Frases de Fuegos

Fuegos

33 frases de Fuegos (Feux) de Marguerite Yourcenar, libro de 1936.... Nueve prosas líricas inspiradas en los mitos griegos, unidas por unos fragmentos que la propia autora definió como una cierta noción del amor, resultado del amor no correspondido que sentía por su editor.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Marguerite Yourcenar son: amar con locura, amor no correspondido, amor propio, arriesgarse a ser feliz, complicidad, mitología griega, razón y pasión.

Frases de Marguerite Yourcenar Libros de Marguerite Yourcenar

Frases de Fuegos Marguerite Yourcenar

01. ¡Qué insípido hubiera sido ser feliz!

Ser feliz


02. Dios mío, en vuestras manos entrego mi cuerpo.

Confianza en Dios


03. Que no se acuse a nadie de mi vida.

Mi vida


04. Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad.

Complicidad


05. Dejar de ser amada es convertirse en invisible. Tú ya no te das cuenta de que poseo un cuerpo.

Desamor


06. No me mataré. Se olvidan tan pronto de los muertos...

Olvido


07. No darse ya es seguir dándose. Es dar nuestro sacrificio.

Sacrificio


08. Hay que amar mucho a una persona para arriesgarse a padecer. Tengo que amarte mucho para ser capaz de padecerte.

Amarte


09. Un niño es un rehén. La vida nos tiene atrapados.

Rehén


10. El amor es un castigo. Somos castigados por no haber podido quedarnos solos.

Castigo


11. ¿A donde huir? Tu llenas el mundo. No puedo huir mas que en ti.

Huir


12. Poseer es lo mismo que conocer: las Escrituras siempre tienen razón. El amor es brujo: sabe los secretos; es un zahorí: conoce los manantiales.

Escrituras


13. No hay nada que temer. He tocado fondo. No puedo caer mas bajo que tu corazón.

Caer


14. El alcohol desembriaga. Después de beber unos sorbitos de coñac, ya no pienso en ti.

Pensar en ti


15. No hay nada más sucio que el amor propio.

Amor propio


16. Por mucho que yo cambie, mi destino no cambia. Cualquier figura puede inscribirse en el interior de un círculo.

Cambio


17. Cuando vuelvo a verte, todo se torna límpido. Acepto sufrir.

Volver a verte


18. Tus cabellos, tus manos, tu sonrisa recuerdan desde lejos a alguien que yo adoro. ¿Y a quién? A ti.

Tu sonrisa


19. No puede construirse una felicidad sino sobre unos cimientos de desesperación. Creo que voy a poder ponerme a construir.

Cimientos


20. Soledad... Yo no creo como ellos creen, no vivo como ellos viven, no amo como ellos aman...Moriré como ellos mueren.

Mortales


21. En el avión, cerca de ti, ya no le tengo miedo al peligro. Uno sólo muere cuando está solo.

Cerca de ti


22. Lo único horrible es no servir para nada. Haz de mí lo que quieras, incluso una pantalla, incluso un metal buen conductor.

Horrible


23. Se llega virgen a todos los acontecimientos de la vida. Tengo miedo de no saber cómo arreglármelas con mi dolor.

Virgen


24. Un corazón es tal vez algo sucio. Pertenece a las tablas de anatomía y al mostrador del carnicero. Yo prefiero tu cuerpo.

Cuerpo


25. No hay amor desgraciado: no se posee sino lo que no se posee. No hay amor feliz: lo que se posee, ya no se posee.

Posesiones


26. No tengo miedo de los espectros. Sólo son terribles los vivos, porque poseen un cuerpo.

Espectro


27. ¿Y tú te vas? ¿Te vas? No, no te vas: yo te retengo... Me dejas tu alma entre las manos como si fuera un manto.

Alma en pena


28. No hay amores estériles. Y es inútil tomar precauciones. Cuando te dejo llevo dentro de mí el dolor, como una especie de hijo horrible.

Inútil


29. Cuando lo pierdo todo, me queda Dios. Si pierdo a Dios, vuelvo a encontrarte. No se puede poseer al mismo tiempo la noche inmensa y el sol.

Encontrarse


30. Nunca he conocido otra cosa que no fuera la adoración o el desenfreno... ¿Qué estoy diciendo? Nunca he conocido sino la adoración o la compasión.

Compasión


31. Entre la muerte y nosotros no hay, en ocasiones, sino la densidad de un único ser. Una vez desaparecido ese ser, ya no queda más que la muerte.

Único


32. Amar con los ojos cerrados es amar como un ciego. Amar con los ojos abiertos tal vez sea amar como un loco: es aceptarlo todo apasionadamente. Yo te amo como una loca.

El amor es ciego

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Fuegos" de Marguerite Yourcenar.

Libros parecidos

Síguenos