Frases de Los miserables

Los miserables

29 frases de Los miserables (Les misérables) de Victor Hugo, libro de 1862.... Jean Valjean ha cumplido una larga condena por robar comida para su familia. Tras adoptar una nueva identidad y volverse rico, ayuda a otros, pero un implacable policía lo persigue.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Victor Hugo son: adaptada al cine, amor propio, búsqueda de justicia, conciencia social, desigualdad, ficción histórica, luchar por un sueño, parís, pobreza, revolución francesa, superación de las dificultades, utopía.

Frases de Victor Hugo Libros de Victor Hugo

Frases de Los miserables Victor Hugo

01. El presidio hace al presidiario.

Prisión


02. Convertid la idea en un torbellino.

Idea


03. La primera justicia es la conciencia.

Conciencia


04. Si no hubiera alguien que amara, el sol se apagaría.

Amarte


05. El amor es una respiración celestial del aire del paraíso.

Respiración


06. París siempre enseña los dientes; cuando no ruge, ríe.

París


07. La juventud es la sonrisa del porvenir ante un desconocido que es ese mismo porvenir.

Juventud


08. Hay personas que observan las reglas del honor como quien observa las estrellas, desde muy lejos.

Reglas


09. Tú, que sufres porque amas, ama más aún. Morir de amor es vivir de amor.

Morir de amor


10. Si eres piedra, sé un imán; si eres planta, sé una sensitiva; si eres hombre, sé amor.

Ser alguien


11. Ama. Con ese suplicio va mezclada una sombría transfiguración estrellada. Hay éxtasis en la agonía.

Agonía


12. ¡Ay, alegría de los pájaros! Porque tienen el nido es por lo que tienen el canto.

Canto


13. ¿Carece acaso el ciego de algo? No. Porque no se pierde la luz si se tiene el amor.

Ciego


14. ¿Saben que es algo muy raro? Estoy a oscuras. Hay una persona que, al irse, se llevó el cielo.

Sin ti


15. Cualquiera que haya estado enamorado captará todos los significados radiantes que caben en las cuatro letras de esa palabra: Ella.

Enamorado


16. Y no hay nada como el sueño para engendrar el porvenir. Hoy; utopía; mañana, carne y hueso.

Utopía


17. Los niños aceptan enseguida y con naturalidad la alegría y la felicidad, pues ellos son por naturaleza la felicidad y la alegría.

Niños


18. Robar es el trabajo más duro. Hazme caso, no te impongas la penosa tarea de ser perezoso. No es fácil convertirse en un granuja.

Perezoso


19. Miramos una estrella por dos motivos, porque es luminosa y porque es impenetrable. Tenemos al lado un resplandor más dulce y un misterio mayor: la mujer.

Resplandor


20. Cuando se llega a cierto grado de miseria, lo invade a uno algo así como una indiferencia espectral y se ve a las criaturas como si fueran larvas.

Miseria


21. El amor tiene infantilismos; las demás pasiones, pequeñeces. ¡Avergoncémonos de las pasiones que hacen al hombre pequeño! ¡Honremos a las que lo hacen niño!

Pequeño


22. El porvenir es mucho más de los corazones que de las mentes. Amar, eso es lo único que puede ocupar y colmar la eternidad. El infinito precisa de lo inagotable.

Inagotable


23. Todos, quienesquiera que seamos, tenemos nuestros seres respirables. Si nos faltan, nos falta el aire, nos asfixiamos. Y nos morimos. Morir por falta de amor es espantoso. La asfixia del alma.

Morir de amor


24. ¡Ay, estar tendidos juntos en la misma tumba, cogidos de la mano, y, de vez en cuando, en las tinieblas, acariciarnos suavemente un dedo! Con eso le bastaría a mi eternidad.

Tumba


25. ¿Cómo se encontraron sus labios? ¿Cómo canta el pájaro, cómo se derrite la nieve, cómo se abre la rosa, cómo florece mayo, cómo blanquea el alba tras los árboles negros en la cima estremecida de las colinas? Un beso; y nada más.

Florecer


26. El día en que de la mujer que te pasa por delante se desprende luz al andar estás perdido, estás enamorado. Ya sólo te queda una cosa por hacer, pensar en ella con tanta fijeza que no le quede más remedio que pensar en ti.

Pensar en ti

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Los miserables" de Victor Hugo.

Síguenos