Frases de Horas de Lucha

Horas de Lucha

19 frases de Horas de Lucha de Manuel González Prada, libro de 1908.... Obra donde el autor se rebela contra la tranquila complicidad con la penosa condición humana, destacando los textos "Los partidos y la Unión Nacional", "El intelectual y el obrero" y "Las esclavas de la Iglesia".

Frases de Manuel González Prada

Frases de Horas de Lucha Manuel González Prada

01. El indio recibió lo que le dieron: fanatismo y aguardiente.

Indio


02. La justicia consiste en dar a cada hombre lo que legítimamente le corresponde.

Justicia


03. Donde no hay justicia, misericordia ni benevolencia, no hay civilización.

Misericordia


04. ¿Qué persigue un revolucionario? Influir en las multitudes, sacudirlas, despertarlas y arrojarlas a la acción.

Revolucionario


05. El indio se redimirá merced a su esfuerzo propio, no por la humanización de sus opresores.

Indio


06. Entre tanto, y por regla general, los dominadores se acercan al indio para engañarle, oprimirle o corromperle.

Indio


07. Las autoridades políticas, lejos de apoyar a débiles y pobres, ayudan casi siempre a ricos y fuertes.

Pobres


08. Primero los conquistadores, en seguida sus descendientes, formaron en los países de América un elemento étnico bastante poderoso para subyugar y explotar a los indígenas.

Conquistadores


09. El súmmum de la moralidad, tanto para los individuos como para las sociedades, consiste en haber transformado la lucha de hombre contra hombre en el acuerdo mutuo para la vida.

Moralidad


10. Nuestra forma de gobierno se reduce a una gran mentira, porque no merece llamarse república democrática un Estado en que dos o tres millones de individuos viven fuera de la ley.

República


11. No se escribe pero se observa el axioma de que el indio no tiene derechos sino obligaciones. Tratándose de él, la queja personal se toma por insubordinación, el reclamo colectivo por conato de sublevación.

Indio


12. Ocupar en la tierra el puesto que le corresponde en vez de aceptar el que le designan: pedir y tomar su bocado; reclamar su techo y su pedazo de terruño, es el derecho de todo ser racional.

Techo


13. Al indio no se le predique humildad y resignación sino orgullo y rebeldía. ¿Qué ha ganado con trescientos o cuatrocientos años de conformidad y paciencia? Mientras menos autoridades sufra, de mayores daños se liberta.

Resignación


14. La condición del indígena puede mejorar de dos maneras: o el corazón de los opresores se conduele al extremo de reconocer el derecho de los oprimidos, o el ánimo de los oprimidos adquiere la virilidad suficiente para escarmentar a los opresores.

Indígena


15. Cuando un individuo se eleva sobre el nivel de su clase social, suele convertirse en el peor enemigo de ella. Durante la esclavitud del negro, no hubo caporales más feroces que los mismos negros; actualmente, no hay quizá opresores tan duros del indígena como los mismos indígenas españolizados e investidos de alguna autoridad.

Opresores


16. Toda revolución arribada tiende a convertirse en gobierno de fuerza, todo revolucionario triunfante degenera en conservador. ¿Qué idea no se degrada en la aplicación? ¿Qué reformador no se desprestigia en el poder? Los hombres (señaladamente los políticos) no dan lo que prometen, ni la realidad de los hechos corresponde a la ilusión de los desheredados. El descrédito de una revolución empieza el mismo día de su triunfo; y los deshonradores son sus propios caudillos.

Revolucionario


17. Si la educación suele convertir al bruto impulsivo en un ser razonable y magnánimo, la instrucción le enseña y le ilumina el sendero que debe seguir para no extraviarse en las encrucijadas de la vida. Mas divisar una senda no equivale a seguirla hasta el fin: se necesita firmeza en la voluntad y vigor en los pies. Se requiere también poseer un ánimo sin altivez y rebeldía, no de sumisión y respeto como el soldado y el monje.

Altivez

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Horas de Lucha" de Manuel González Prada.

Síguenos