Frases de Hacia el infinito


Solo las lágrimas, no las palabras, podían expresar lo que sentí; Lágrimas de gratitud y alivio. Dinámica peligrosa, frases Hacia el infinito

Frases de alivio


El futuro no tenía por qué ser tan negro como lo habían pintado sus peores miedos. Principios de incertidumbre, frases Hacia el infinito

Frases de angustia


No teníamos más remedio que seguir adelante, con la improbable esperanza de llegar a nuestro destino. Horizonte de sucesos, frases Hacia el infinito

Frases de dificultad


Dejando que la arena me resbalara entre los dedos, me pregunté hacia dónde iba mi vida. Carta de América, frases Hacia el infinito

Frases de saber lo que quieres


Las ecuaciones ponían de manifiesto una belleza matemática milagrosa y apabullante. Orbes celestes, frases Hacia el infinito

Frases de matemáticas


Estábamos a las puertas del abismo tenebroso donde se abandona toda esperanza. Dinámica peligrosa, frases Hacia el infinito

Frases de abismo


El último sábado que Gill pasó con nosotros, subimos a la Aguja Espacial en el ascensor rápido y admiramos las vistas: las centelleantes aguas verdes del estrecho de Puget y las blancas crestas de las olas en torno a la península Olímpica al oeste, la abrupta cordillera de las Cascadas al este y, al sur, el monte Rainier, el enorme volcán inactivo. El panorama era magnífico pero, como Gill llevaba a Robert en brazos y Stephen iba apoyado en el mío, no tardamos en desfallecer debido al calor sofocante y regresamos al ascensor para colocarnos en la cola de quienes querían bajar. Cerca de nosotros había dos chicas, adolescentes quizá, pero no mucho más jóvenes que Gill y yo. Nos miraban y se daban codazos. Ya en el ascensor, empezaron a hacer comentarios groseros y ofensivos sobre el aspecto de Stephen, que se apoyaba lánguidamente sobre la pared, porque el calor bastaba para que todos estuviéramos hechos una pena. Mientras se reían y cuchicheaban, yo me angustiaba cada vez más. Tenía ganas de darles una bofetada y obligarlas a disculparse. Quería gritarles que aquel era mi valiente y amado marido, el padre del aquel precioso bebé y un gran científico, pero, con mi comedimiento inglés, no hice ni dije nada: me limité a mirar a otra parte y a atender a Robert, como si las jovencitas no existieran. Jamás un ascensor capaz de alcanzar una velocidad de cuatro pies por segundo tardó tanto en llegar a la planta baja. Noches sin dormir en Seattle, frases Hacia el infinito

Frases de prejuicio


Si bien Galileo era un católico devoto, su conflicto con el Vaticano, por desgracia mal llevado por ambas partes, sentó las bases de la permanente batalla entre ciencia y religión, un trágico y complicado cisma aún sin resolver. Hoy, más que nunca, la religión, al ver que la teoría científica amenaza sus verdades reveladas, se defiende retirándose a un rincón, mientras los científicos atacan insistiendo en que el argumento racional es el único criterio válido para comprender el funcionamiento del universo. Quizá ninguno de los dos bandos haya entendido la naturaleza de sus respectivos papeles. Los científicos están pertrechados para responder a la cuestión mecánica de cómo surgieron el universo y cuanto contiene, incluida la vida. Pero, dado que su modo de pensar se rige por criterios puramente racionales y materialistas, los físicos no pueden pretender responder a las cuestiones de por qué existe el universo y por qué los seres humanos estamos aquí para observarlo, de la misma manera que los biólogos moleculares no pueden explicar de forma satisfactoria por qué, si nuestras acciones están determinadas por el funcionamiento de un código genético egoísta, de vez en cuando escuchamos la voz de la conciencia y actuamos con altruismo, compasión y generosidad. Incluso estas cualidades humanas han sido objeto del ataque de los psicólogos evolucionistas, que han explicado el altruismo mediante una burda teoría genética según la cual la cooperación familiar favorece la supervivencia de la especie. Del mismo modo, el refinamiento espiritual de la actividad musical, artística y poética se considera solo una función sumamente avanzada de orígenes primitivos. Intelecto e ignorancia, frases Hacia el infinito

Frases de racionalidad

Obras relacionadas

Hacia el infinito

Hacia el infinito (2008), Jane Wilde Hawking
  • Libro, 2008
  • Original: Travelling to infinity My life with Stephen
  • Frases de Hacia el infinito: Retrato tierno y a menudo divertido de la vida de la autora con uno de los científicos más prestigiosos de la actualidad, exponiendo los dilemas dolorosos de su matrimonio, las alegrías y el amor.
  • Libro esencial

Hacia el infinito

Autor

Jane Wilde Hawking (1944): Escritora y pedagoga inglesa, primera esposa del científico Stephen Hawking y autora de "Hacia el infinito" (2008).


Palabras clave

Autobiografía Superación de las dificultades Vencer los miedos Lucha contra la enfermedad Poder del amor Vida pública Vida privada Matemáticas Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

Síguenos en