Frases de Eros y civilización

Eros y civilización

18 frases de Eros y civilización (Eros und Kultur) de Herbert Marcuse, libro de 1955.... Partiendo de la tesis sustentada por Freud de que la civilización necesita una rígida restricción del "principio del placer", el autor aduce que ésta depende de la abolición gradual de todo lo que constriña las tendencias instintivas del hombre.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Herbert Marcuse son: civilización, erotismo, escuela de fráncfort, marxismo, pesimismo, psicología social, represión, sexualidad, teoría crítica.

Frases de Herbert Marcuse

Frases de Eros y civilización Herbert Marcuse

01. La cultura exige continua sublimación; por tanto, debilita a Eros, el constructor de la cultura.

Cultura


02. El instinto de la muerte es destructividad no por sí misma, sino para el alivio de una tensión.

Tensión


03. De acuerdo con la concepción de Freud la ecuación de libertad y felicidad convertida en tabú por el consciente, es sostenida por el inconsciente.

Tabú


04. Bajo el principio de la realidad, el ser humano desarrolla la función de la razón: aprende a "probar" la realidad, a distinguir entre lo bueno y lo malo, verdadero y falso, útil y nocivo.

Probar


05. La desexualización al debilitar eros, desata los impulsos destructivos. Así la civilización está amenazada por una separación instintiva en la que el instinto de la muerte lucha por ganar ascendencia sobre los instintos de la vida.

Instinto


06. El principio de la realidad se materializa en un sistema de instituciones. Y el individuo, creciendo dentro de tal sistema, aprende los requerimientos del principio de la realidad, como los de la ley y el orden, y los transmite a la siguiente generación.

Instituciones


07. Las perversiones parecen rechazar el completo esclavizamiento del ego del placer por el ego de la realidad. Exigiendo libertad instintiva en un mundo de represión, a menudo están caracterizadas por un fuerte repudio de ese sentimiento de culpa que acompaña a la represión sexual.

Perversión


08. La libido es desviada para que actúe de una manera socialmente útil, dentro de la cual el individuo trabaja para sí mismo sólo en tanto que trabaja para el aparato, y está comprometido en actividades que por lo general no coinciden con sus propias facultades y deseos.

Libido


09. La organización social de los instintos sexuales convierte en tabúes como perversiones prácticamente todas sus manifestaciones que no sirven o preparan para la función procreativa. Sin las más severas limitaciones, ellas contraatacarían a la sublimación, de la que depende el crecimiento de la cultura.

Tabú


10. La restauración de los derechos de la memoria es un vehículo de liberación (...) Sin la liberación del contenido reprimido de la memoria, sin la liberación de su poder liberador; la sublimación no represiva es inimaginable (...) El tiempo pierde su poder cuando el recuerdo redime al pasado.

Liberación


11. La lucha contra la libertad se reproduce a sí misma, en la psique del hombre, como la propia represión del individuo reprimido, y a su vez su propia represión sostiene a sus dominadores y sus instituciones. Es esta dinámica mental la que Freud revela como la dinámica de la civilización.

Represión


12. La reactivación de los deseos y actitudes prehistóricas y de la infancia no es necesariamente regresión; puede ser lo contrario: proximidad a una felicidad que ha sido siempre la promesa reprimida de un futuro mejor. En una de sus más avanzadas formulaciones, Freud definió una vez la felicidad como la subsecuente realización de un deseo prehistórico. Por eso la riqueza trae tan poca felicidad: el dinero no era un deseo en la niñez.

Regresión


13. La represión desde afuera ha sido sostenida por la represión desde dentro. El individuo sin libertad, introyecta a sus dominadores y sus mandamientos dentro de su propio aparato mental. La lucha contra la libertad se reproduce a sí misma en la psique del hombre, como la propia represión del individuo reprimido, y a su vez, su propia represión sostiene a sus dominadores y sus instituciones. Es esta dinámica mental la que Freud revela como la dinámica de la civilización.

Represión

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Eros y civilización" de Herbert Marcuse.

Síguenos