Frases de La firma de todas las cosas

La firma de todas las cosas

49 frases de La firma de todas las cosas (The signature of all things) de Elizabeth Gilbert, libro de 2013.... Alma Whittaker se adentra en el mundo de la botánica y de la ciencia, pero al mismo tiempo el hombre que ella ama la lleva por un camino completamente diferente y mágico.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Elizabeth Gilbert son: botánica, búsqueda de conocimiento, comprender cómo funciona el mundo, creación y destrucción de vida, divulgación científica, fuerza de la pasión, luchar por un sueño, teoría de la evolución.

Frases de Elizabeth Gilbert Libros de Elizabeth Gilbert

Frases de La firma de todas las cosas Elizabeth Gilbert

01. Arduo comercio el vivir.

Comercio


02. La lucha lo explicaba todo.

Lucha


03. Aprendió a no formular dos veces la misma pregunta.

Preguntas


04. No tienes los huesos rotos, así que levántate.

Huesos


05. El mundo es un necio que desea ser engañado.

Necio


06. Por desgracia, a veces es imposible no mirar atrás.

Mirar atrás


07. Hazte invisible para él, y así serás más feliz.

Invisible


08. Cualquier lugar del que no se puede salir es pequeño.

Lugar


09. Lo único que podemos hacer es no perder la esperanza, ¿Sabe?

Perder


10. La luz incendió el agua con llamas deslumbrantes procedentes del sol poniente.

Llamas


11. Si estás bastante sana para llorar, estás bastante sana para trabajar.

Llorar


12. Lloró como si vaciara todas las nubes de las bóvedas del cielo.

Bóveda


13. No existe poeta ni orador que piense que existe alguien mejor que él mismo.

Orador


14. La belleza no es necesaria. La belleza es la distracción de la exactitud.

Exactitud


15. ¿Por qué no intentarlo? No hay nada que perder, y tal vez mucho que descubrir.

Descubrir


16. Creía ver las huellas dactilares de dios en el mundo de la botánica.

Botánica


17. Su padre era un coloso y ella se asomaba al mundo entre sus piernas de mamut.

Piernas


18. A veces nos sentimos arrastrados por el viento como la paja por el suelo del molino.

Molino


19. Deseó que el mundo fuera un paraíso, cuando en realidad era un campo de batalla.

Campo de batalla


20. El truco consistía en soportar las pruebas de la vida, tanto tiempo como fuera posible.

Soportar


21. La timidez, como te he dicho muchas veces, es simplemente otra forma de vanidad. Destiérrala.

Timidez


22. Los secretos son una moneda que quema en los bolsillos y a la postre siempre se gasta.

Moneda


23. Esas botellas a veces contenían peligros (voces que se alzaban, castigos), pero también podían contener milagros.

Botella


24. La belleza y la variedad del mundo natural no son más que el legado visible de una guerra interminable.

Natural


25. El mundo se había reducido a innumerables milímetros de posibilidades. Podía vivir su vida en una generosa miniatura.

Posibilidades


26. ¿Es que no te hemos educado para perseverar y aguantar? No vas a echar tu vida a perder por un contratiempo.

Contratiempo


27. Henry, no seas osado. Solo puedes degollar a la oveja una vez. Pero, si tienes cuidado, puedes esquilarla todos los años.

Ovejas


28. Era como si una marea fuera y viniera sin cesar de su casa, depositando y retirando los restos de su vieja vida.

Marea


29. Fue un duro golpe, pero había que seguir adelante. Es lo que decía su madre: "Deja de llorar y sigue adelante".

Seguir adelante


30. Qué jóvenes eran, y qué azul era el cielo, y el amor aún no había herido a ninguna de ellas.

Herido


31. ¿Crees que eres la única que sufre? Lee la Biblia, Alma; este mundo no es un paraíso, sino un valle de lágrimas.

Biblia


32. Y el nombre le sienta bien, o eso pensamos todos, porque siempre da esperanza, ¿Comprende? A quienes se encuentra. Como un nuevo día.

Nuevo


33. Si la persona más importante en el mundo nos prefiere a todos los demás, entonces nos acostumbramos a lograr lo que deseamos.

Importante

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La firma de todas las cosas" de Elizabeth Gilbert.

Síguenos