Frases de El ruido y la furia


A pesar de sus mezquinas trapacerías y de su hipocresía, ante las narices del señor no olería peor que algunos otros.

Frases de hipocresía


El dinero no vale nada; Lo que te compras sí.

Frases de comprar


Un hombre es la suma de sus desdichas. Se podría creer que la desdicha terminará un día por cansarse, pero entonces es el tiempo el que se convierte en nuestra desdicha.

Frases de desdicha


Todos hablaban a la vez, insistentes y contradictorias sus voces, convirtiendo lo irreal en posible, luego en probable, después en hecho incontrovertible, como hace la gente al transformar sus deseos en palabras.

Frases de irreal


(...) Decía que los relojes asesinan el tiempo. Él dijo que el tiempo está muerto mientras es recontado por el tictac de las ruedecillas; Sólo al detenerse el reloj vuelve el tiempo a la vida.

Frases de se detuvo el tiempo


(...) Nunca se gana una batalla dijo. Ni siquiera se libran. El campo de batalla solamente revela al hombre su propia estupidez y desesperación, y la victoria es una ilusión de filósofos e imbéciles.

Frases de batalla


Él que sobre todas las cosas amaba la muerte, y que quizá sólo amaba a la muerte, amó y vivió con deliberada y pervertida curiosidad, tal y como ama un enamorado que deliberadamente se reprime ante el prodigioso cuerpo complaciente, dispuesto y tierno de su amada, hasta que no puede soportarlo y entonces se lanza, se arroja, renunciando a todo, ahogándose.

Frases de muerte

Obras relacionadas

El ruido y la furia

El ruido y la furia (1929), William Faulkner
  • Libro, 1929
  • Original: The sound and the fury
  • Frases de El ruido y la furia: Historia de la decadencia y destrucción final de un antiguo linaje del sur de Estados Unidos, desde el particular punto de vista de los últimos sobrevivientes de la familia.
  • Libro esencial

El ruido y la furia

Autor

William Faulkner (1897-1962): Escritor, novelista, ensayista, poeta, periodista y guionista estadounidense, autor de "El ruido y la furia" (1929), "Mientras agonizo" (1930), "Una rosa para Emily" (1930), "Luz de agosto" (1932) y "¡Absalón, Absalón!" (1936).


Palabras clave

Suicidio Amantes Conflictos familiares Incesto Tormentoso pasado Decadencia social Paso del tiempo Monólogo interior Ninfómana

Síguenos en