Frases de La encantadora de Florencia

11 frases de La encantadora de Florencia (The enchantress of Florence) de Salman Rushdie, obra de 2008.

También puedes leer todas las frases de Salman Rushdie que tenemos.

Frases del obra

La encantadora de Florencia

01.El ruido es vida, y el exceso de ruido es señal de que la vida es buena. Ya tendremos tiempo de guardar silencio cuando estemos muertos y libres de todo mal.

Frases de ruido


02.Dondequiera que residiese la bondad, no era en la obediencia ritual y reflexiva ante una deidad, sino más bien, quizá, en el descubrimiento lento, torpe y plagado de errores de un camino individual o colectivo.

Frases de ritual


03.Viajar carecía de sentido. Nos apartaba del lugar donde nuestra presencia tenía un significado, y al que conferíamos un significado consagrándole la vida, y nos transportaba a mundos de fantasía donde éramos, tanto nosotros como nuestro aspecto, francamente absurdos.

Frases de viajar


04.Sin agua, nada somos. Hasta un emperador, privado de agua, se vería pronto reducido a polvo. El agua es el auténtico monarca y todos somos sus esclavos.

Frases de agua


05.Esa bien podría ser la maldición de la especie humana -respondió Mogor-. No que seamos tan distintos unos de otros, sino que seamos tan parecidos.

Frases de maldición


06.Había adquirido las lenguas del mismo modo que los marineros adquirían las enfermedades; las lenguas eran su gonorrea, su sífilis, su escorbuto, su paludismo, su peste.

Frases de marinero


07.Si ese poderoso héroe pudo ser abatido por una cobarde jabalina, también él podía sucumbir en cualquier momento a una flecha lanzada desde la oscuridad, volando como vuela el cuervo, siniestra, mortífera y negra. Si un cuervo podía atravesar todas las defensas de su guardia y aletear en su cara, ¿Acaso no podría hacer lo mismo un asesino?

Frases de sucumbir


08.¿Por qué borrar lo excepcional solo para que lo distinguido pareciese mejor de lo que era?

Frases de excepcional


09.Todos los verdaderos creyentes tienen buenas razones para no creer en ningún dios excepto el propio -adujo Birbal-, y son ellos por tanto quienes, entre todos, me dan las razones para no creer en ninguno.

Frases de creyente


10.De pronto, se produjo una extraña circunstancia, una circunstancia de esas que determinan el destino de las naciones, porque cuando una multitud pierde el miedo a un ejército, el mundo cambia.

Frases de movimiento social


11.El pasado era una luz que, debidamente orientada, iluminaba el presente con más intensidad que cualquier lámpara contemporánea. La grandeza era como la llama sagrada del Olimpo, entregada en mano por un gran hombre a otro. Alejandro tomó como modelo a Aquiles; César siguió los pasos de Alejandro, y así sucesivamente. La comprensión era otra llama como esa. El conocimiento nunca nacía sin más en la mente humana; siempre renacía. El relevo de la sabiduría de una era a otra, ese ciclo de renaceres: eso era la sabiduría.

Frases de ciclo

Frases de obras similares

Síguenos