuanto más viejo me hago, menos control parece que tengo sobre esta lamentable libido mía. Noviembre de 1990

Frases de libido


Pero el tren ya aminoraba su marcha, y cuando por fin se paró en medio de la más completa oscuridad del túnel, calculé que sólo habría recorrido unos trescientos metros. Tan pronto se detuvo, se notó que el ambiente se hacía más tenso. No estaríamos allí más de un minuto, quizás, o tal vez minuto y medio, pero pareció una eternidad, y cuando el tren empezó a arrastrarse hacia adelante, todas las caras pusieron gesto de alivio. Pero resultó ser corto. Tras sólo unos segundos, los frenos salieron a relucir de nuevo, y esta vez, mientras el tren hacía con una sacudida un alto definitivo, dando una terrible sensación de algo concluyente. Septiembre de 1990

Frases de túnel


-Nadie contará con que sea una medida muy popular, supongo. -Bueno, habrá protestas, claro, pero luego se pasarán, y ya aparecerá otra cosa que moleste a la gente. Lo importante es que nos ahorramos un montón de dinero, y mientras tanto toda una generación de niños de la clase trabajadora y de familias con pocos ingresos no comerá nada más que patatillas y chocolate todos los días. Lo que significa, en definitiva, que crecerán más débiles físicamente y más lentos mentalmente. -Dorothy alzó una ceja ante esta afirmación-. Pues claro -le aseguró él-. Una dieta rica en azúcares retrasa el desarrollo cerebral. Nuestros chicos lo han demostrado. -Se sonrió-. Como muy bien sabe todo general, el secreto para ganar una guerra es desmoralizar al enemigo. Dorothy

Frases de cultura de masas

Obras relacionadas

¡Menudo reparto!

¡Menudo reparto! (1994), Jonathan Coe
  • Libro, 1994
  • Original: What a carve up! o The Winshaw legacy
  • Frases de ¡Menudo reparto!: El joven escritor Michael Owen recibe el encargo de escribir la biografía de la anciana Tabitha Winshaw y su rica familia e investigar el asesinato de su hermano Godfrey.
  • Libro esencial

¡Menudo reparto!

Autor

Jonathan Coe (1961): Escritor, novelista y ensayista inglés, autor de "¡Menudo reparto!" (1994), "La casa del sueño" (1997), "El club de los canallas" (2001), "La lluvia antes de caer" (2007) y "La espantosa intimidad de Maxwell Sim" (2011).


Palabras clave

Asesinato Capitalismo salvaje Conflictos familiares Sátira Decadencia social Crítica del consumismo Misterio Corrupción política Humor

Síguenos en