Frases de La edad de la inocencia


30 frases de La edad de la inocencia (The age of innocence), libro de 1920.

01.Había algo que sabía perdido: la flor de la vida. Pero lo consideraba como algo tan inalcanzable e improbable, que lamentarse ahora habría sido como desesperarse porque uno no se sacó el primer premio de la lotería.

Frases de lotería


02.Simplemente sentía que si podía llevarse la imagen del pedazo de tierra sobre el cual ella caminaba, y la manera en que el cielo y el mar lo circundaban, el resto del mundo podría parecer un poco menos vacío.

Frases de desierto


03.Una mentira sonriente, burlona, bromista, vigilante e incesante. Una mentira de día, una mentira de noche, una mentira en cada roce de la mano y en cada mirada; Una mentira en cada caricia y cada disputa; Una mentira en cada palabra y en cada silencio.

Frases de falsedad


04.Ella sonrió como si soñara con la posibilidad, pero él se dio cuenta de que le bastaba con soñar. Era como escucharlo leer en voz alta en sus libros de poesía cosas hermosas que jamás podrían suceder en la vida real.

Frases de soñar


05.Se había casado (como la mayoría de los jóvenes) porque encontró una muchacha absolutamente encantadora en un momento en que terminaban, con prematuro disgusto, una serie de aventuras sentimentales sin objeto; y ella representó la paz, la estabilidad, la camaradería, y el equilibrado sentimiento de un deber ineludible.

Frases de casado


06.Pero al cabo de un momento, lo venció la sensación de estar desperdiciando y arruinando algo. Allí estaban, tan cerca uno del otro, confinados a ese cuarto, a salvo, y sin embargo tan encadenados a sus respectivos destinos que bien podrían estar separados por el mundo entero.

Frases de cuarto


07.Quiero... Quiero de algún modo irme contigo a un mundo donde palabras como esa... Categorías como esa... No existan. Donde seamos simplemente dos seres humanos que se aman, que son la vida entera el uno para el otro; y donde nada más en la tierra importe.

Frases de amor incondicional


08.Con un escalofriante presentimiento vio su matrimonio igual al de la mayoría de los que lo rodeaban: una monótona asociación de intereses materiales y sociales que se mantenía por la ignorancia de una de las partes y la hipocresía de la otra.

Frases de crisis matrimonial


09.Se inclinó y apoyó sus labios en las manos de ella, que estaban frías e inertes. La condesa las retiró, y él se dirigió hacia la puerta, encontró su abrigo y su sombrero a la mortecina luz de la lámpara de gas del vestíbulo, y se sumergió en la noche invernal, estallando en la tardía elocuencia de los seres incapaces de expresarse en el momento oportuno.

Frases de elocuencia


10.Los muy buenos no me convencieron; me pareció que nunca habían tenido tentaciones. Pero tú sabías; tú comprendías; tú habías sentido el mundo exterior arrastrarte con sus manos doradas, y sin embargo tú odiabas las cosas que exige a su vez; odiabas esa felicidad comprada con deslealtad y crueldad e indiferencia. Eso era algo que yo nunca había conocido, y es lo mejor de cuanto he conocido.

Frases de insensibilidad


11.Ayer no podría haber hablado así, porque cuando estamos separados y trato de verte, todo pensamiento se quema en una gran llama. Pero llegas, y eres tanto más de lo que recordaba, y lo que quiero de ti es muchísimo más que una hora o dos de vez en cuando, con desiertos de sed esperando entre medio, que puedo sentarme perfectamente a tu lado, como ahora, con esa otra visión en mi mente, confiando con toda tranquilidad en que se convertirá en realidad.

Frases de apasionado


12.-Pero por Dios... ¿Me pides que nos escapemos? -dijo riendo. -Si quieres...- ¡Entonces me amas de verdad, Newland! ¡Soy tan feliz! Y entonces, ¿Por qué no ser más felices? -Pero no podemos conducirnos como personajes de novela, ¿No es cierto? - ¿Por qué no, por qué no, por qué no? Pareció un poco molesta con su insistencia. Sabía muy bien que no podían, pero era cansador tener que elaborar una explicación. -No soy lo suficientemente inteligente como para discutir contigo. Pero este tipo de cosas son algo vulgar, ¿No crees? -sugirió, aliviada por haber dado con una palabra que, con toda seguridad, iba a dar por terminado el asunto. - ¿Tanto miedo tienes, entonces, de ser vulgar? Se sintió evidentemente desconcertada por esta pregunta.

Frases de vulgar


13.¿Qué otros? No pretendo ser diferente a los de mi especie. Me consumen los mismos deseos y las mismas ansias.

Frases de diferente


14.Una buena conversación, no hay nada mejor, ¿No es cierto? El aire de las ideas es el único aire que merece respirarse.

Frases de conversación


15.Había conocido el amor que se alimenta con caricias y que alimenta las caricias; pero esta pasión que sentía más adentro que sus propios huesos no podía ser satisfecha de manera superficial.

Frases de pasional


16.El muchacho era sensible, lo sabía; pero tenía la facilidad y la confianza en sí mismo proveniente de mirar al destino no como a un amo sino como a un igual.

Frases de facilidad


17.Te juro que sólo quiero saber de ti, saber qué has hecho. Hace cien años que no nos vemos... Pueden pasar otros cien antes de que nos encontremos nuevamente.

Frases de encuentro


18.Una de las mejores intuiciones del cochero de alquiler fue descubrir que los norteamericanos desean alejarse de sus diversiones aún con mayor prontitud que llegar a ellas.

Frases de alejarse


19.El gusto de lo cotidiano sabía a cenizas en su boca, y hubo momentos en que se sintió enterrado vivo bajo el peso de su futuro.

Frases de cotidiano


20.En realidad, todos vivían en una especie de mundo de acertijos, donde lo verdadero nunca se decía ni se hacía ni se pensaba.

Frases de acertijo


21.Y se preguntó dónde había leído que los mentirosos inteligentes dan detalles, pero que los más inteligentes no los dan.

Frases de mentiroso


22.Los largos años juntos le mostraron que no importa mucho si el matrimonio es un deber monótono, siempre que conserve la dignidad de un deber: sin eso se convierte en una simple batalla de innobles apetitos.

Frases de conveniencia


23.Las mujeres deben ser libres, tan libres como lo somos nosotros declaró, descubriendo que estaba demasiado irritado para medir sus terribles consecuencias.

Frases de medir


24.(...) Trataba apresuradamente de ordenar sus pensamientos. Parecía que todo su futuro se desplegaba súbitamente ante él; Y recorriendo su interminable vacío, vio la menguada figura de un hombre al que jamás le sucedería nada.

Frases de ordenar


25.Me dio tantas razones que las olvidé todas.

Frases de pretexto


26.¡Qué joven es! ¡Cuántos años interminables tendrá que durar esta vida!

Frases de joven


27.¡La verdadera soledad es vivir entre esta bondadosa gente que sólo invita a alguien para lucirse!

Frases de impresionar


28.Puede que las cosas estén etiquetadas, pero no así las personas.

Frases de etiquetas


29.No puedo amarte a menos que renuncie a ti.

Frases de amarte


30.Parece estúpido haber descubierto América sólo para hacer de ella una copia de otro país.

Frases de américa

La edad de la inocencia

La edad de la inocencia (1920), Edith Wharton
  • Libro, 1920
  • Historia de una gran pasión, que refleja el conflicto entre dos mundos: el de las viejas familias "patricias" norteamericanas y el de los nuevos ricos, que finalmente se apoderan de todo
  • Libro esencial

Autor

Edith Wharton (1862-1937): Escritora, novelista y diseñadora estadounidense, autora de "La casa de la alegría" (1905), "Madame de Treymes" (1907), "Ethan Frome" (1911), "La edad de la inocencia" (1920) y "Una mirada atrás" (1934).


Palabras clave

Hipocresía Amor imposible Adaptada al cine Condición de la mujer Nueva York Pasión prohibida Falsas apariencias Decadencia social Matrimonio sin amor

Síguenos en