Frases de Mal de piedras

Mal de piedras

15 frases de Mal de piedras (Mal di pietre) de Milena Agus, libro de 2006.... La vida es un juego caprichoso de encuentros y desencuentros y las cosas pasan cuando tienen que pasar... Una mujer a la que todo le llega con retraso, salvo "Veterano", un hombre que aparece para cambiarlo todo.

Frases de Milena Agus Libros de Milena Agus

Frases de Mal de piedras Milena Agus

01. En las familias siempre hay alguien que carga con el desorden, porque la vida es así, un equilibrio entre esos dos opuestos, de lo contrario el mundo se agarrota y se detiene.

Contrario


02. Era todo tan infinito que no podías pararte a pensar en tu vida que era tan poquita cosa.

Infinito


03. Cuando abuela se dio cuenta de que ya estaba vieja me decía que tenía miedo de morirse. No por la muerte en sí, que debía de ser como quedarse dormida o irse de viaje, sino porque sabía que dios estaba ofendido con ella, porque en este mundo le había dado muchas cosas hermosas y ella no había conseguido ser feliz y eso era algo por lo que dios no podía haberla perdonado.

Abuela


04. Todos estaban convencidos de que un hombre de cincuenta años no miraría nunca a una mujer de su edad, pero eran razonamientos válidos para las cosas del mundo. Para el amor, no. El amor no tiene en cuenta ni la edad ni otra cosa que no sea el amor.

Amor imposible


05. (...) Porque en el fondo, a fin de cuentas, en el amor me parece que hay que encomendarse a la magia: en estas cosas no es que se pueda encontrar una regla por la que guiarse para que salgan bien.

El amor es ciego


06. Y le decía que la vida es así, que está llena de cosas horribles, pero también hermosísimas.

Realidad de la vida


07. ¿Dejamos que nuestras sonrisas se besen?

Tu sonrisa


08. La nostalgia es una cosa triste, aunque también un poco feliz.

Melancolía


09. Abuela no era insensible, ni estúpida ni mala, y se daba perfecta cuenta de que con lo que hacía le estaba dando un disgusto a abuelo. Y ella no quería eso por nada del mundo. Por nada del mundo, pero por su amor sí.

Disgusto


10. Para hacer semejante sacrificio, quitarte de en medio por el bien de la otra persona, tienes que quererla de verdad.

Amor prohibido


11. Me sentía orgullosa cuando venía a buscarme a la escuela con su sonrisa joven, entre las madres y los padres de los otros niños, porque los míos, como eran músicos, siempre andaban viajando por todo el mundo.

Escuela


12. Mamá amaba a mi padre en silencio desde hacía un montón de tiempo, le gustaba todo de él, incluso que estuviera como una regadera y apareciera siempre con los jerseys puestos al revés, y que no se acordara nunca en qué estación del año vivía y llevara camisetas de verano hasta que pescaba una bronquitis; Decían que estaba loco y las chicas, pese a que era guapísimo, no querían ir con él por todas esas cosas y, sobre todo, porque esa locura no estaba de moda entonces, y al fin y al cabo, tampoco la música clásica en la que era un genio. Pero mamá se derretía por él.

Grandes músicos


13. Tal vez la amaba de verdad y no quería que ella cometiera la locura de abandonar por él todas las otras cosas de su mundo. ¿Para qué dar señales de vida y echarlo todo a perder? Presentarse delante de ella y decirle: "aquí me tienes, soy la vida que habrías podido vivir y no has vivido".

Locura de amor


14. (...) Se iba a la iglesia a preguntarle a dios por qué, por qué era tan injusto como para negarle que conociera el amor, que es la cosa más bonita, la única por la que vale la pena vivir una vida.

Injusto


15. Y como durante toda su vida le habían dicho siempre que estaba en la luna le pareció haber encontrado al fin a alguien que estaba en el mismo lugar que ella, y ésa era la cosa principal de la vida, la que le había faltado siempre.

Estar enamorado

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Mal de piedras" de Milena Agus.

Síguenos