Frases de El testigo


La realidad podía ser horrenda, pero no concebía la posibilidad de abandonarla. 5. La Puerta de Babilonia, frases El testigo

Frases de abandonar


Ya lo dijo Marx: la historia ocurre dos veces, primero como tragedia, luego como telenovela. 1. Los Guajolotes, frases El testigo

Frases de tragedia


La vida privada del conservador ilustrado no había estado libre de rumores. Soltero hasta los cuarenta y dos, fomentó leyendas de donjuanismo que fueron relevadas por sospechas de homosexualidad hasta que, hacía apenas unos cuatros años, se casó con una japonesa a la que conoció en Kioto, mientras estudiaba los haikus de Tablada. 9. El salvavidas, frases El testigo

Frases de soltero


Ten cuidado con la gente, no les vayas a hacer un chistecito que te cueste caro. Los indios no son irónicos. 5. La Puerta de Babilonia, frases El testigo

Frases de irónico


Nadie conoce una ciudad como los policías y los mendigos. Perdón por este arrebato sociológico, pero a veces me da por la Escuela de Frankfurt, y yo estoy en una interesante intersección sociométrica: un mendigo con alma de investigador de homicidios. 10. Vaquero del Mediodía, frases El testigo

Frases de investigador


Desde su regreso a México, el pasado fluía hacia adelante y la vida fluía hacia atrás. Demasiadas cuentas pendientes. El cambio, del que tanto habló en París con Jean-Pierre, parecía una cripta mal cerrada. 16. "Agua en boca", frases El testigo

Frases de pendientes


El desorden no era el de una habitación revisada por extraños sino el de alguien que vive en una confusión de actividades. 5. La Puerta de Babilonia, frases El testigo

Frases de desorden


El silencio trabajaba en favor de su desprecio. No iba a decir lo que sabía y su mirada implicaba que sabía lo suficiente. 10. Vaquero del Mediodía, frases El testigo

Frases de desprecio


Julio pensó en las piernas de Ignacia, en la línea blanca que le atravesaba un muslo, como una cicatriz en diagonal. "Es mi marca", le decía ella. A veces, después de hacer el amor, la línea parecía borrarse, luego reaparecía, trazada por un lápiz afilado. 30. El Ánima Sola, frases El testigo

Frases de marca


El tiempo había pasado con suficiente fuerza para reducir su nerviosa pasión de entonces al rango de las anécdotas curiosas, que envejecen mal y empiezan a parecer artificiales, como si dependieran de una tecnología del recuerdo ya obsoleta que revelaba que el drama se montó en un escenario de cartón piedra. 2. El samurai, frases El testigo

Frases de añoranza


Tengo una teoría: la televisión no pertenece a la cultura sino a la neurología; estimula un enlace de neurocircuitos que te permite ver en estado de zombi, suspendiendo el juicio. Y no sólo eso, también los que están dentro de la pantalla se encuentran alterados; el efecto de las cámaras produce una especie de trance, como el aura luminosa que ven los afectados de jaquecas y que tantas veces se confundió con las apariciones religiosas. 32. Eleno, frases El testigo

Frases de televisión

Obras relacionadas

El testigo

El testigo (2004), Juan Villoro
  • Libro, 2004
  • Frases de El testigo: Julio vuelve a su país después de una larga ausencia. Pero esta vuelta a un presente muy distinto del que dejara cuando se fue, se convertirá en una oportunidad de descifrar su pasado.
  • Libro esencial

Autor

Juan Villoro (1956): Escritor, novelista, ensayista y periodista mexicano, autor de "El testigo" (2004), "Dios es redondo" (2006), "El libro salvaje" (2008) "Conferencia sobre la lluvia" (2013) y "Balón divido" (2014).


Palabras clave

Ficción histórica Historias cruzadas México Tormentoso pasado Profesor Paso del tiempo

Síguenos en