Frases de En las montañas de la locura

En las montañas de la locura

21 frases de En las montañas de la locura (At the mountains of madness) de Howard Phillips Lovecraft, libro de 1936.... Historia de la expedición desastrosa que realizan un grupo de expertos a la Antártida, en el que descubren unos seres biológicamente extraordinarios que fueron casi extinguidos por una especie de robots de su propia creación.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Howard Phillips Lovecraft son: alucinaciones, ambientado en la antártida, cementerio, expedición, extrañas criaturas, extraterrestres, horror, mitos de cthulhu, resistencia, robots.

Frases de Howard Phillips Lovecraft Libros de Howard Phillips Lovecraft

Frases de En las montañas de la locura Howard Phillips Lovecraft

01. Era necesario frenar la imaginación al socaire de aquellas ensombrecedoras montañas de locura.

Montañas


02. El lugar lógico para encontrar una voz de otros tiempos es un cementerio de otros tiempos.

Cementerio


03. Durante un segundo admiramos, conteniendo el aliento, la cósmica belleza sobrenatural del espectáculo, y luego un vago terror comenzó a apoderarse de nosotros.

Sobrenatural


04. El gobierno era, evidentemente, complejo y probablemente de tipo socialista, aunque nada podía deducirse con certidumbre acerca de esto de los bajorrelieves que vimos.

Socialista


05. Desde nuestro regreso, todos hemos procurado disuadir a los posibles exploradores de la Antártida, reservándonos ciertas dudas y suposiciones con espléndida unanimidad y fidelidad.

Suposiciones


06. Aunque excesivamente primitivo y arcaico en algunas de sus características, el ser poseía un conjunto de centros ganglionares y conjuntivos que suponían un desarrollo enormemente especializado.

Criatura


07. Si los mapas y los bajorrelieves de aquella ciudad prehumana no mentían, aquellas misteriosas montañas color violeta no podían encontrarse a una distancia muy inferior a las trescientas millas.

Montañas


08. Sobre la mesa del laboratorio, y alrededor de ella, había esparcidas otras cosas, y no tardamos en adivinar que eran los trozos, minuciosa pero extraña y torpemente diseccionados de un hombre y un perro.

Extraño


09. Era arriesgado volar sobre la Antártida con un solo aparato y sin contar con una línea de bases de apoyo, pero ninguno vaciló ante lo que parecía ser un caso de absoluta necesidad.

Volar


10. Nos dirigimos hacia él, y cuando al fin pudimos llegar a tocar sus ciclópeos bloques tuvimos la sensación de haber establecido un eslabón sin precedentes, casi blasfemo, con olvidados eones normalmente arcanos para nuestra especie.

Especie


11. Debimos suponer desde un principio que la curiosidad humana no muere y que los resultados que dimos a conocer bastarían para servir de acicate a otros y lanzarlos a la misma búsqueda milenaria de lo desconocido.

Curiosidad


12. Pero lo cierto era que continuaba el silencio total, y cuando pensábamos en la fuerza delirante que el viento debía haber alcanzado en su campamento no podíamos alejar de nuestra imaginación los más ominosos presagios.

Campamento


13. La imagen de aquella titánica muralla montañosa situada a setecientas millas de distancia inflamó nuestro más hondo sentido de la aventura y nos congratulamos de que fuera nuestra expedición, aunque no nosotros personalmente, quien la hubiera descubierto.

Expedición


14. (...) Estaba totalmente desquiciado y lo primero que recuerdo del resto de nuestro recorrido es el canturreo maquinal de mi compañero, su letanía incoherente en la cual, solamente yo entre todos los seres humanos, podía encontrar algo que no fuera inoportuna demencia.

Incoherente


15. Pero lo que pudimos ver, pues, para colmo de males, la neblina efectivamente se había aclarado, fue algo completamente diferente e inconmensurablemente más horrendo y detestable. Aquello era la encarnación real de "lo que no debe ser" del autor de novelas fantásticas.

Niebla


16. Era vegetal en parte, pero poseía tres cuartas partes de las características esenciales de la estructura animal. Su contorno simétrico y ciertas otras características indicaban claramente un origen marino, pero no se podía determinar con exactitud el limite de sus posteriores adaptaciones.

Origen


17. Es absolutamente necesario para la paz y la seguridad de la humanidad que algunos rincones oscuros y muertos, algunas profundidades insondables de la Tierra, no sean perturbados, no sea que ciertas adormecidas anomalías recobren vida activa y ciertas obscenas supervivencias salgan reptando de sus oscuras guaridas para lanzarse a nuevas y mayores conquistas.

Seguridad

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "En las montañas de la locura" de Howard Phillips Lovecraft.

Libros parecidos

Síguenos