Frases de El último catón

El último catón

14 frases de El último catón de Matilde Asensi, libro de 2001.... Valiosas reliquias están desapareciendo de distintos lugares del mundo. Una paleógrafa, un arqueólogo y del capitán de la Guardia Suiza Vaticana deberán resolver el misterio.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases del libro de Matilde Asensi "El último catón" son: Enigmas, Ficción histórica, Purgatorio, Reliquias, Sociedades Secretas, Vaticano.

Frases de Matilde Asensi Libros de Matilde Asensi

Frases de El último catón Matilde Asensi

01. La Iglesia es santa, pero, sin duda, sus miembros son muy pecadores.

Frases de pecadores


02. Treinta y nueve años de castidad y abstinencia habían sido suficientes. Dios lo comprendería.

Frases de castidad


03. El arte y la cultura aumentan la armonía, la tolerancia y la comprensión entre las personas.

Frases de tolerancia


04. ¿Por qué creemos que vivimos nuestras vidas -dije, al fin-, cuando son nuestras vidas las que nos viven a nosotros?

Frases de arte de vivir


05. Seguir las normas es siempre mucho más sencillo: te evitas los remordimientos y las culpabilidades, te ahorras las inseguridades y, encima, puedes sentirte orgullosa de lo que has hecho.

Frases de normas


06. Dentro de nuestro sistema educativo, los sentidos, y todo cuanto se relaciona con ellos, son una parte fundamental. ¿Cómo, si no, podrían los niños estudiar la Naturaleza, experimentar, sacar conclusiones propias y comprobarlas?

Frases de estudiar


07. El gobierno no puede espiar a su propio pueblo, hijo, ni actuar como carcelero o censor de la opinión y la libertad de su gente. Y mucho menos puede hacerlo una religión, sea la que sea.

Frases de censura


08. Vivimos inmersos en una ceguera total desde el día de nuestro nacimiento hasta el día de nuestra muerte y, en el breve intermedio que llamamos vida, somos incapaces de controlar lo que sucede a nuestro alrededor.

Frases de ceguera


09. Por norma, todas las religiones del mundo discriminan a las mujeres, bien situándolas en un incomprensible segundo plano o bien legitimando que puedan ser maltratadas y vejadas. Es algo realmente lamentable a lo que nadie parece querer encontrar una solución.

Frases de discriminación


10. Jerusalén seguía estando llena de ira, de sangre, de rencor y de muerte. Bien podría Jesús haber elegido otra ciudad para morir y Mahoma otra para ascender al cielo. Habrían salvado muchas vidas humanas y muchas almas que no hubieran conocido el odio.

Frases de jerusalén


11. Uno de mis grandes pecados es el orgullo, lo reconozco, el orgullo en todas sus variaciones de arrogancia, vanidad, soberbia... Nunca me arrepentiré lo suficiente ni haré la suficiente penitencia, pero soy incapaz de rechazar un desafío o de amilanarme ante una provocación que ponga en duda mi inteligencia o mis conocimientos.

Frases de arrogancia


12. Por costumbre, todo cuanto fuera contra la Iglesia quedaba más o menos alejado de mi vida y de la vida de todos los religiosos y religiosas. No es que no pudiéramos saber -que podíamos-, es que no queríamos; a priori, no nos gustaba escuchar este tipo de acusaciones y hacíamos oídos más o menos sordos a los escándalos anticlericales.

Frases de escándalo


13. Las cosas hermosas, las obras de arte, los objetos sagrados, sufren, como nosotros, los efectos imparables del paso del tiempo. Desde el mismo instante en que su autor humano, consciente o no de su armonía con el infinito, les pone punto y final y las entrega al mundo, comienza para ellas una vida que, a lo largo de los siglos las acerca también a la vejez y a la muerte. Sin embargo, ese tiempo que a nosotros nos marchita y nos destruye, a ellas les confiere una nueva forma de belleza que la vejez humana no podría siquiera soñar en alcanzar.

Frases de paso del tiempo


14. No, ateo no, me dije mientras encendía la luz de la mesilla y me incorporaba para saltar de la cama. Nadie era ateo, por mucho que presumiera de ello. Todos, de una manera o de otra, creíamos en Dios, al menos eso era lo que me habían enseñado a pensar, y Farag también creería en Él a su manera, dijera lo que dijese. Aunque, a lo peor, esta opinión, tan propia de nosotros los creyentes, no era más que una actitud intolerante y prepotente y, en realidad, sí que había gente que no creía en Dios, por extraño que nos resultase.

Frases de ateo

Obras similares

Obras cuyas frases comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El último catón", de Matilde Asensi.

Síguenos