Frases de La feria de las vanidades

La feria de las vanidades

38 frases de La feria de las vanidades (Vanity fair: a novel without a hero) de William Thackeray, libro de 1848.... Historia que satiriza la sociedad del Reino Unido de principios del siglo XIX. La apocada Amelia y la osada Becky nos acompañan al escenario por el que desfilan criaturas tratadas con magistral ironía.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de William Thackeray son: ambientada en la época victoriana, cinismo, condición de la mujer, hipocresía, relaciones personales, sátira, vanidad.

Frases de William Thackeray

Frases de La feria de las vanidades William Thackeray

01. ¡Qué reconciliador y pacificador es el dinero!

Dinero


02. Si todas las gotas se evaporaran, ¿Qué sería del mar?

Gota


03. Es curioso que el hombre dominado por la pasión del juego se deje engañar por los tahúres más torpes.

Engañar


04. El mundo es un espejo que refleja la imagen del observador.

Espejo del alma


05. La venganza quizá sea un mal, pero es natural.

Venganza


06. (...) No contestó, y ¿cómo vamos a saber nosotros lo que pensaba?

Saber


07. Tiene el alma corrompida por la vanidad y toda clase de pecados.

Vanidad


08. Una buena esposa siempre ha de ser, en primer lugar, una farsante.

Esposa


09. Todo fue un error; pero ¿Acaso la vida no se nutre de desilusiones?

Desilusión


10. (...) El paseo por los senderos oscuros tan propicio al diálogo de los amantes.

Diálogo


11. Los quebraderos de cabeza que causan las propiedades y las marrullerías de los abogados son inacabables.

Abogado


12. ¿Acaso en la vida de cualquiera no hay capítulos cortos que parecen insignificantes y no obstante afectan el resto de la historia?

Capítulo


13. El novelista que todo lo sabe no ignora esta circunstancia.

Novelista


14. Entra en la habitación tan silenciosamente como un rayo de sol, (...), iluminado el rostro de una divina dulzura, y con una gracia indescriptible.

Dulzura


15. Todos los niños son iguales: se dejan arrebatar por la novedad, y más que egoísmo se trataba en este caso de terquedad.

Novedad


16. ¿Quién de nosotros es feliz en este mundo? ¿Quién de nosotros consigue alcanzar sus deseos, y, cuando estos se cumplen, se da por satisfecho?

Satisfecho


17. (...) Es demasiado noble para casarse por dinero. Si usted lo amenaza con desheredarlo por desobedecerlo, no hará más que provocar una resistencia aún mayor.

Amenaza


18. En una palabra: en la adversidad, nadie era de más ayuda que ella, y en la prosperidad era la más insoportable de las amigas.

Insoportable


19. No estará contento mientras no se me beba todo el vino blanco...Además, tiene un carácter del demonio, es un jugador, un borracho, un perdido.

Jugador


20. Un francés ha dicho con cierto cinismo que en el negocio del amor existen dos partes: una que ama y otra que condesciende en dejarse amar.

Cinismo


21. Nos apena que se descubran nuestras maldades, nos espanta la idea de la deshonra o del castigo, pero la conciencia de obrar mal hace infelices a muy pocos.

Castigo


22. A veces sucede que un joven apasionado, por un efecto de óptica amorosa, toma la insensibilidad por pudor, la necedad por discreción, la vacuidad por amable timidez.

Necedad


23. Solo las mujeres saben herir tan profundamente. La punta acerada de sus dardos lleva un veneno mil veces más peligroso que las armas menos afiladas de un hombre.

Herir


24. ¡Ah, cuántos corazones palpitaban de inquietud y de temor en Inglaterra por entonces! ¡Cuántas madres se entregaban al llanto y a la plegaria en la soledad de sus hogares!

Inglaterra


25. Verdad es que de todos los sentidos morales que posee la humanidad, el del remordimiento es el más fácil de adormecer cuando despierta...Y muchas personas no han despertado nunca.

Remordimiento


26. Una de las condiciones de la cólera y el odio es que hay que creerse las mentiras dirigidas contra el objeto de las mismas, al menos para probar que uno es consecuente.

Cólera

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La feria de las vanidades" de William Thackeray.

Libros parecidos

Síguenos