Frases de Los amorosos


Y todo lo que decimos no es sino una minúscula parte, inexpresiva, de lo que no decimos. Y todo lo que queremos, es inalcanzable. Y todo lo que anhelamos es imposible. 1948, frases Los amorosos

Frases de inalcanzable


Yo francamente no tengo mucho que contarte, las moscas me espantan; las moscas del tedio me amenazan. Fumo un cigarro tras otro. Quiero ir a muchas partes, a saludar a muchas personas; pero no puedo. 1948, frases Los amorosos

Frases de tedio


Acabo de regresar de cenar; es decir... Quién sabe. Anduve caminando por calles obscuras, con las manos en las bolsas, recogido en mí mismo, mirando la noche, deseándote. Estoy cansado, flojo, tierno. Encontré tu carta -3 en una- sobre mi cama, y las leí; y aunque sonreí a veces, he quedado afligido. Me da miedo que sigas mal aún, me duele, me da miedo. Mi corazón se agita, tiembla, calla. ¡Te quiero tanto, tanto, tanto! ¡Eres tú tanto lo verdadero, lo único real, lo hondo, la sencilla y fácil ley de amor! ¡Si supieras cómo fuera de ti todo es mentira, engaño y espejismo! 1949, frases Los amorosos

Frases de tierno


Ahora te deseo y te quiero, pero no me aflige ni la distancia, ni el amor. Pasarán estos meses y estarás de nuevo a mi lado; pasarán todas las ausencias que nos esperen en la vida. 1949, frases Los amorosos

Frases de amor incondicional


Pero si nos cansamos ahora de escribir "te quiero", ¿Para qué? ¿Para qué reír, si hasta la risa se congela en los labios de la distancia? ¿Para qué llorar, si hasta las lágrimas se evaporan sobre el olvido? 1948, frases Los amorosos

Frases de distancia


Hay algo más allá de nuestros actos, atrás de nuestros gestos, en el fondo de nuestras palabras. Se llama silencio, olvido, cosas no dichas, intocables. Allí te tengo. Allí eres mía de siempre; Irrevocable como un destino, dada como una voz y un juramento. 1947, frases Los amorosos

Frases de devoción


Déjame que investigue las últimas células de tu cuerpo, los últimos rincones de tu alma; déjame que vuele tus secretos, que aclare tus misterios, que realice tus milagros; consérvate, presérvate, angústiate; sufre el amor; espérame... De Jaime a Chepita: "guarda tu corazón; Entiérrame en él", frases Los amorosos

Frases de seducción


Yo nunca te he jurado fidelidad sexual; no podría ser; es absurdo; tu misma no la deseas. El que yo ande con otra no quiere decir que deje de andar contigo. Tú estás más allá de todo esto, linda. 1948, frases Los amorosos

Frases de fidelidad


Es a las 12 de la noche, cuando no puedo huirte ni huirme, cuando para todo el engañoso afán del día, que, ya a solas los dos, me entrego a ti totalmente, en deseo y sufrimiento y sueño y renovada sed y angustia. ¡Todo lo que pasa por mí! ¡Todos los que se desbaratan y mueren y vuelven a levantarse en mí mismo! ¡Todo lo que soy de afán y de debilidad y de deseo! 1949, frases Los amorosos

Frases de afán


En tu corazón está todo: descúbrelo, sorpréndete, ámalo. Ve de milagro en milagro, de sorpresa en sorpresa, a lo largo de ti misma. Estás triste, es cierto, pero tú no eres tristeza, tú eres alegría y serenidad y paz. No mires sólo un aspecto de ti misma, un accidente de tu propia substancia; tú eres todas las cosas juntas, y el mar y las estrellas y las rosas se anuncian en ti. No mires tu miseria, no te complazcas en ella; hazla a un lado, apártala, y cultiva lo que todos tenemos de divinidad adentro. 1949, frases Los amorosos

Frases de divinidad


El dolor se encierra en sí mismo y trata de multiplicarse a toda costa, trata de invadir todo lo que tenemos y somos: no lo dejes hacer eso, cúbrelo, apártalo, y saca al aire tu alegría y hazla crecer en ti, que ella es tu verdad, tu perennidad, tu vida. Después de todo, no te digo que no te aburras, que no padezcas; te digo sólo que pongas cada cosa en su lugar, que no hagas del fastidio toda tu vida, que no hagas de tu soledad llanto y ruina. Alégrate, complácete en tu cuerpo, dale vigor y fuerza y armonía; complácete en tu alma, dale serenidad. 1949, frases Los amorosos

Frases de vigor


¿Qué es tanta bulla y gritos y desesperación? ¿Te están matando o te estás matando? ¿Para qué hacerte la vida una colección de disgustos? Estás enferma: tienes que curarte, tienes que seguir las indicaciones del médico. Hazlo y a callar. Suda, y que te duelan las nalgas, y que te den sopa caliente, y cállate. ¿Dónde está esa sabiduría, y esa virtud y esa perseverancia? ¿No que eras muy chicha? Date cuenta de que la vida es buena y de que sólo una vez la vivimos. Saca de todos tus momentos lo bueno, lo maravilloso que hay en cada uno de ellos. Fíjate que estás con tu mamá, con tu papá, con tus hermanitas; fíjate que Jaime te quiere mucho; que hay luz y hay árboles y hay piedras; que el agua juega y cae y se levanta; fíjate que tu hamaca te mece suavemente, a tu gusto, y que a tu cuarto llega el cielo, llego yo, llega el aire, llegan tantas cosas que no te digo. Aprovecha tu soledad. Acuérdate de todos los que queremos estar solos. 1949, frases Los amorosos

Frases de persistencia

Obras relacionadas

Los amorosos

Los amorosos (2009), Jaime Sabines
  • Libro, 2009
  • Original: Los amorosos: cartas a chepita
  • Frases de Los amorosos: ¿Es posible el amor a distancia? ¿Qué sucede si es tu verdadero amor? Correspondencia literaria, histórica y amorosa del autor a Chepita, con quien compartió su vida hasta el final.
  • Libro esencial

Autor

Jaime Sabines (1926-1999): Escritor, ensayista, poeta y político mexicano, autor de "La señal" (1951), "Adán y Eva" (1952), "Diario Semanario y poemas en prosa" (1961), "Poemas sueltos" (1961), "Maltiempo" (1972) y "Los amorosos" (2009).


Palabras clave

Relaciones personales Esencia de la vida Amor a la distancia Amor inquebrantable Correspondencia Fidelidad Devoción Deseo

Síguenos en