Frases de El último adiós

El último adiós

35 frases de El último adiós (The lake house) de Kate Morton, libro de 2015.... Un niño desaparecido. Una casa abandonada. Un misterio sin resolver. Todas las familias tienen secretos y, para algunas, basta sólo un acontecimiento para todos los oscuros secretos salgan a la superficie.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Kate Morton son: amistad, casa aislada, escapar, ficción con policías, ficción sobre escritores, la fragilidad de la vida, misterio, mujer independiente, paso del tiempo, personas desaparecidas, secreto de su pasado.

Frases de Kate Morton Libros de Kate Morton

Frases de El último adiós Kate Morton

01. La embriagadora sensación de enamorarse...

Enamorarse


02. Cielos. Hoy nos hemos levantado nostálgicas.

Nostalgia


03. Siempre había desconfiado del cariño repentino.

Cariño


04. Puedo soportar el dolor si pienso que es feliz.

Soportar


05. Había demasiado que decir y demasiado poco tiempo.

Hablar


06. Quería perderse, olvidarse de todo y de todos.

Perderse


07. Nació usted para ser el héroe de un cuento.

Héroe


08. No es una persona, es un personaje. Son cosas distintas.

Personaje


09. La única opción que le quedaba era enterrar las pruebas.

Pruebas


10. ¿Nunca ha sentido deseos de desaparecer para el resto del mundo?

Desaparecer


11. Resultó que no había abandonado la esperanza, después de todo.

Esperanza


12. No hagas nunca una promesa a menos que estés preparada para cumplirla.

Promesa


13. Y lo peor es que tengo la sospecha de que soy yo quien pierde.

Sospechas


14. Sabía ver a las personas, incluso a las que se esforzaban en ocultarse.

Ver


15. Nada lograba sustituir la inmediatez de una conversación verdadera con un alma comprensiva.

Conversación


16. En mi defensa si es que se me permite defenderme, diré que lo amo.

Defensa


17. No era capaz de imaginar que nadie, en ningún lugar, fuera igual de feliz.

Soy feliz


18. Descubre qué despierta la pasión de una persona y lo demás vendrá solo.

Pasión


19. Una locura compartida, dos personas sensatas que fomentan la una en la otra el mismo delirio.

Delirio


20. El tiempo tenía el extraño poder de eclipsar incluso las pasiones más intensas.

Fin del amor


21. No hay nada tan molesto como alguien que cree ser tu amigo solo porque te reconoce.

Amigo


22. En todo momento había visto solo lo que deseaba ver: el reflejo de sus deseos.

Reflejo


23. ¿Cómo le puedes pedir a un hombre que mate y que luego vuelva a la normalidad?

Normalidad


24. Si un hombre no puede ser útil a su país, más le vale estar muerto.

País


25. El tiempo tenía una extraña manera de deformarse cuando su mente se concentraba sobre algún asunto.

Concentrarse


26. Le resultaba difícil aceptar que la vida de una persona se desmoronara dos veces por el mismo error.

Error


27. Las personas son fascinantes, ¿No es cierto?, sobre todo cuando llegas a descubrir qué les hace ser como son.

Descubrir


28. Uno siempre cree que hay tiempo, hasta que un día te das cuenta de que ya no es así.

Paso del tiempo


29. Por muy lejos que huyamos, por mucho que empecemos de nuevo, el pasado siempre encuentra la manera de acortar distancias y alcanzarnos.

Huir


30. Las personas tenían el repugnante hábito de cambiar. O de irse. O de morir. Los lugares eran más fiables.

Repugnante


31. Ante ese amor el resto del mundo desaparecía; tenía el poder de volver irracional incluso a la más sensata de las personas...

Locura de amor


32. Esa capa de hielo que golpea a una persona que se ha adiestrado a sí misma, a lo largo de toda la vida, a mantener la compostura.

Hielo


33. Había salido de detrás de su propia leyenda y se había revelado como un ser humano, con la misma fragilidad que el resto de los mortales.

Fragilidad


34. No podía evitar sentir que el tejido de su vida comenzaba a deshilacharse, que se deshacía. Más aún, que dejarlo escapar no era tan mala idea.

Tejido


35. Las personas eran diferentes antaño, más estoicas. Se hablaba mucho menos sobre las emociones de uno. A las personas se les enseñaba desde la infancia a no llorar al hacerse daño, a ser buenos perdedores, a negar el miedo.

Daño

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El último adiós" de Kate Morton.

Libros parecidos

Síguenos