Frases de La mujer del viajero en el tiempo

La mujer del viajero en el tiempo

24 frases de La mujer del viajero en el tiempo (The time traveler's wife) de Audrey Niffenegger, libro de 2003.... Un hombre que viaja en el tiempo sin pretenderlo ni controlarlo, interrelacionándose con personas en su pasado y futuro y una historia de amor incondicional y perdurable.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Audrey Niffenegger son: aborto, amor inquebrantable, amputación, biblioteca, conciencia de la muerte, historia de amor, libre albedrío, modificación genética, pérdida de un ser querido, subconsciente, supervivencia, viaje a través del tiempo.

Frases de Audrey Niffenegger Libros de Audrey Niffenegger

Frases de La mujer del viajero en el tiempo Audrey Niffenegger

01. ¿Por qué la ausencia intensifica el amor?

Amor auténtico


02. Te quiero, siempre te querré. El tiempo es insignificante.

Insignificante


03. Lo siento. No sabía que vendrías, si no habría limpiado y ordenado un poco más. Mi vida, quiero decir, no solo el apartamento.

Orden


04. La ausencia pueda estar presente, como un nervio dañado, como un ave sombría.

Ausencia


05. Es duro quedarte siempre atrás. (...) Es duro ser la que se queda.

Esperar


06. Los sueños no se parecen a la realidad, pero también son importantes.

Ensueño


07. Tratar de vivir siendo feliz es lo más difícil del asunto.

Ser feliz


08. De vez en cuando me alegra que se marche, pero siempre estoy contenta cuando regresa.

Volver


09. - ¿Le echas de menos? Cada día. A cada minuto. -Es así como sucede, ¿Verdad?

Extrañar


10. ¿Por qué no te limitas a asumirlo? El remedio podría ser peor que la enfermedad.

Remedio


11. Odio estar donde ella me falta, cuando ella me falta. No obstante, soy yo quien siempre se marcha, y ella no puede seguirme.

Sin amor


12. (...) Estoy enamorada de un hombre que está delante de mí y sin embargo él no guarda ningún recuerdo de mi persona.

Enamorada


13. Son estos detalles los que hacen que te quiera tanto... Sobre todo, tu incapacidad de percibir mis defectos más monstruosos.

Defectos


14. Lo observo, miro el libro, recuerdo, ese libro, ese momento, el primer libro que amé, recuerdo haber deseado acurrucarme en su interior y dormirme.

Libro


15. (...) Porque es alcohólico; y eso es lo que hacen los alcohólicos. Forma parte de sus responsabilidades laborales: destruirse y seguir destruyéndose.

Alcohólico


16. ¿Acaso no cree que es mejor ser extremadamente feliz durante un tiempo, aunque sea breve, aunque termine por perderlo todo, que llevar una vida mediocre?

Verdadera felicidad


17. Me mantengo ocupada. El tiempo transcurre más deprisa de ese modo.

Duración


18. El caos implica mayor libertad; de hecho, es la libertad total, pero sin significado alguno. Yo, en cambio, deseo ser libre para actuar y que mis acciones signifiquen algo.

Caos


19. Coloco las manos sobre sus orejas y le inclino la cabeza hacia atrás. La beso, e intento poner mi corazón en ello, por mi bien, por si vuelvo a perderlo.

Corazón roto


20. Reímos, no paramos de reír; no existe la tristeza, nadie desaparecerá, ni morirá, ni se alejará: vivimos el momento presente. Nada puede alterar nuestra felicidad, ni robarnos la alegría de ese instante perfecto.

Reír


21. Llévame en el fondo de tu corazón y sal al mundo, vive. Ama este mundo y a ti misma, muévete en él como si no ofreciera resistencia alguna, como si el mundo fuera tu elemento natural.

Nuevas experiencias


22. Cojo una gran taza de un oloroso café y me encamino a la sala de estar, hacia el cobijo que me proporcionará el inmenso árbol de Navidad y el fuego de la chimenea. Parece un anuncio de la tienda Pottery Barn.

Taza


23. Lo más seductor del proceso artístico (o de cualquier otro proceso, supongo) es el momento en que la idea vaporosa e insustancial se convierte en una presencia sólida, en un objeto, en una sustancia inmersa en un mundo de sustancias.

Idea


24. Quiero estar en mi cama, en mi apartamento. Hogar, dulce hogar. En ningún lugar se está como en casa. Llevadme a casa, caminos del mundo. Nuestro hogar es donde tenemos el corazón, pero mi corazón se encuentra aquí; así que debo de estar en casa. Clare suspira, vuelve la cabeza y se queda en silencio. Hola, amor mío, estoy en casa. En casa, sí, estoy en casa.

Hogar

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La mujer del viajero en el tiempo" de Audrey Niffenegger.

Síguenos