Frases de Guerra y paz - Página 2

33. Una ciudad ocupada por el enemigo es como una doncella que ha perdido su honor.

Sitio


34. Es muy fácil juzgar al caído en desgracia y achacarle todos los errores ajenos.

Juzgar


35. Si lo que se pretende conseguir con la comida es nutrir el cuerpo, quien come de una vez lo correspondiente a dos comidas obtiene tal vez un mayor placer, pero no cumple la finalidad perseguida, porque el estómago no puede digerir dos comidas al mismo tiempo.

Nutrición


36. La palabra dicha es plata; la no pronunciada, oro.

Hablar en público


37. El ejército consigue una victoria e inmediatamente aumentan los derechos del país victorioso, en detrimento del vencido. Un ejército sufre una derrota y en seguida, según su importancia, el pueblo se ve desprovisto de ciertos derechos; y si la derrota es completa, la sumisión también lo es.

Sumisión


38. Es muy fácil escribir leyes, pero gobernar es difícil.

Gobernar


39. Sí, se me ha revelado una nueva dicha inalienable del ser humano -pensaba en medio de aquella penumbra apacible de la isba con los ojos dilatados, enfebrecidos y fijos-, una felicidad que está más allá de las fuerzas materiales, fuera de toda influencia exterior: la felicidad pura del alma, la dicha del amor.

Cariño


40. Cuanto más la apreciaba menos capaz se sentía de amarla.

Apreciar


41. La regla táctica, según la cual se debe actuar con las masas para el ataque y en orden disperso para la retirada, confirma, sin querer, la verdad de que la fuerza de un ejército depende de su moral. Para llevar a unos hombres bajo las balas se necesita mayor disciplina que para defenderse de un ataque, disciplina que siempre es el resultado de un movimiento de masas.

Fuerzas armadas


42. De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

Ridículo


43. Nada hay más necesario para un joven que la compañía de mujeres inteligentes.

Joven


44. Cuando el hombre se mueve, siempre busca el objetivo de ese movimiento. Para recorrer mil kilómetros debe creer que hay algo bueno después de ese recorrido, y necesita el señuelo de una tierra prometida para tener fuerzas y poder moverse.

Determinación


45. El hombre que representa su papel en los sucesos históricos no comprende nunca su importancia.

Histórico


46. Basta con ahondar en cada acontecimiento histórico -es decir, en la actuación de toda la masa humana que participa en él- para convencerse de que la voluntad de los héroes, lejos de dirigir las acciones de la masa, es casi siempre dirigida.

Dirigir


47. Para nosotros, que poseemos la medida del bien y del mal dada por Cristo, nada hay inconmensurable.

Cristo


48. La electricidad produce calor y el calor produce electricidad. Los átomos se atraen y se repelen. Al hablar de las más simples acciones del calor, de la electricidad o de los átomos, no podemos explicar el porqué de esos fenómenos y decimos que ocurre así porque tal es su naturaleza, porque ésa es su ley. Lo mismo sucede en los acontecimientos históricos. ¿Por qué se produce una guerra o una revolución? Lo ignoramos. Lo único que sabemos es que para llegar a ese o a otro hecho, los hombres se unen en determinadas agrupaciones en las cuales todos participan.

Motivos de la guerra


49. La inteligencia y la conciencia de aquel hombre se vieron entenebrecidas -no sólo en aquella hora y día- mucho más que las de todos los demás actores del drama; pero jamás, hasta el fin de su vida, pudo comprender ni el bien, ni la belleza, ni la verdad, ni el significado de sus actos, demasiado contrarios al bien y a la verdad, demasiado apartados de todo sentimiento humano para poder entender su sentido. No podía renegar de sus actos, ensalzados por medio mundo, y por eso debía renunciar a la verdad, al bien y a todo lo humano.

Poder de la imagen

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Guerra y paz" de León Tolstói.

Síguenos