Frases de Maridos

Maridos

32 frases de Maridos de Ángeles Mastretta, libro de 2007.... Historias en torno a parejas en vilo, que luchan contra el tiempo, espantan con tristes desencuentros y separaciones o celebran pequeñas victorias compartidas, donde el amor se da cita nuevamente.

Frases de Ángeles Mastretta Libros de Ángeles Mastretta

Frases de Maridos Ángeles Mastretta

01. -A todo mi mundo –dijo ella, que llamaba mi vida a sus hijos, a su madre, a sus hermanos, a sus amigos, a su marido. Porque su vida estaba hecha de todas esas vidas y todas esas vidas eran su vida.

Mi mundo


02. Toda la vida de no verse viéndose.

Ver


03. Todo barrio en México tiene una calle Juárez. A ella le tocó establecerse en una cuando aún no tenía luz ni pavimento, pero ya tenía nombre de héroe patrio.

México


04. De vez en cuando sí sirven de algo los maridos.

Marido


05. Las maravillas hay que beberlas íntegras cuando están cerca.

Beber


06. ¿Qué tal una escena de celos? Ésas les encantan. ¿Cómo no me voy a encelar si el mundo entero quiere coger contigo cada vez que te mira?

Celos


07. Ni modo. La fidelidad es una virtud canina. Él es hombre.

Fidelidad


08. La ortografía es una forma sutil de la elegancia del alma.

Sutil


09. Aquel hombre al que quería desde el tiempo remoto en que la palabra democracia era un anhelo y no un fandango.

Anhelo


10. Hay gente que se quiere a tiempo, a destiempo y todo el tiempo.

Querer


11. -Ni creas que vas a meterte en mi cama. -No me he salido nunca.

Cama


12. La libertad viene de la luz que tienen dentro quienes nacen con ella puesta.

Luz


13. Dicen que soñar no cuesta nada. No saben lo que dicen quienes esto dicen. Soñar puede costar una barbaridad.

Soñar


14. Los hombres caen en ataques de hambre y las mujeres en ataques de nostalgia.

Ataque


15. Y la quiso tres días como tres noches. Luego la olvidó en tres horas.

Querer


16. ¿Cómo se te ocurre tratar de suicidarte? Siquiera por curiosidad se queda uno viva.

Suicidio


17. Cuando hay gente que se quiere tanto tiempo a destiempo, merece alguna vez quererse a tiempo.

Merecer


18. Las mujeres de entonces creían que no casarse en el tiempo anterior a sus dieciocho años era perder los mejores septiembres en imaginar una vida menos ardua de la que tendrían.

Soltera


19. Cuando el marido de la señora Fez pasó a mejor vida, ella también pasó a mejor vida.

Señora


20. Ella conocía el asunto como la palma de su mano. ¿Quién conoce bien la palma de su mano?

Palma


21. Las tres letras C que pasan siempre por la vida de una mujer. Un Cabrón, un Casado y un Cornudo. Podría haber más: un Cobarde y un Cretino. Pero generalmente vienen de tres en tres.

Casado


22. Se encontraron a media calle después de media vida de no verse.

Calle


23. Cada uno tenía otra casa y otro mundo y cada uno sabía que el mundo entero podía también estar en otra parte.

Parte


24. Hacía rato que ella trataba a la providencia como a una loca llena de caprichos. Ya había pedido demasiado y aún quería más.

Providencia


25. Quien aprende a estar solo aprende a saber lo que quiere.

Saber lo que quieres


26. Alguna vez se creyó amado por los dioses. Aún traía en los hombros el encanto de un gitano y en los pies el andar de un guerrero.

Guerrero


27. Antes de irse a dormir, tomó una taza de tila, un cuarto de Lexotán y un poco de leche. La droga de antes, la de su tiempo y la de siempre.

Drogas


28. A veces, cuando un lazo se estrecha de más, en lugar de unir corta lo que amarraba.

Lazos


29. Una buena parte del amor eterno dura tres meses.

Amor eterno


30. Si tú no sirves para cumplir promesas, yo debería servir para cumplir amenazas.

Promesa


31. La vida siempre devuelve.

Devolver


32. Ese amor era, a decir de su hermana una calamidad, a pensar de su madre un sin remedio, en resumen de su padre un jeroglífico cuya sola memoria le hacía daño y del que le convenía huir cuanto antes mejor.

Este amor

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Maridos" de Ángeles Mastretta.

Síguenos