Frases de La pianista

La pianista

37 frases de La pianista (Die klavierspielerin) de Elfriede Jelinek, libro de 1983.... Erika Kohut es una mujer madura, profesora de piano, que siempre ha vivido bajo la sombra de una madre posesiva y absorbente. Cuando conoce a un alumno que se enamora de ella comienzan a abrirse paso las fantasías acumuladas.

Frases de Elfriede Jelinek Libros de Elfriede Jelinek

Frases de La pianista Elfriede Jelinek

01. No tiene historia y tampoco hace historias.

Historia


02. El instinto de la manada siempre lleva a valorar muy alto lo mediocre. Lo aprecia como algo valioso. Creen que son fuertes porque representan a la mayoría. En las capas medias no existen la sorpresa ni el temor. Se empujan unos contra otros para sentir la ilusión del calor. En la mediocridad nadie puede encontrarse a solas con algo, mucho menos consigo mismo. ¡Y cuan felices parecen!

Manada


03. La mujer espera y espera, todo en vano. Y no pregunta por qué espera, ya que teme más la respuesta que la espera.

Espera


04. Gratis es solo la muerte y esta cuesta la vida; y todo tiene un final y sólo las salchichas tienen dos.

Gratis


05. Arte y orden, parientes enemistados.

Orden


06. El valor femenino disminuye de forma irrevocable en la misma medida que aumentan los años y la inteligencia.

Femenino


07. Busca alguien que no lo contradiga. Por eso busca a alguien que no lo entienda.

Entender


08. Lo inmensurable, lo invaluable son para mí los criterios para enfrentarse al arte.

Criterio


09. Quien no habla puede pensar.

Habla


10. El tiempo es una terrible planta devoradora.

Terrible


11. (...) Todo propietario aprende ya desde un comienzo y con sufrimientos: la confianza es buena, pero ha de haber control.

Propietario


12. Hay en él un heroísmo solitario. Solitario porque nadie lo advierte y hasta el heroísmo más evidente pierde su valor si pasa inadvertido.

Desapercibido


13. (...) Tengo la sensación de que usted desprecia su cuerpo, que sólo da paso al arte, señora profesora. Dice Klemmer. Sólo le permite satisfacer sus necesidades primordiales, pero no basta sólo con comer y dormir. Señorita Kohut, usted piensa que su exterior es su enemigo y que sólo la música es su amiga. Sí, mírese en el espejo, ahí puede verse: jamás tendrá un mejor amigo que usted misma.

Mejor amigo


14. Quieren golpes y mucha pasión; todo eso debió vivirlo el compositor en lugar de ellos y tuvo que anotarlo minuciosamente. Quieren oír los gritos, de lo contrario tendrían que gritar constantemente ellos mismos. De aburrimiento. Los tonos grises, las diferenciaciones sutiles no están al alcance de su percepción. Y, de hecho, tanto en la música como en general en el reino de las artes, es tanto más fácil crear contrastes estridentes, oposiciones brutales. Pero esas cosas no son más que baratijas, nada más.

Percepción


15. Estos bellos ejemplares del género humano en el cine del centro de la ciudad actúan sin ningún tipo de dolor y sin la posibilidad de sentir dolor. Todo es plástico. En sí mismo el dolor no es más que una consecuencia del deseo de placer, de destrucción, de aniquilamiento y, en su forma más sublime, una forma de placer.

Sublime


16. Pero al menos se tiene algo seguro en la mano: el cargo de profesora de piano en el conservatorio de la ciudad de Viena.

Piano


17. En esencia, el amor es aniquilación.

Aniquilación


18. Únicamente esta vanidad. La maldita vanidad...

Vanidad


19. En la vejez, que ya está a un paso, la vanidad es una carga muy pesada.

Carga


20. Hasta ahora la vida te ha castigado ignorándote, ahora también tu madre te castiga ignorándote, aunque te acicalas y pintarrajeas como un payaso.

Payaso


21. Walter Klemmer toma violentamente en sus manos a la mujer que ahora dice haber cambiado de opinión. Por favor, no más golpes. Ahora mis ideales apuntan en dirección a la reciprocidad de los sentimientos, pero Erika modifica demasiado tarde sus puntos de vista.

Punto de vista


22. ¿Eso también lo ha tomado de la televisión, que nunca se muestre todo, sino únicamente detalles, cada uno de los cuales es en sí mismo un mundo entero?

Televisión


23. Este vestido estará pasado de moda no solo el próximo año, sino ya el próximo mes. El dinero, en cambio, nunca pasa de moda.

Pasado de moda


24. Los trastornados requieren más espacio que los humanos en versión normal, ya que no se dejan despachar con cualquier excusa y necesitan al menos un corral tan amplio como un pastor alemán de tamaño mediano.

Espacio


25. Con espíritu calculador, la madre le llama la atención a la niña, que permanece en silencio: siempre conmigo, una mujer vieja, tú, una joven temeraria.

Atención


26. Lee y se pregunta qué se habrá imaginado esta mujer. Se pregunta si esto es en serio.

Serio


27. En su rostro se dibuja la cándida mirada de un músico.

Músico


28. Su aspecto es el de alguien que en ese preciso momento se halla entregado al poder emotivo del romanticismo musical, aquel estado de un efecto misterioso y en constante aumento.

Romanticismo


29. Lo único real es el ruido de la televisión; éste representa la verdadera vida.

Televisión


30. En la interpretación de una pieza musical existe un determinado momento donde acaba la exactitud y donde comienza la verdadera inexactitud de la creatividad.

Interpretación


31. En su interior luchan dos extremos totalmente contrapuestos: el deporte (con espíritu competitivo) y el arte (a modo de un quehacer regular).

Espíritu


32. Los aplausos son más fuertes que antes de la pausa porque todos se sienten aliviados de que esto ya se acaba.

Aplausos


33. No siente nada y jamás ha sentido algo. Es tan insensible como un trozo de pizarra bajo la lluvia.

Insensible


34. Por nuestros trabajos siempre esperamos una gratificación. Creemos que los trabajos de otros no necesitan ser remunerados, siempre esperamos poder conseguirlos a mejor precio.

Precio


35. La profesión de Erika es al mismo tiempo su pasión: el poder celestial de la música.

Profesión


36. Nada es más grato que una representación musical ofrecida por intérpretes sobresalientes.

Representación


37. La confianza es buena, pero ha de haber control.

Control

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La pianista" de Elfriede Jelinek.

Síguenos