Frases de En terreno vedado: historias de Wyoming

En terreno vedado: historias de Wyoming

11 frases de En terreno vedado: historias de Wyoming (Close range: Wyoming stories) de Annie Proulx, libro de 1999.... Dos vaqueros se conocen de casualidad. Cuando su jefe los envía a cuidar ganado a la montaña Brokeback, entre ambos surge un sentimiento especial que deriva en una relación íntima.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Annie Proulx son: adaptada al cine, amor auténtico, amor imposible, amores secretos, descubrimiento de la orientación sexual, divorcio, historias de vaqueros, homosexualidad, matrimonio sin amor, relaciones personales, vida rural.

Frases de Annie Proulx Libros de Annie Proulx

Frases de En terreno vedado: historias de Wyoming Annie Proulx

01. Ojalá supiera cómo dejarte.

Abandonar


02. Nada terminó, nada comenzó, nada se resolvió

Nada


03. (...) Se sentía peor que en toda su vida y esa sensación no lo abandonó en mucho tiempo.

Peor


04. Se despertaba apesadumbrado, otras con la antigua sensación de dicha y liberación; la almohada estaba a veces húmeda, otras veces las sábanas.

Liberación


05. ¿Sabes una cosa? He pasado mucho tiempo tratando de averiguar si era...Y sé que no lo soy. Y si no, mira cómo estamos, los dos con mujer e hijos...

Homosexual


06. Había un espacio abierto entre lo que sabía y lo que trataba de creer, pero no podía hacer nada al respecto, y cuando algo no tiene remedio, hay que aguantarse.

Remedio


07. Había algo de espacio abierto entre lo que él sabía y lo que intentaba creer, pero no se podía hacer nada al respecto, y si no puede solucionarlo, tiene que soportarlo.

Soportar


08. (...) Cabalgando contra el viento para volver con el rebaño en La Traicionera y luz, pensó que en su vida lo había pasado mejor, se sentía capaz de quitarle el blanco a la luna de un zarpazo.

Rebaño


09. Todo lo que no se habían dicho durante años y ya no se podían decir, confesiones, declaraciones, vergüenzas, culpas, miedos, se alzó entre ellos como enormes nubes de vapor de un manantial de aguas termales en invierno.

Nubes


10. (...) Arrojó leña seca al fuego, del que saltaron chispas llevándose sus verdades y mentiras; unas cuantas ascuas aterrizaron en sus manos y sus caras, una vez más, y ellos se revolcaron en el suelo. Había algo que nunca cambiaba: la luminosa intensidad de sus infrecuentes acoplamientos siempre quedaba oscurecida por la sensación de que el tiempo volaba, nunca había suficiente tiempo, nunca.

Intensidad


11. Y así fue. Nunca hablaban de sus relaciones sexuales, dejaban que surgieran, al principio solo en la tienda de noche, luego a plena luz del día con el sol cayendo a plomo, y de noche en el resplandor de la hoguera, deprisa, a lo bruto, riendo y resoplando, no sin ruidos, pero sin pronunciar una maldita palabra a excepción de la vez que Ennis dijo: "Yo no soy maricón", y Jack se apresuró a dejar claro: "Yo tampoco. Una y no más. Esto queda entre nosotros".

Homosexual

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "En terreno vedado: historias de Wyoming" de Annie Proulx.

Libros parecidos

Síguenos