Frases de Gabriela, clavo y canela

Gabriela, clavo y canela

27 frases de Gabriela, clavo y canela de Jorge Amado, libro de 1958.... Cuando una hermosa mulata analfabeta llega a Ilhéus (Bahía) huyendo de la miseria, se desencadena un divertido cúmulo de pasiones humanas. Una crónica costumbrista caracterizada por personajes populares, poderosos coroneles y mucho vitalismo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Jorge Amado son: ambientada en bahía (brasil), amor imposible, fuerza de la pasión, irresistible, miseria, objeto del deseo, sensualidad.

Frases de Jorge Amado

Frases de Gabriela, clavo y canela Jorge Amado

01. El mundo es así, sorprendente y difícil.

Mundo


02. Duro como la piedra más dura era su padre, capaz de romperse pero no de doblarse.

Piedra


03. Entre la muerte y el amor, prefiero el amor...

Muerte


04. ¿Para qué explicar? Nada deseo explicar, porque explicar es limitar.

Explicar


05. Los hombres pecan hasta sin querer. Sólo con mirar.

Mirar


06. El amor es lo mejor y al mismo tiempo lo peor del mundo.

Amor


07. La peor cosa del mundo es que un hombre no sepa cómo actuar.

Actuar


08. ¿Cómo guardar en el corazón ese amor que explotaba en su pecho?

Gran amor


09. Sus ojos medían a Anabela, esos ojos de conquistador, del hombre irresistible de la ciudad.

Irresistible


10. ¡Qué sé yo, el diablo es el que sabe! Nunca hay explicación para esas cosas.

Explicación


11. La vida era buena, bastante con saberla vivir.

Vivir


12. Antes, cada minuto era alegre; vivía cantando, bailando sus pies. Ahora cada alegría costaba tristeza.

Tristeza


13. La mujer es una tentación: es como el diablo, le da vuelta la cabeza a cualquiera.

Tentación


14. Por eso mismo el amor es eterno...Porque se renueva. Terminan las pasiones, es el amor el que permanece.

Eterno


15. Cosas lindas. A veces hablan difícil, y uno no entiende bien lo que dicen. Es cuando la conferencia es mejor.

Difícil


16. Era lindo dormir en los brazos de un hombre, sentir el estremecimiento de su cuerpo, la boca mordiendo, morir en un suspiro.

Suspiro


17. - ¿Por qué hiciste eso? No es venenosa...No hace mal a nadie. -Es demasiado linda, sólo con eso ya hace mal.

Mal


18. Por esa mano venerada, Nacib fue hecho brasileño nato en cierta tarde lejana de su primera infancia, vestido con verde bombachón de terciopelo francés.

Brasil


19. Hay ciertas flores, no sé si usted ha observado, que son bellas y perfumadas mientras están en la rama, en los jardines. Llevadas a los jarrones, aunque sean jarrones de plata, se marchitan y mueren.

Jardines


20. Entusiasmo, pasión, amor -dependía de la cultura y de la buena voluntad del comentarista la clasificación del sentimiento- era un hecho conocido por todo Ilhéus el vínculo existente entre el profesor y la mulata.

Vínculo


21. Era un viejo seco, resistente a la edad. Su ojos pequeños conservaban un brillo de mando, de hombre acostumbrado a dar órdenes. Siendo uno de los grandes estancieros de la región, habíase hecho un jefe político respetado y temido.

Mando


22. El amor eterno no existe. Hasta la más fuerte pasión tiene su tiempo de vida. Llegando su día, se acaba; nace otro amor. -Por eso mismo el amor es eterno -concluyó Juan Fulgencio-. Porque se renueva. Terminan las pasiones, es el amor el que permanece.

Amor eterno


23. El amor no se prueba ni se mide. Es como Gabriela. Existe, eso sí -dijo Juan Fulgencio-. El hecho de que no se comprenda ni se explique una cosa no acaba con ella. No sé nada de las estrellas, pero las veo en el cielo; son la belleza de la noche.

Prueba


24. Malvina odiaba aquella tierra, la ciudad llena de murmuraciones, de los dimos y diretes. Odiaba aquella vida y contra ella pensaba luchar. Comenzó a leer, encaminada por Juan Fulgencio, que le recomendaba libros. Descubrió otro mundo más allá de Ilhéus, donde la vida era bella, donde la mujer no era esclava.

Luchar

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Gabriela, clavo y canela" de Jorge Amado.

Libros parecidos

Síguenos