Frases de La vida en sordina


La sordera es cómica, así como la ceguera es trágica.

Frases de ceguera


La sordera es una especie de muerte previa, una larguísima introducción al largo silencio en el que al final nos sumiremos todos.

Frases de sordera


El diagnóstico de sordera arrojó una tenue sombra sobre su felicidad, pero el mutuo goce del sexo no se vio afectado, pues casi todos los sonidos que lo acompañaban eran no verbales y de una longitud de onda de baja frecuencia.

Frases de goce


Por supuesto, se puede argumentar que la ceguera es una desgracia peor que la sordera. Reconozco que si tuviera que elegir entre ambas, optaría por la sordera. Pero no sólo difieren en grados de privación sensorial. Cultural, simbólicamente, son antitéticas. Lo trágico versus lo cómico. Lo poético versus lo prosaico. Lo sublime versus lo ridículo.

Frases de poético


Por ejemplo, Edipo: supongamos que en vez de haberle arrancado los ojos le hubieran reventado los tímpanos. En realidad habría sido más lógico, puesto que fue por medio de los oídos como conoció la atroz verdad de su pasado, pero no habría tenido el mismo efecto catártico. Podría inspirar compasión, quizás, pero no terror.

Frases de oído


La experiencia auditiva se compone de silencio, sonidos y ruido. El silencio es neutro, el estado de espera. Los sonidos son significativos, transmiten información o dan placer estético. El ruido no tiene sentido y es feo. Estar sordo convierte tantos sonidos en ruido que prefieres el silencio.

Frases de sordera


El sexo se había convertido en una expectativa inquietante en vez de placentera, y no contribuía a su serenidad la invasión cotidiana de su ordenador por spams que anunciaban Viagra, Cialis y plantas medicinales de charlatanes que prometían fortalecer la virilidad.

Frases de libido


¿Ha puesto alguien un punto y coma en una nota de suicida?

Frases de suicida


¿Qué? -dijo. Estoy seguro de que me oyó perfectamente, pero como la mayoría de los sordos tiene la costumbre de decir "¿Qué? " automáticamente, a cada intento de entablar conversación; me percato de que a veces lo hago yo también.

Frases de sordo


Pero, en definitiva, los padres jóvenes e instruidos de clase media en la actualidad son muy nerviosos, disponen de tanta información de los medios de comunicación sobre todas las anomalías que podría padecer su hijo -autismo, dislexia, trastorno de atención deficitaria, alergias, obesidad, etc. - que viven en un estado de pánico constante, observando a su prole como halcones en busca de señales de aviso.

Frases de clase media


La única ventaja de ser sordo es que, por así decirlo, estás naturalmente aislado de un montón de ruido ambiental irritante o desagradable (que se vuelve aún más molesto amplificado por un audífono), y puedes sacar partido de esta circunstancia.

Frases de sordo


Para mí es un honor suficiente pertenecer al universo: a un universo tan grandioso y a un plan tan magno de las cosas. Ni siquiera Dios puede privarme de este honor, pues nada puede modificar el hecho de que he vivido; he sido yo, aunque por tan breve espacio de tiempo. Y cuando haya muerto, la materia que compone mi cuerpo será indestructible y eterna, y le ocurra lo que le ocurra a mi "alma", mi polvo seguirá existiendo siempre y cada átomo de mí desempeñando su función individual, participaré de algún modo en el mundo. Cuando esté muerto, podréis hervirme, quemarme, ahogarme, dispersarme, pero no podréis destruirme: mis pequeños átomos no harán sino reírse de tan severa venganza. La muerte sólo puede matarnos.

Frases de indestructible

Obras relacionadas

La vida en sordina

La vida en sordina (2007), David Lodge
  • Libro, 2007
  • Original: Deaf sentece
  • Frases de La vida en sordina: La aburrida rutina del profesor jubilado y con problemas para escuchare se ve alterada cuando se enreda con una joven cuya conducta caprichosa amenaza con desestabilizar su vida.

La vida en sordina

Autor

David Lodge (1935): Escritor, novelista, guionista, crítico literario y profesor inglés, autor de "Intercambios" (1975), "El mundo es un pañuelo" (1984), "¡Buen trabajo!" (1988) y "Terapia" (1995).


Palabras clave

Sexualidad Relaciones personales Vejez Conciencia de la muerte Jubilación Ficción universitaria Problemas de audición

Síguenos en