Frases de La isla del tesoro


Los muertos no muerden. XI. Lo que escuché desde el barril de manzanas

Frases de asesinato


No eres más que un chiquillo, pero listo como el hambre. VIII. A la taberna "El Catalejo"

Frases de genial


Ante nosotros, por encima de las copas de los árboles, veíamos el cabo Boscoso batido por el oleaje; detrás no solamente podíamos divisar el fondeadero y la Isla del Esqueleto, sino hasta la franja de arena y el terreno más bajo de la parte oeste, y más allá, la inmensa extensión del océano. El Catalejo se alzaba poderoso ante nosotros, con algunos pinos aislados y sus formidables precipicios. No se escuchaba otro ruido que el de las lejanas rompientes, que parecía subir de toda la costa hacia la cima del monte, y el zumbido de los infinitos insectos de aquellos matorrales. No se descubría presencia humana alguna; ni una vela en la mar; la grandeza del paisaje aumentaba la sensación de soledad. XXXII. La busca del tesoro: la voz entre los árboles

Frases de vela


La marea es fuerte y nos desvía... Hay que remar con más fuerza... Hay que luchar contra la corriente. XVII. El último viaje del chinchorro

Frases de marea


Me detuve muy asombrado, y quizá con cierto temor. Yo sabía que mis compañeros no tenían la costumbre de encender grandes hogueras, antes bien, por orden del capitán, limitábamos las ocasiones de hacer fuego; y comencé a temer que algo malo les hubiera sucedido durante mi ausencia. XXVII. ¡Doblones!

Frases de hoguera


Alguna vez imaginaba la isla poblada de salvajes, con los que combatíamos; otras la veía llena de peligrosas fieras que nos acosaban. Pero ninguno de mis sueños fue tan trágico y sorprendente como las aventuras que realmente nos sucedieron después. VII. Mi viaje a Bristol

Frases de isla


Los caballeros de fortuna -replicó Silver- no suelen fiarse demasiado unos de otros, y tienen razón para ello, creedme. Pero conmigo sucede que, si alguien corta amarras y deja al viejo John en tierra, no dura mucho sobre este mundo. Muchos le tenían miedo a Pew, y muchos también a Flint; pero Flint tenía miedo de mí. No le daba vergüenza confesarlo. Y la tripulación de Flint, que fue la gente más feroz y despiadada que se mantuvo nunca sobre una cubierta, el demonio mismo se hubiera acobardado de navegar con ellos, pues bien, voy a deciros algo: ya sabéis que no soy hombre fanfarrón, nadie más llano que yo en el trato... Pues, cuando yo era cabo, el más curtido de los bucaneros de Flint era el cordero más manso delante del viejo John. Sí, muchacho, puedes estar seguro. XI. Lo que escuché desde el barril de manzanas

Frases de tripulación

Obras relacionadas

La isla del tesoro

La isla del tesoro (1883), Robert Louis Stevenson
  • Libro, 1883
  • Original: Treasure island
  • Frases de La isla del tesoro: Una historia en la cual la busca mítica de un objeto preciado actúa como móvil para la huida hacia escenarios exóticos donde la libertad es posible.
  • Libro esencial

Autor

Robert Louis Stevenson (1850-1894): Escritor, novelista, ensayista, poeta y abogado escocés, autor de "Narraciones maravillosas" (1882), "La isla del tesoro" (1883), "El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde" (1886) y "Secuestrado" (1886).


Palabras clave

Adaptada al cine Aventura marina Piratas Ambientada en una isla Búsqueda del tesoro Barcos Travesía marina Ambientada en alta mar

Síguenos en