Frases de Esperando a los bárbaros

Esperando a los bárbaros

23 frases de Esperando a los bárbaros (Waiting for the barbarians) de J. M. Coetzee, libro de 1980.... Un día el Imperio decidió que los bárbaros eran una amenaza a su integridad, pese a no ser un peligro para nadie. Llegaron policías y militares, y torturaron, asesinaron y encarcelaron. Todo se cubrió de oscuridad.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de J. M. Coetzee son: alegoría, apartheid, coacción totalitaria, colonialismo, dignidad del ser humano, imperio maligno, muerte, persecución, presos políticos, secuestro, terrorismo de estado, tortura, traición.

Frases de J. M. Coetzee

Frases de Esperando a los bárbaros J. M. Coetzee

01. El dolor es la verdad, todo lo demás está sujeto a duda.

Suplicio


02. El Imperio no exige que sus servidores se amen los unos a los otros sino únicamente que cumplan con su obligación.

Despotismo


03. El sueño ya no es un baño curativo, la recuperación de las fuerzas vitales, sino la nada, un encuentro nocturno con la destrucción.

Destrucción


04. Decidí que cuando la civilización supusiera la corrupción de las virtudes bárbaras y la creación de un pueblo dependiente, estaría en contra de la civilización.

Barbarie


05. Ahora todo lo que quiero es vivir tranquilamente lo que me quede de vida en un mundo conocido, morir en mi propia cama y ser escoltado a la tumba por mis viejos amigos.

Viejos amigos


06. Los imperios se condenan a vivir en la historia y a conspirar contra la historia. La inteligencia oculta de los imperios solo tiene una idea fija: cómo no acabar, cómo no sucumbir, cómo prolongar su era.

Sucumbir


07. Nos sentamos en la mejor habitación de la posada con una botella y un cuenco de nueces entre nosotros. No abordamos la razón de su presencia en este lugar. Se encuentra aquí a causa del estado de emergencia y con eso basta.

Nueces


08. Se me ocurre que le diga lo que le diga, lo oirá con simpatía, con amabilidad. ¿Pero qué puedo decirle? "¿Suceden cosas horribles mientras nosotros dormimos por la noche?". El chacal arranca las entrañas de la liebre, pero el mundo sigue su curso.

Seguir adelante


09. No es un mal muñeco de nieve. Esta no es la escena con la que soñé. Como otras muchas cosas ahora, la dejo con una sensación de estupidez, como alguien que se extravió hace mucho tiempo pero persevera por un camino que quizá no conduzca a ninguna parte.

Estupidez


10. Me aterra pensar qué va a ser de nosotros. Quiero tener esperanza y vivir al día. Pero a veces me imagino de repente lo que podría suceder y el miedo me paraliza. Ya no sé qué hacer. Sólo pienso en los niños. ¿Qué va a ser de los niños?

Terrorismo de estado


11. La inteligencia oculta de los Imperios sólo tiene una idea fija: cómo no acabar, cómo no sucumbir, cómo prolongar su era. De día persiguen a sus enemigos. Son taimados e implacables, envían a sus sabuesos por doquier. De noche se alimentan de imágenes de desastre: saqueo de ciudades, aniquilamiento de poblaciones, pirámides de huesos, hectáreas de desolación.

Imperio


12. El espacio es sólo espacio, la vida es sólo vida, igual en todas partes. Pero en lo que a mí respecta, mantenido por el trabajo de otros, carente de vicios civilizados con los que llenar mi tiempo libre, alimento mi melancolía y trato de encontrar en el vacío del desierto un sentido histórico especial. ¡Vano, inútil, equivocado! ¡Menos mal que nadie me ve!

Civilizado


13. Puede que en mi excavación sólo haya escarbado la superficie. Puede que a tres metros bajo tierra se encuentren las ruinas de otro fuerte, arrasado por los bárbaros, habitado por los huesos de un pueblo que creyó que estaría a salvo entre altas murallas. Puede que cuando piso el suelo del Juzgado, si eso es lo que es, tenga bajo mis pies la cabeza de un magistrado como yo, otro sirviente canoso de un Imperio que, enfrentado finalmente al bárbaro, sucumbió en el terreno de su jurisdicción.

Poder judicial

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Esperando a los bárbaros" de J. M. Coetzee.

Síguenos