Frases de La fábrica de animales

La fábrica de animales

18 frases de La fábrica de animales (The animal factory) de Edward Bunker, libro de 1977.... Ron Decker acaba en la temible prisión de San Quintín por vender droga. Allí donde los conflictos raciales y las peleas entre bandas abundan, aprenderá muy pronto que para sobrevivir hay que estar dispuesto a todo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Edward Bunker son: código carcelario, drogas, encarcelado, hipocresía, pena de muerte, poder judicial, presos, prisión de san quintín (california, estados unidos), sobrevivir, suicidio, vida en una prisión, violencia.

Frases de Edward Bunker Libros de Edward Bunker

Frases de La fábrica de animales Edward Bunker

01. Para vivir de la delincuencia, la paranoia es imprescindible.

Delincuencia


02. El corazón le latió al ritmo de la excitación de su pensamiento.

Excitación


03. La esperanza es lo último que se pierde, pero hacen falta ideas para avivarla de vez en cuando.

Confianza en sí mismo


04. Las víboras no avisan antes de atacar..., y las serpientes de coral son preciosas.

Serpiente


05. (...) Había aprendido que el negocio de los abogados consistía en vender esperanza y entregar solo chachara sin sustancia.

Abogado


06. La nueva opción de fuga podía llegar a materializarse o no, pero en cualquier caso le levantó el ánimo.

Fuga


07. Después de cuatro meses en la cárcel conozco mejor la justicia que si llevara dos años en la universidad.

Poder judicial


08. Había cumplido doce años en un hospital psiquiátrico y al salir se había vuelto loco de verdad.

Hospital


09. La cárcel es una fábrica que produce animales humanos. Lo más probable es que salgas peor de lo que entras.

Cárcel


10. Después de pasar unos años en la cárcel, todo el mundo se olvidaba de ti; era como si estuvieras en un ataúd y bajo tierra.

Cárcel


11. Si se quiere transformar a alguien en un ser humano digno, condenarlo a una pena de cárcel es como querer convertir a alguien al Islam y mandarlo a un monasterio trapense.

Prisionero


12. Tenía las manos a la vista, para dejar claro que no iba armado. Si hubiera tenido un arma, tampoco habría escondido las manos bajo la ropa: era como mostrar las cartas.

Armamento


13. (...) Le impresionó el contraste entre las jaulas de la justicia que se ocultaban en la trastienda y la dignidad y la solemnidad de la sala del juzgado. El público veía la mansión, pero no el excusado.

Poder judicial


14. Y disfrutó de la agridulce sensación del deseo de libertad. Le hacía sentir que seguía siendo humano, que aún ansiaba algo más que vivir la vida de un recluso. Todavía había esperanza...

Libertad personal


15. Pero después de vivir un año en un mundo en el que nadie dice nunca que matar esté mal, un lugar en el que prevalece la ley de la selva, me veo capaz de contemplar el ejercicio de la violencia sin perder siquiera la calma.

Selva


16. Mientras tanto, y por mucha angustia que se sienta, también es una vida llena de emoción: la emoción de aprender a vivir en un entorno clausurado que refleja la sociedad libre del mismo modo que el espejo de una caseta de feria refleja la forma humana: la imagen es completa, pero deformada.

Sociedad libre


17. En la cárcel hay dos códigos vigentes (...): el de la administración penitenciaria y el de los presos. Para recuperar la libertad, es importante que no te pillen vulnerando el código de la administración, que se asemeja vagamente al que se aplica en la sociedad. Pero para sobrevivir, hay que cumplir a rajatabla el código del submundo.

Código


18. A juzgar por la información recibida de las autoridades penitenciarias, usted es un hombre peligroso. Si ya lo era antes de ingresar en prisión o si se ha transformado allí es irrelevante. Lo fundamental aquí no es si la prisión lo ayudará a usted o si su encarcelamiento tendrá un efecto disuasorio sobre otras personas. Lo principal es proteger a la sociedad.

Poder judicial

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La fábrica de animales" de Edward Bunker.

Libros parecidos

Síguenos