Frases de Los placeres prohibidos

Los placeres prohibidos

14 frases de Los placeres prohibidos de Luis Cernuda, libro de 1931.... Obra donde se aprecia una aproximación del autor a la estética del surrealismo. El volumen está compuesto por poemas en verso libre y poemas en prosa, y la temática dominante es la amorosa y erótica.

Frases de Luis Cernuda

Frases de Los placeres prohibidos Luis Cernuda

01. Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Conocerte


02. Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío.

Escalofrío


03. El dolor enseñaba que una forma, aunque opaca, puede ser luminosa.

Dolor


04. Escucha el agua, escucha la lluvia, escucha la tormenta; esa es tu vida: líquido lamento fluyendo entre sombras iguales.

Lamento


05. Tú justificas mi existencia: si no te conozco, no he vivido; si muero sin conocerte, no muero porque no he vivido.

Conocerte


06. No decía palabras, acercaba tan sólo un cuerpo interrogante, porque ignoraba que el deseo es una pregunta cuya respuesta no existe.

Respuesta


07. Aun siendo brillante, efímero, inaccesible tu recuerdo, como el de ambos astros basta para iluminar ausente toda esta sombra que me envuelve.

Astros


08. Telarañas cuelgan de la razón en un paisaje de ceniza absorta; ha pasado el huracán de amor, ya ningún pájaro queda.

Paisaje


09. Mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne; iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo. Aunque sólo sea una esperanza, porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe.

Deseo


10. Creo en el mundo, creo en ti que no conozco aún, creo en mí mismo, porque algún día yo seré todas las cosas que amo: el aire, el agua, las plantas, el adolescente.

Creo en ti


11. Ahora hace falta recoger los trozos de prudencia, aunque siempre nos falte alguno; recoger la vida vacía y caminar esperando que lentamente se llene, si es posible otra vez, como antes, de sueños desconocidos y deseos invisibles.

Prudencia


12. Unos cuerpos son como flores, otros como puñales, otros como cintas de agua; pero todos, temprano o tarde, serán quemaduras que en otro cuerpo se agranden, convirtiendo por virtud del fuego a una piedra en un hombre.

Fuego


13. Si un marinero es mar, rubio mar amoroso cuya presencia es cántico, no quiero la cuidad hecha de sueños grises; quiero sólo ir al mar donde me anegue, barca sin norte, cuerpo sin norte hundirme en su luz rubia.

Marinero


14. (...) Alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina, por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu como leños perdidos que el mar anega o levanta libremente, con la libertad el amor, la única libertad que me exalta, la única libertad porque muero.

Libertad

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Los placeres prohibidos" de Luis Cernuda.

Síguenos