Frases de La vida en sordina


Envidio su fe a las personas religiosas y al mismo tiempo me disgusta. Las encuestas han demostrado que tienen muchas más posibilidades de ser felices que las personas cuyo credo es totalmente laico; y se entiende por qué. La vida de todo el mundo contiene tristezas, sufrimientos y decepciones, y es mucho más fácil aceptarlos si crees que hay otra vida donde se corregirán las imperfecciones e injusticias de ésta; también vuelve menos triste la perspectiva de morir. Por eso envidio a los creyentes. Su fe, desde luego, no tiene una base firme, pero no puedes afirmarlo sin parecer grosero, agresivo e irrespetuoso: sin que, de hecho, parezca que atacas su derecho a la felicidad. Por eso me disgusta la fe religiosa, incluso la de mis seres más próximos y queridos; en realidad, sobre todo la de ellos, puesto que en su caso es más evidente la imposibilidad de hablar de religión objetivamente.

Frases de credo

Obras relacionadas

La vida en sordina

La vida en sordina (2007), David Lodge
  • Libro, 2007
  • Original: Deaf sentece
  • Frases de La vida en sordina: La aburrida rutina del profesor jubilado y con problemas para escuchare se ve alterada cuando se enreda con una joven cuya conducta caprichosa amenaza con desestabilizar su vida.

La vida en sordina

Autor

David Lodge (1935): Escritor, novelista, guionista, crítico literario y profesor inglés, autor de "Intercambios" (1975), "El mundo es un pañuelo" (1984), "¡Buen trabajo!" (1988) y "Terapia" (1995).


Palabras clave

Sexualidad Relaciones personales Vejez Conciencia de la muerte Jubilación Ficción universitaria Problemas de audición

Síguenos en