Frases de Fuera de serie: Por qué unas personas tienen éxito y otras no - Página 2

20. Mis recuerdos más tempranos de mi padre son de verle sentado ante su escritorio, trabajando, y comprender que aquél era un hombre feliz. Yo no lo sabía entonces, pero ése es uno de los regalos más preciosos que un padre puede hacer a su hijo.

Regalos


21. El CI es, en cierto modo, una medida de capacidad innata. Pero el sentido común social es conocimiento. Es un conjunto de habilidades que debe aprenderse, que tiene que proceder de algún sitio; y parece ser que el lugar de donde obtenemos esta clase de aptitudes y habilidades es el entorno familiar.

Coeficiente intelectual


22. Cuando entendemos lo que en verdad significa ser un buen piloto, cuando entendemos cuánto influyen la cultura, la historia y el mundo externo a lo individual para alcanzar el éxito profesional, no tenemos que desesperarnos cuando los pilotos estrellan los aviones contra la ladera de una montaña, porque tenemos un modo de convertir los fracasos en éxitos.

Piloto


23. Las herencias culturales son fuerzas poderosas. Tienen raíces profundas y vidas largas. Persisten, generación tras generación, prácticamente intactas, incluso mucho después de que hayan desaparecido las condiciones socioeconómicas y demográficas que las engendraron; y desempeñan tal papel en la dirección de actitudes y comportamientos, que no podemos comprender nuestro mundo sin ellas.

Raíces


24. La idea de que la excelencia en la realización de una tarea compleja requiere un mínimo dado de práctica, expresado como valor umbral, se abre paso una y otra vez en los estudios sobre la maestría. De hecho, los investigadores se han decidido por lo que ellos consideran es el número mágico de la verdadera maestría: diez mil horas.

Maestría


25. (...) Es el tipo de conocimiento que ayuda a leer situaciones correctamente y a conseguir lo que uno quiere. Y, lo que resulta más crucial, es una especie de inteligencia separada del tipo de capacidad analítica que arroja un CI. Por usar la terminología técnica, la inteligencia general y la inteligencia práctica son "ortogonales": la presencia de una no implica presencia de la otra.

Coeficiente intelectual


26. Una vez que un músico ha demostrado capacidad suficiente para ingresar en una academia superior de música, lo que distingue a un intérprete virtuoso de otro mediocre es el esfuerzo que cada uno dedica a practicar. Y eso no es todo: los que están en la misma cumbre no es que trabajen un poco o bastante más que todos los demás. Trabajan mucho...Mucho más.

Intérprete


27. Los biólogos suelen hablar de la "ecología" de un organismo: el roble más alto del bosque es el más alto no solo por haber nacido de la bellota más resistente, sino también porque ningún otro árbol le bloqueó la luz del sol, porque el subsuelo que rodeaba sus raíces era profundo y rico, porque ningún conejo le mordisqueó la corteza cuando era un tallo joven ni ningún leñador lo taló antes de que madurara.

Buena suerte


28. (...) Son los exitosos, en otras palabras, los que tienen más probabilidades de recibir el tipo de oportunidad especial que conduce a ahondar en el éxito. Son los ricos quienes consiguen las mayores ventajas fiscales. Los mejores estudiantes obtienen la mejor enseñanza y la mayor parte de la atención. Y los niños más grandes entre los de nueve y diez años son los que acceden al mejor entrenamiento práctico. El éxito resulta de lo que a los sociólogos les gusta llamar "ventaja acumulativa".

Ventaja


29. Este es un libro sobre el significado del trabajo; y que el trabajo puede ser significativo me lo enseñó mi padre. Todo cuanto hace -desde la ecuación matemática más compleja a cavar el huerto- lo aborda con alegría, resolución y entusiasmo. Mis recuerdos más tempranos de mi padre son de verle sentado ante su escritorio, trabajando, y comprender que aquel era un hombre feliz. Yo no lo sabía entonces, pero ese es uno de los regalos más preciosos que un padre puede hacer a su hijo.

Resolución


30. El diseño de la cabina de mando está pensado para que la dirijan dos personas, y esa dirección funciona mejor si una de las personas revisa lo que hace la otra, o si ambas están dispuestas a participar...Los aviones son implacables si no haces las cosas bien. Y ha quedado largamente probado que, si hay dos personas cooperando para dirigir el avión, la dirección será más segura que cuando un solo piloto dirige el avión y hay otro allí simplemente para sustituir al primero si este se ve incapacitado.

Avión


31. Al principio, las superestrellas de la abogacía, los genios de las matemáticas y los empresarios del software parecen situarse fuera de la experiencia ordinaria. Pero no lo están. Son producto de su historia y de su comunidad, de las oportunidades que tuvieron y la herencia recibida. Su éxito no es excepcional ni misterioso. Se cimienta en una red de ventajas y herencias, unas merecidas y otras no, unas ganadas con esfuerzo y otras mero producto de la fortuna; pero todas cruciales para hacerles ser lo que son. El fuera de serie, al final, no es fuera de serie en absoluto.

Excepcional


32. La explicación convencional del éxito de los judíos se basa, por supuesto, en que la hebrea es una cultura alfabetizada, intelectual. Son "el Pueblo del Libro" por antonomasia. Algo de eso hay, sin duda. Pero no sólo los hijos de los rabinos se matriculaban en la facultad de Derecho. También los hijos de los obreros textiles. Y su ventaja crucial a la hora de ascender en la escala profesional no fue el rigor intelectual que se adquiere estudiando el Talmud. Fue la inteligencia práctica y el sentido común que se adquieren viendo a tu padre vender delantales en la calle Hester.

Judío


33. Se trata de una lección tan simple, que resulta asombroso cuán a menudo se pasa por alto. Estamos tan seducidos por los mitos del mejor y el más brillante y el hombre hecho a sí mismo, que creemos que los fuera de serie brotan de la tierra tan naturalmente como los manantiales. Miramos a Bill Gates y nos maravillamos de vivir en un mundo que da a un chico de trece años la llave para convertirse en un empresario fabulosamente exitoso. Pero esa es la lección incorrecta. En 1968 solo había un chico de trece años al que nuestro mundo permitió acceder ilimitadamente a una terminal a tiempo compartido. Si un millón de adolescentes hubiera gozado de la misma oportunidad, ¿Cuántos Microsofts más tendríamos hoy?

Empresario


34. La gente no se eleva de la nada. Sí debemos algo a la familia y al patrocinio. Tal vez parezca que una persona que está de pie ante un rey lo hizo todo por sí misma. Pero, de hecho, es invariablemente un beneficiario de ventajas ocultas, ocasiones extraordinarias y herencias culturales que le permiten, trabajando duro, aprender y comprender algo del mundo que está fuera del alcance de los demás. También marca una diferencia dónde y cuándo nos criamos. La cultura a la que pertenecemos y la herencia de nuestros antepasados conforman el modelo de nuestros logros de maneras que no podemos comenzar a imaginarnos. En otras palabras, no basta con preguntarnos cómo es la gente que tiene éxito. Sólo preguntándonos de dónde son podremos desentrañar la lógica que subyace a quién tiene éxito y quién no.

Herencia

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Fuera de serie: Por qué unas personas tienen éxito y otras no" de Malcolm Gladwell.

Libros parecidos

Síguenos