Frases de Macbeth

Macbeth

12 frases de Macbeth (The tragedy of macbeth) de William Shakespeare, libro de 1606.... Dramatización de los dañinos efectos, físicos y psicológicos, de la ambición política, en aquellos que buscan el poder por sí mismo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de William Shakespeare son: ambición de poder, ambientada en escocia, brujas, corrupción política, crimen, lucha por el poder, teatro isabelino, tragedia, venganza.

Frases de William Shakespeare Libros de William Shakespeare

Frases de Macbeth William Shakespeare

01. Para engañar a los tiempos confórmate a sus mandatos

Engañar


02. Antes yo quisiera perder la memoria que la hazaña infausta triste recordar.

Remordimiento


03. La ambición arde en tu pecho; pero te repugna ver con las flores las espinas, con el amor el desden. Te repugna jugar falso, mas no ganar con doblez si no fraguas tú el engaño. En tu mente el interés te enseña cómo has de obrar.

Ambicioso


04. La vana confianza, es para los mortales el mayor y más crudo de los males.

Confianza


05. ¿Qué más brillante adorno, qué manjar exquisito se hallaría mas sabroso que amor y que alegría?

Dicha


06. Esa engañosa palabra mañana, mañana, mañana, nos va llevando por días al sepulcro, y la falaz lumbre del ayer ilumina al necio hasta que cae en la fosa.

Lumbre


07. Mis acentos te causan maravilla; no quieras penetrar en lo que callan; pues las obras que en mal se principiaron solo el mal las prosigue y las acaba.

Mal


08. ¡Cuán triste es el festín más suntuoso si alegres brindis, si franqueza pura, no vierten mientras dura cordialidad en torno!

Franqueza


09. Las ventajas de la vida codicias; mas a perderlas te resignas, si es preciso alcanzarlas con la fuerza. ¿Vivir quisieras cobarde allá en tu propia creencia? Ves el fruto apetecido que tu ardiente gula anhela, y le pierdes cual la zorra de fabulosa leyenda.

Codicia


10. ¿No eras hombre y no aspirabas a la celsitud suprema? Ni el tiempo ni la ocasión propicios entonces eran; y tú fabricar querías coyunturas lisonjeras a tu capricho amoldadas: libres ahora se presentan; y te espantas a su vistas y solo al mirarlas tiemblas.

Capricho


11. Si estuviera consumado ya el acto, bien hecho fuera; o si encerrase en sí misma la hazaña sus consecuencias, con un éxito infalible o con la ruina cierta; de modo que el duro golpe omnipotente pudiera todo el mal o todo el bien llevar en sí de la empresa. Entonces yo saltaría de este promontorio y vega de los tiempos, sin espanto, a las regiones inciertas y costas de lo futuro.

Hazañas


12. Roncos graznidos lanzarán los cuervos, rey Duncan, a tu entrada en mi mansión. ¡Venid, venid a mí, genios protervos, espíritus de muerte y destrucción! Dotad de robustez viril mi mano; al cuerpo afeminado fuerzas dad; al corazón coraje sobrehumano; y henchid mis venas de hórrida crueldad. Mi sangre se condense y pensamientos sin que los turbe débil compunción; la femenil clemencia a mis intentos no oponga su piedad ni compasión. Deidades invisibles, ominosas, que amáis humano llanto y padecer; en vez de tibia leche, ponzoñosas linfas dad a mis pechos de mujer. Y tú ven a mi ruego, noche obscura, rebozada en tu lóbrego capuz: el infierno te dé la sombra impura que el humo engendra de su aciaga luz. Tan tenebrosa ven, que mi cuchillo no pueda ver, oh noche, el propio herir; ni de los cielos importuno brillo logre por tus tinieblas traslucir.

Herir

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Macbeth" de William Shakespeare.

Síguenos