Frases de El señor Phillips

6 frases de El señor Phillips (Mr Phillips) de John Lanchester, obra de 2000.

También puedes leer todas las frases de John Lanchester que tenemos.

Frases del obra

El señor Phillips

01.A menudo, el deseo de los hombres de no ser ridículos es lo que los hace ridículos.

Frases de ridículo


02.El prever un día de duro trabajo siempre le hace sentirse como Supermán frente a un villano que empuña un trozo de criptonita.

Frases de villano


03.No todos los sueños son eróticos. Ni todas las mujeres, reales.

Frases de erótico


04.Ha descubierto que existen muchos secretos en torno al sexo, secretos que superan con mucho a los que lo rodeaban cuando él, de joven, se hacía ilusiones al respecto: cuando el sexo era el país de las posibilidades, el territorio de las películas y la música pop, la cosa más prohibida y más excitante del mundo. El sexo en sí mismo constituía un secreto en el que te iniciabas de una vez y para siempre; y todo lo que le concernía tenía que ver con los secretos, algunos de los cuales no eran ciertos («una chica no puede quedarse embarazada a no ser que se corra», «si te pajeas demasiado, te quedas ciego») y otros, al final, sí (como que era lo mejor del mundo). Pero todos esos secretos no son nada comparados con el auténtico secreto, la verdad que nadie quiere contarte y que ni siquiera los adultos discuten o admiten, y que, como todos los secretos importantes, es sorprendente y radical y obvio: es decir, que nadie lo practica nunca.

Frases de sexualidad


05.El sueño es una cuenta corriente en la que uno ingresa dinero cuando es joven y lo va sacando a medida que se hace mayor.

Frases de sueño


06.Un tren, uno de esos trenes pequeños de pasajeros, sin gracia alguna, que parecen cajas, asoma por la curva a unos cuatrocientos metros de distancia y empieza a frenar al entrar en la estación. Los pasajeros que llenan el andén se congregan junto a las puertas, que se abren con una especie de resuello, y varias decenas de personas salen de los vagones rápidamente, fijándose en el hueco, antes de que otras doscientas entren en tropel. Al igual que muchos pasajeros habituales experimentados, el señor Phillips tiene toda una serie de técnicas para coger sitio: rodear a hurtadillas el lateral de la puerta y deslizarse sobre uno de los trasportines o apresurarse hasta alcanzar el extremo del vagón, abriéndose paso entre los grupos de pasajeros, maletines, periódicos y piernas extendidas.

Frases de tren

Frases de obras similares