Frases de Las edades de Lulú


(...) me quedé sentada encima de sus rodillas. Me rodeó con sus brazos y me besó. El solo contacto de su lengua repercutió en todo mi cuerpo. Mi espalda se estremeció. Él es la razón de mi vida, pensé. Era un pensamiento viejo ya, trillado, formulado cientos de veces en su ausencia, rechazado violentamente en los últimos tiempos, por pobre, por mezquino y por patético.

Frases de contacto


Apenas un instante después, todas las cosas comenzaron a vacilar a mi alrededor. Pablo se apoderaba de mí, su sexo se convertía en una parte de mi cuerpo, la parte más importante, la única que era capaz de apreciar, entrando en mí, cada vez un poco más adentro, abriéndome y cerrándome en torno suyo al mismo tiempo, taladrándome, notaba su presión contra la nuca, como si mis vísceras se deshicieran a su paso...

Frases de presión


(...) Y todo lo demás se borraba, mi cuerpo, y el suyo, y todo lo demás, por eso tardé tanto en identificar el origen de aquellas caricias húmedas que de tanto en tanto me rozaban los muslos como por descuido, contactos breves y levísimos que tras segundos de duda y un instante de estupor me indicaron que Ely seguía allí abajo (...) mientras yo follaba como una descosida, indiferente a aquel pintoresco animal callejero que, de espaldas a mí, se cebaba en las sobras de mi banquete particular.

Frases de banquete


No dijo nada, seguía sonriendo. Alargó la mano y giró la llave de contacto. El motor se puso en marcha. Los cristales estaban empañados. Fuera debía de estar helando, una cortina de vapor se escapaba del capó. Él volvió a reclinarse contra el asiento, me miró, y yo me di cuenta de que el mundo se estaba viniendo abajo, el mundo se me estaba viniendo abajo.

Frases de llave


Me gustan los homosexuales, simplemente. Me gustan, me excitan mucho. -Sexualmente... ¿Quieres decir? -Sí -se quedó inmóvil, con el vaso en la mano, paralizado, fulminado por mi respuesta-. No creo que sea nada del otro mundo, a los hombres, quiero decir a los hombres heterosexuales, les gustan las lesbianas, las lesbianas guapas por lo menos, y a todo el mundo le parece natural.

Frases de homosexualidad


El desconocido me cogió por la cintura, entonces, y me situó encima de sí, una de sus manos sostuvo su sexo mientras con la otra me ayudaba a introducirme en él. Luego, ambas recorrieron mi cuerpo durante un breve, brevísimo período, tras el cual hicieron presa en mi trasero, amasando ligeramente la carne antes de estirarla completamente para franquear un segundo acceso a mi interior.

Frases de trasero

Obras relacionadas

Las edades de Lulú

Las edades de Lulú (1989), Almudena Grandes
  • Libro, 1989
  • Frases de Las edades de Lulú: El despertar sexual de una niña con muchas inseguridades. Una espiral rápida y peligrosa, llega de excesos en busca de su libertad.
  • Libro esencial

Autor

Almudena Grandes (1960): Escritora y novelista española, autora de "Las edades de Lulú" (1989), "Malena es un nombre de tango" (1994), "Atlas de geografía humana" (1998), "Castillos de cartón" (2004), "El corazón helado" (2007), "Inés y la alegría" (2010) y "Las tres bodas de Manolita" (2014)


Palabras clave

Sexualidad Erotismo Historia de amor Objeto del deseo Búsqueda de placer Mujer independiente Temor al rechazo Excesos

Síguenos en