Frases de El viejo expreso de la Patagonia

El viejo expreso de la Patagonia

19 frases de El viejo expreso de la Patagonia (The old patagonian express) de Paul Theroux, libro de 1979.... Libro de Paul Theroux.

Frases de Paul Theroux

Frases de El viejo expreso de la Patagonia Paul Theroux

01. Los aviones nos han entontecido e insensibilizado; nos hacen torpes, como unos amantes con armaduras.

Volar


02. A primera vista, parecía la típica clase de relación del tipo hongo-estiércol que existe en las fronteras de muchos países desiguales.

Relación


03. Abandonar el hogar no supone ninguna conmoción, sino más bien una lenta acumulación de tristeza a medida que los lugares familiares pasan ante la ventana, desaparecen y se convierten en parte del pasado. El tiempo se hace visible y se mueve junto con el paisaje. Me era mostrado a cada segundo mientras pasaba zumbando el tren, dejando atrás los edificios a una velocidad que me ponía melancólico.

Melancólico


04. Viajar no es irse de vacaciones, y a menudo es lo contrario de un descanso.

Vacaciones


05. La transitoriedad del viaje intensifica a menudo la amistad y la convierte en intimidad.

Intimidad


06. Defines el buen vuelo en negativo: no te han secuestrado, no te has estrellado, no has vomitado, no te has retrasado, no te ha parecido un asco la comida. Y estás agradecido.

Volar


07. No tienes que juzgar a la gente por el país...En Suramérica es siempre sensato juzgar a la gente por la altitud.

América del sur


08. La gente se quejaba de la barbarie de los lugares, pero por lo que a mí respectaba no eran lo bastante bárbaros.

Barbarie


09. La gente agarrada es tan roñosa con la amistad como con el dinero; Suspicaz, incrédula e indiferente.

Indiferente


10. (...) Había visto sitios bonitos y personas agradables. Había llenado centenares de páginas de mi diario y estaba seguro ya de llegar a Esquel, en la Patagonia, la pequeña ciudad que había visto en mi mapa y que se había convertido en destino arbitrario.

Patagonia


11. ¡La Patagonia! Es tan lejos que hablan diferente. -Me sonrió-. Así que ha estado en La Quiaca y ahora va a la Patagonia. Son los extremos de Argentina.

Patagonia


12. En la Patagonia no hay nada. No es el Sahara, pero es lo más parecido que se pueda encontrar en Argentina. No, en la Patagonia no hay nada. Si es así, pensé -si de verdad no hay nada-, entonces es el lugar perfecto para acabar este libro.

Patagonia


13. (...) Había llenado con hojas de mate (son de un árbol perenne, el Ilex) un pequeño recipiente e introdujo una bombilla, una especie de paja de plata. El recipiente era de hueso, un cuerno de vaca adornado con una tosca caligrafía. Hay muchas cosas que hacer en Esquel...Vertió agua hirviendo sobre las hojas y me acercó el mate.

Mate


14. La lectura altera la apariencia de un libro. Una vez leído, ya nunca parece el mismo; la gente deja su impronta individual en un libro que ha leído. Uno de los placeres de la lectura es percibir esa alteración en las páginas y el modo en que, leyéndolo, te apropias del libro.

Lectura


15. Hay pocas cosas más desagradables para el espíritu humano, incluso en la Patagonia, que tener a alguien detrás masticando y chupando cubitos de hielo.

Patagonia


16. Había leído acerca del fútbol latinoamericano: el caos, los disturbios, las multitudes de hinchas apasionados, el modo en que las frustraciones políticas se ventilaban en los estadios. Sabía a ciencia cierta que si uno quería entender a los británicos ayudaba presenciar un partido de fútbol; después, ya no parecían tan herméticos y correctos. En realidad, un partido de fútbol británico era la ocasión para entablar una especie de guerra de pandillas entre los jóvenes espectadores. El musculoso ritual del deporte constituía siempre una clara demostración de los impulsos más salvajes del carácter nacional. Los Juegos Olímpicos son interesantes en gran medida porque son una pantomima de guerra mundial.

Fútbol


17. (...) En un lugar donde se describía a Jesucristo como un tipo musculoso, un apuesto latino de ojos azules con pelo engominado, la religión era una especie de romance.

Jesucristo


18. Las estaciones y los ferrocarriles de Argentina son de apariencia británica por una buena razón: la mayoría de ellos fueron construidos y dirigidos por los británicos hasta que, en 1947, en lo que quizá fue uno de los peores negocios jamás realizados, los compró Juan Domingo Perón.

Argentina


19. La verdad es que los peores trenes son los que atraviesan los mejores paisajes.

Ferrocarril

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El viejo expreso de la Patagonia" de Paul Theroux.

Síguenos