Frases de Fahrenheit 451

Fahrenheit 451

34 frases de Fahrenheit 451 (Fahrenheit 451) de Ray Bradbury, libro de 1953.... Montag es parte de una brigada de bomberos que queman libros, porque está prohibido leer. Porque leer obliga a pensar, y en ese país, pensar está prohibido.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Ray Bradbury son: búsqueda de sentido, censura, enamorarse de otra persona, falta de libertad, ficción utópica y distópica, gran hermano, quema de libros, totalitarismo.

Frases de Ray Bradbury

Frases de Fahrenheit 451 Ray Bradbury

01. No juzgue un libro por su sobrecubierta.

Juzgar


02. Vive como si fueras a morir dentro de diez segundos.

Vivir el momento presente


03. La noche en que falleció, el mundo sufrió una pérdida de diez millones de buenas acciones.

Pérdida


04. ¡Qué extraño encuentro en una extraña noche!

Extraño


05. Sin embargo, recuerde que el capitán pertenece a los enemigos más peligrosos de la verdad y de la libertad, al sólido e inconmovible ganado de la mayoría. ¡Oh, Dios! ¡La terrible tiranía de la mayoría!

Peligrosos


06. Cuanto mayor es la población, más minoría hay.

Minoría


07. Quemémoslo todo, absolutamente todo. El fuego es brillante y limpio.

Terrícola


08. No quería saber cómo se hacía algo, sino por qué.

Saber


09. Y si se ahoga, muera, por lo menos, sabiendo que se dirigía a la playa.

Náufrago


10. Tengo diecisiete años y estoy loca. Mi tío dice que ambas cosas van siempre juntas.

Adolescente


11. ¿Ha visto los carteles de sesenta metros que hay fuera de la ciudad? ¿Sabía que hubo una época en que los carteles sólo tenían seis metros de largo? Pero los automóviles empezaron a correr tanto que tuvieron que alargar la publicidad, para que durase un poco más.

Automóvil


12. Pero no considero que sea sociable reunir a un grupo de gente y, después, no dejar que hablen.

Grupo


13. Eso es lo bueno de estar moribundo. Cuando no se tiene nada que perder, pueden correrse todos los riesgos.

Moribundo


14. Todos tenemos nuestras arpas para tocar. Y, ahora, le corresponderá a usted saber con qué oído quiere escuchar.

Escuchar


15. No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe.

Quemar


16. Vivimos en una época en que las flores tratan de vivir de flores, en lugar de crecer gracias a la lluvia y al negro estiércol.

Época


17. Hemos de ser todos iguales. No todos nacimos libres e iguales, como dice la Constitución, sino todos hechos iguales. Cada hombre, la imagen de cualquier otro.

Constitución


18. Si el baloncesto y el fútbol inundan el mundo a través de la MTV, no se necesitan Beattys que prendan fuego al queroseno o persigan al lector.

Censura


19. Los buenos escultores tocan la vida a menudo. Los mediocres sólo pasan apresuradamente la mano por encima de ella. Los malos violan y la dejan por inútil.

Escultura


20. Pero esto es lo maravilloso del hombre: nunca se desalienta o disgusta lo suficiente para abandonar algo que debe hacer, porque sabe que es importante y que merece la pena serlo.

Abandonar


21. Llena tus ojos de ilusión. Ve al mundo. Es más fantástico que cualquier sueño real o imaginario. No pidas garantías, no pidas seguridad. Nunca ha existido algo así.

Garantía


22. Tiene que haber algo en los libros, cosas que no podemos imaginar para hacer que una mujer permanezca en una casa que arde. Ahí tiene que haber algo. Uno no se sacrifica por nada.

Sacrificio


23. Quizás algún hombre necesitó toda una vida para reunir varios de sus pensamientos, mientras contemplaba el mundo y su existencia y, entonces, me presenté yo y en dos minutos, ¡Zas! Todo liquidado.

Hoguera


24. Como al llenar un recipiente gota a gota, hay una gota final que lo hace desbordarse, del mismo modo, en una serie de gentilezas hay una final que acelera los latidos del corazón.

Latidos


25. No importa lo que hagas en tanto que cambies algo respecto a como era antes de tocarlo, convirtiéndolo en algo que sea como tú después de que separes de ellos tus manos.

Personal


26. Los años de universidad se acortan, la disciplina se relaja, la Filosofía, la Historia y el lenguaje se abandonan, el idioma y su pronunciación son gradualmente descuidados. Por último, casi completamente ignorados.

Decadencia


27. Si no quieres que un hombre se sienta políticamente desgraciado, no le enseñes dos aspectos de una misma cuestión, para preocuparle; enséñale sólo uno. O, mejor aún, no le des ninguno.

Poder político


28. La televisión, esa bestia insidiosa, esa medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y en realidad da muy poco.

Televisión


29. La televisión, esa bestia insidiosa, esa medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y que en realidad da muy poco.

Televisión


30. La diferencia entre el hombre que se limita a cortar el césped y un auténtico jardinero está en el tacto. El cortador de césped igual podría no haber estado allí, el jardinero estará allí para siempre.

Auténtico


31. Cuando muere, todo el mundo debe dejar algo detrás. Un hijo, un libro, un cuadro, una casa, un jardín plantado. Algo que tu mano tocará de un modo especial, de modo que tu alma tenga algún sitio a donde ir cuando tú mueras, y cuando la gente mire ese árbol o esa flor que tú plantaste, tú estarás allí.

Inmortalidad


32. Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando las letras de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado. Atibórralos de datos no combustibles, lánzales encima tantos "hechos" que se sientan abrumados. Entonces tendrán la sensación de que piensan, tendrán la impresión de que se mueven sin moverse. Y serán felices. No les des Filosofía o Sociología para que empiecen a atar cabos.

Sociología

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Fahrenheit 451" de Ray Bradbury.

Síguenos