Frases de La perla

La perla

18 frases de La perla (The pearl) de John Steinbeck, libro de 1947.... Un hallazgo de incalculable valor y las consecuencias que acarrea a un modesto pescador, con una poderosa crítica social de fondo y cómo cambian las relaciones humanas en función de la situación económica.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de John Steinbeck son: avaricia, clases sociales, normas preestablecidas, pescador, relaciones de poder, relaciones humanas.

Frases de John Steinbeck Libros de John Steinbeck

Frases de La perla John Steinbeck

01. La suerte, ya veis, trae malos compañeros.

Compañeros


02. Ambos parecían distantes de cuanto existía de humano; habían atravesado la tierra del dolor y alcanzado la margen opuesta.

Diabólico


03. Aquella era una mañana como otras y sin embargo perfecta entre todas.

Mañana


04. Y así como en todo relato vuelto a contar, y que está en los corazones de la gente, hay cosas buenas y malas, cosas en blanco y negro, y cosas buenas y perversas y no cosas a medias en cualquier lugar.

Corazones


05. Las casas vomitaban personas, las puertas hervían de chiquillos.

Muchedumbre


06. La ciudad se encerraba en sí misma durante la noche y todo el que se moviera en la oscuridad era descubierto al instante.

Descubierto


07. En este momento, del rincón les vino un leve rumor que podía ser simple ilusión, un movimiento furtivo, el roce de un pie sobre la tierra o el susurro casi inaudible de una respiración.

Rumor


08. Pueden adivinarse muchas cosas en la posición de un sombrero en la cabeza de un hombre.

Sombrero


09. Los cuatro mendigos de la puerta de la iglesia conocían todo lo existente en la ciudad. Estudiaban la expresión de las jóvenes en el confesionario, las miraban al salir y sabían la naturaleza del pecado. Estaban enterados de todos los pequeños escándalos y de algunos grandes crímenes.

Mendigo


10. Se dice que los humanos no se satisfacen jamás, que se les da una cosa y siempre quieren algo más. Y se dice esto con erróneo desprecio, ya que es una de las mayores virtudes que tiene la especie y la que la hace superior a los animales que se dan por satisfechos con lo que tienen.

Satisfecho


11. (...) Todo el mundo se sintió íntimamente ligado a la perla de Kino, y ésta entró a formar parte de los sueños, las especulaciones, los proyectos, los planes, los frutos, los deseos, las necesidades, las pasiones y los vicios de todos y de cada uno, y sólo una persona quedó al margen: Kino, con lo cual se convirtió en el enemigo común.

Enemigo


12. Es maravilloso el modo con que una pequeña ciudad mantiene el dominio de sí misma y de todas sus unidades constitutivas. Si uno cualquiera de sus hombres, mujeres o niños actúa y se conduce dentro de las normas preestablecidas, sin quebrantar muros ni diferir con nadie, no hace arriesgadas experiencias en ningún sentido; no enloquece ni pone en peligro la estabilidad y la paz espiritual de la ciudad, entonces tal unidad puede desaparecer sin que vuelva a oírse nada de ella. Pero en cuanto un hombre se aparta un poco de los caminos tradicionales, los nervios de toda la comunidad se estremecen y ponen en contacto estrecho a todas las demás células.

Dominio


13. Hay que tener mucho cuidado con aquel árbol que ves allí... No se puede tocar porque si luego te llevas la mano a los ojos quedas ciego. También hay que precaverse del árbol que sangra. Es aquél de más allá. Si lo cortas se pone a sangrar y trae mala suerte.

Mala suerte


14. Su sueño del futuro seguía siendo real e indestructible, había dicho "iré" y esto hacía también realidad la partida. Decidir marcharse y decirlo era como estar a medio camino.

Indestructible


15. (...) Y sin embargo, todo esto es lo que hacía de él un hombre, medio loco y medio dios.

Medio


16. Aunque la aturdían tan profundas diferencias entre hombre y mujer, las conocía y las había aceptado. Claro que lo seguiría a cualquier parte, sobre esto no cabía duda. A veces las cualidades femeninas de ella, razón, cautela, instinto de conservación, vencían la hombría de Kino y salvaban la situación.

Instinto de conservación


17. Sabían de su ignorancia, su crueldad, su avaricia, sus apetitos, sus pecados.

Avaricia


18. Una ciudad se parece mucho a un animal. Tiene un sistema nervioso, una cabeza, unos hombros y unos pies. Está separada de las otras ciudades, de tal modo que no existen dos idénticas. Y es además un todo emocional.

Sistema nervioso

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La perla" de John Steinbeck.

Libros parecidos

Síguenos