Frases de Heridas Abiertas

Heridas Abiertas

22 frases de Heridas Abiertas (Sharp objects) de Gillian Flynn, libro de 2006.... Tras una breve estancia en un hospital psiquiátrico, una reportera vuelve a su ciudad natal a cubrir unos asesinatos en serie. ¿Cómo la recibirá su pueblo? ¿Podrá investigar los hechos?.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Gillian Flynn son: asesino en serie, automutilación, conflictos familiares, depresión, discriminación, dolor, enfermedad mental, hermanas, intrigas, relación madre-hija, síndrome de munchausen, violencia.

Frases de Gillian Flynn Libros de Gillian Flynn

Frases de Heridas Abiertas Gillian Flynn

01. No me gusta estar tan accesible.

Facilidad


02. Es imposible competir con los muertos. Ojalá pudiese dejar de intentarlo.

Competir


03. Todo el mundo tiene su propia versión de un recuerdo.

Versión


04. Una niña criada con veneno cree que el dolor es un consuelo.

Veneno


05. Tenía la sensación de que la velada empezaba a parecerse demasiado a un reencuentro.

Reencuentro


06. (...) Esbozaba una sonrisa incómoda, como si estuviera haciendo algo de lo cual preferiría no dejar constancia.

Constancia


07. Me estremecí de dolor una sola vez, fuerte, como el punto que se teclea al final de una frase.

Punto


08. El problema empezó mucho antes, por supuesto. Los problemas siempre empiezan mucho antes de que llegues a verlos realmente.

Problemas


09. Su rostro había perdido todo rastro de locura. Ahora se la veía completamente solemne. Y sinceramente preocupada.

Rostro


10. (...) Decidir en qué momento habían perdido el control sobre sus vidas. Porque siempre hay un momento en que la vida se descarrila.

Control


11. Hasta su sonrisa parecía perfectamente mesurada: demasiado pequeña resultaba mezquina; demasiado grande, inapropiadamente complacida. Aquella sonrisa estaba en el punto medio. Valiente y esperanzada.

Sonrisa


12. Y me siento tan triste... Han pasado tantas cosas malas...No lo entiendo, no puedo entenderlo. -Una lágrima le resbaló por la mejilla-. Llámame, ¿Quieres? Podemos hablar.

Triste


13. El Síndrome de Munchausen por Poderes. La cuidadora, por lo general la madre, bueno, casi siempre la madre, hace enfermar a su hijo para atraer la atención sobre sí misma.

Síndrome de Munchausen


14. -Eres sexista. - ¿Qué? -Que eres sexista. Estoy hasta las mismísimas narices de hombres progres y liberales que practican la discriminación sexual bajo la apariencia de proteger a las mujeres contra la discriminación sexual.

Discriminación


15. Todo eran chismes y habladurías por aquí y por allá...Pero lo cierto es que las mujeres no encajan en el perfil de esta clase de asesinatos. No en los asesinatos en serie de niñas.

Asesinato


16. Si padeces el síndrome de Munchausen, te pones enferma para llamar la atención, mientras que si tienes SMP, haces caer enfermo a tu hijo para que todos vean lo buena, abnegada y solícita madre que eres.

Síndrome de Munchausen


17. Sé los celos que has sentido siempre de la felicidad de otras personas. Es verdad, ¿Sabes? Que eres exactamente igual que la madre de adora. Montaba guardia en esta casa como una... bruja, vieja y furiosa. La risa la ofendía.

Celos


18. Las mujeres no mataban de ese modo, simplemente no lo hacían. Las asesinas en serie se podían contar con los dedos de una mano, y sus víctimas eran casi siempre hombres...Por lo general, con un trasfondo sexual.

Asesinar


19. Creo que eres la mujer más guapa que he visto en mi vida -dijo, recorriéndome el borde de la mandíbula con el dedo-. La primera vez que te vi ni siquiera pude pensar en otra cosa durante el resto del día.

Guapa


20. Dicen que en períodos de depresión todo se ve negro, pero a mí no me habría importado despertar en una cantera de azabache. La depresión para mí es de color amarillo orina. Kilómetros exhaustos y descoloridos de débiles meadas.

Depresión


21. Ese niño me inquietaba. No creía que estuviese mintiendo, pero los niños asimilan el terror de un modo distinto. Ese niño había visto algo horrible, y ese algo horrible se convirtió en la bruja mala de los cuentos de hadas, la cruel madrastra de Blancanieves.

Brujas


22. A la gente le sube la adrenalina al ver su nombre publicado en un periódico: es como una prueba de su existencia. Me imaginé una pelea entre fantasmas revolviendo frenéticamente entre montones de periódicos y señalando un nombre en concreto en una página: "¿Lo ves? Ahí estoy. Ya te dije que existí. Ya te dije que fui alguien".

Adrenalina

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Heridas Abiertas" de Gillian Flynn.

Síguenos