Frases de El vino de la soledad

El vino de la soledad

7 frases de El vino de la soledad (Le vin de solitude) de Irene Némirovsky, libro de 1935.... Historia que recrea el destino de una adinerada familia rusa refugiada en París (Francia), y describe la venganza de una joven contra su madre.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Irene Némirovsky son: amante, exilio, huérfanos, inmigrantes, madurar de golpe, refugiados, relación madre-hijo, revolución rusa, secuelas infancia infeliz, venganza.

Frases de Irene Némirovsky Libros de Irene Némirovsky

Frases de El vino de la soledad Irene Némirovsky

01. Como a todo, a amar también se aprende, y esa técnica ya no cambia... Y se emplea, pese a uno mismo, con mujeres diferentes...

Hacer el amor


02. Se sentía maniatado tanto por la servidumbre de los sentidos como por la mera costumbre. Experimentaba el miedo a una soledad aún más amarga, irremediable...

Servidumbre


03. Sin duda, cuando se ama de ese modo, nunca puede admitirse la muerte. Se cree que el amor protege. Incluso si no vuelve, si se extravía en la nieve o lo alcanza una bala perdida, lo esperará... Fielmente.

Amor incondicional


04. ¿Lo amará ella? -se preguntó la joven mientras su madre bailaba en brazos de su amante y cuando ambas se reencontraban sobre el pulido parqué del vestíbulo-. Es vieja, vive desesperadamente su vejez; está comprando una ilusión...

Amante


05. Porque llega una edad en que la piedad que hasta entonces se reservaba únicamente para los niños toma otra forma, una edad en que se contemplan los marchitos rostros de los "viejos" con el presentimiento de que un día nos pareceremos a ellos... Y ése es el principio del fin de la primera infancia.

Infancia


06. La niña se había transformado en joven mujer. Un mundo se había desmoronado, arrastrando a innumerables personas a la muerte, pero de eso Elena no se acordaba, o más bien un feroz egoísmo lo velaba en su interior: rechazaba los recuerdos fúnebres con la implacable dureza de la juventud; sólo le quedaba la conciencia de su fuerza, su edad, su poder embriagador.

Dureza


07. (...) Pero le gustaban los libros y el estudio, como a otros el vino, porque ayuda a olvidar. ¿Qué otra cosa conocía? Vivía en una casa desierta y silenciosa. El sonido de sus pasos en las habitaciones vacías, la quietud de las gélidas calles tras las ventanas cerradas, la lluvia o la nieve, la temprana oscuridad, una lámpara fija que, encendida frente a ella, iluminaba las largas veladas y que miraba durante horas, hasta que empezaba a balancearse lentamente ante sus cansados ojos... Ése era el escenario de su existencia.

Lámpara

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El vino de la soledad" de Irene Némirovsky.

Síguenos