Frases de Las películas de mi vida

Las películas de mi vida

20 frases de Las películas de mi vida de Alberto Fuguet, libro de 2003.... Beltrán Soler es un sismólogo. Camino a Tokio, hace escala en Los Ángeles donde pierde el avión y las cincuenta películas más importantes de su vida lo acosan de repente, al igual que un temblor.

Frases de Alberto Fuguet Libros de Alberto Fuguet

Frases de Las películas de mi vida Alberto Fuguet

01. La gente termina pareciéndose a sus amigos, por lo que es clave elegirlos bien.

Mejor amigo


02. Estaba condenado con la maldición del que sabe dos idiomas y entiende, secretamente, que no domina del todo ninguno de los dos. Ahora era capaz de comparar; todo se me multiplicaba por dos. En cada sitio terminaba optando por el punto de vista ajeno. Ahora veo todo, esté donde esté, como un extranjero.

Maldición


03. ¿Por qué he vuelto a pensar -a vivir, a sentir, a gozar a sufrir- con hechos y personas y películas que daba por borrados (superados, eliminados) de mi inconsciente?

Películas


04. Digamos que yo soy la botella de Coca-Cola y quien me agito fue una mujer a la que (quizás) nunca volveré a ver.

Botella


05. Fue ella la que abrió mi memoria y deja escapar la viscosa sustancia de la que están hechos los recuerdos.

Viejos recuerdos


06. La gente que se salva es aquella que tiene buenos recuerdos.

Recordarte


07. No acostumbro a hablar con desconocidos. Menos arriba de los aviones. Hay gente que espera ansiosa a ver quién se sentara a su lado. Yo no soy de esos. No le pido tanto a la vida.

Avión


08. Es poca la gente que obtiene lo que quiere: yo, desde luego, no cree ser uno de ellos y vivo más tranquilo justamente por lo mismo.

Ambicioso


09. Los terremotos son la manera que tiene la Tierra de liberarse de sus fantasmas.

Terremotos


10. One World. Una vez fuimos un solo mundo. Un solo continente: Pangea. Un solo océano: Panthalassa. Reparo en el cemento de la pista trizado a causa de los cientos de movimientos telúricos que le ha tocado soportar, año tras año, década tras década. La terminal puede ser nueva. Pero la pista no. Esta nueva terminal ha sido construida sobre un pantano. En caso de un terremoto fuerte, el suelo se podría licuar y la inmensa estructura se vendría abajo en un instante. Este es uno de los defectos de ser sismólogo: siempre miro más allá, busco las grietas, intento detectar las fallas y las resistencias.

Continente


11. Las sociedades, incluso las más nuevas, comprenden la importancia de la historia. Es un lugar común sostener que, si uno no recuerda los errores del pasado, está condenado a repetirlos. Los propios historiadores reconocen que esto no es tan así. Los errores se vuelven a cometer. El propósito de la historia no es prevenir estos cataclismos políticos sino reconstruir lo que sucedió y entender por qué paso lo que paso.

Reconstruir


12. Lo vital es estar preparados. Eso es lo difícil. Mi experiencia académica y personal me ha ensenado que, por desgracia, o quizás por fortuna, el hombre nunca está preparado para nada.

Vital


13. No creo que sea casual que en los sitios donde más tiembla surgen comunidades olvidadizas, con mala memoria. Un terremoto remece de tal manera a la gente que, en forma inconsciente, olvidan el terror que vivieron. Si no lo hicieran, no podrían continuar viviendo ahí; es un simple mecanismo de supervivencia.

Terremotos


14. No hay sitio más paradisíaco que el microcosmos de la ciencia, y ahora el de la informática, para aquellos que no se atreven a morir, pero tampoco son capaces de vivir como lo hacen los demás.

Informática


15. Lo que nos unía no era amor ni pasión sino algo acaso más afrodisiaco: la pena, la culpa. El consuelo, la incapacidad de estar solos.

Incapacidad


16. No puedo evitar fijarme que anda con medias. Tampoco puedo evitar fijarme que es de esas mujeres cuya belleza floreció tarde. No sabe que es atractiva y eso, claro, la hace totalmente atractiva.

Mujer hermosa


17. -Es muy científica. Data dura. Soy una fanática de las estadísticas. -Es la poesía de los científicos. Un mundo captado en una cifra.

Estadística


18. Si uno llega de día se da cuenta de la verdad: la ciudad no parece tener ángeles ni sueños ni estrellas. Si uno llega de noche, la idea de dormir, por cansado que estés, se desvanece y por un instante, te sientes un privilegiado; sientes que no es casual que aquí sea donde nacen las historias.

Vivir en la ciudad


19. Vi Dumbo en el momento más propicio: cuando uno le hace dibujos a su madre y le regala flores que saco del jardín y le jura que cuando sea grande se va a casar con ella. Algo que luego te sacan en cara.

Dibujos


20. (...) Había sido reclutado y enviado al frente, a Vietnam, como carne de canon. Regreso flaco, bronceado y transformado en un hombre. En el hombre que quizás nunca quiso ser. Nunca sabremos exactamente que vio, que le toco vivir, que no quiso hacer y tuvo que hacer igual...Estuvo en Vietnam y regreso, más o menos, entero y en silencio. El tipo bueno para los chistes sobre Don Otto nunca volvió a hablar más de lo estrictamente necesario y, para llenar el vacío, comenzó a ingerir comida chatarra.

Vietnam

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Las películas de mi vida" de Alberto Fuguet.

Síguenos