Frases de El primer día

El primer día

23 frases de El primer día (Le premier jour) de Marc Levy, libro de 2009.... Keira, una arqueóloga que busca al primer hombre, Adrian, un astrólogo que busca la primera estrella. Juntos se embarcan en una aventura extraordinaria donde todo será posible, sobre todo el amor.

Frases de Marc Levy

Frases de El primer día Marc Levy

01. La sociedad es timorata y envidiosa... ¿Pero es ése un motivo suficiente para renunciar? ¿No es una verdadera razón de ser el zarandear los tópicos, el destrozar las certidumbres?

Renunciar


02. La humildad más sincera para un científico es aceptar que nada es imposible.

Investigador


03. Perder a alguien que uno ha amado es terrible, pero lo peor sería no haberlo encontrado.

Pérdida


04. Uno nunca se deshace del todo de sus recuerdos de infancia. Te persiguen como fantasmas, acosándote sin parar en tu vida adulta.

Viejos recuerdos


05. Cogí su cabeza entre mis manos y nos besamos. Jamás olvidaré el sabor de ese beso....

Sabor


06. He observado que, generalmente, cuando una mujer te llama por tu nombre en medio de una conversación, es que tiene algo que reprocharte.

Conversación


07. No creo en el destino, pero siempre me he preguntado por el azar. Si supieras cuántos descubrimientos no se hubieran hecho sin un empujoncillo.

Azar


08. Son escasos los que están lo suficientemente locos como para llevar a cabo sus sueños, la sociedad les suele hacer pagar su originalidad.

Originalidad


09. Me dijiste una vez que la pena de la ausencia se borra ante la memoria de los recuerdos felices. ¿Cuándo dejarás de faltarme tanto?

Ausencia


10. La vida tiene mucha más imaginación que todos nosotros juntos. A veces es portadora de pequeños milagros, todo es posible, basta con creer con todas las fuerzas.

Imaginación y creatividad


11. Hay algunos primeros besos que hacen que tu vida entera se desequilibre.

Primer beso


12. La memoria es tan perezosa como hipócrita y sólo retiene los mejores y los peores recuerdos, los tiempos más extremos, nunca la medida de lo cotidiano, que borra.

Cotidiano


13. ¿En que ya no se habla más que del ayer, en que el presente no es más que un rasgo de nostalgia que se esconde púdicamente tras las carcajadas?

Ayer


14. Todo es cuestión de paciencia, determinación y amplitud de miras. A veces basta con mirar un poco más de cerca para ver aquello que de lejos se nos escapa.

Determinación


15. Nunca he creído, e incluso he detestado la mera idea de que exista un destino, porque sería negar nuestro libre albedrío, la posibilidad que tenemos de elegir nuestras opciones y decidir nuestro futuro.

Libre albedrío


16. El tiempo no lo borra todo, algunos instantes permanecen intactos en nuestras memorias sin que sepamos por qué lo hacen unos más que otros. Quizá sean algunas confidencias sutiles que la vida nos ofrece en silencio.

Olvidarte


17. (...) Renunciar ahora sería comprometer todas mis oportunidades de participar en la fabulosa aventura que aquí se prepara. Poder disponer de un equipamiento tan potente y haber sido admitido en el seno de este equipo es un sueño hecho realidad.

Participar


18. Mirando los objetos cotidianos, como un cuchillo para la mantequilla, es cuando uno se da cuenta de que alguien se ha ido y no volverá más; un estúpido cuchillo que corta para siempre rodajas de soledad en nuestra vida.

Objetos


19. De todas formas, las condiciones climáticas decidieron otra cosa. Siempre me he asombrado de la conjunción de pequeñas cosas que deciden el curso de tu vida. Nadie ve las piezas del puzzle que se unen y que irremediablemente llevan a un cambio.

Clima


20. No sé si te das cuenta de lo absurdo que es eso. Los hombres casados, que tienen la suerte de vivir cerca de las mujeres a las que aman, encuentran la manera de engañarlas, y yo, en cambio, le soy fiel a una mujer que ni siquiera sabe que estoy coladito por ella.

Fiel


21. ¿Tengo yo pinta de una mujer ideal? Y sin embargo, tu padre y yo vivimos juntos cuarenta y tres hermosos años. No es ni la mujer ni el hombre los que tienen que ser ideales, sino lo que quieren compartir juntos. Una gran historia de amor es el encuentro de dos donantes. ¿Has encontrado eso en tu vida?

Matrimonio feliz


22. La Tierra es redonda, el espacio es curvo, y para intentar penetrar en los misterios del Universo te tiene que gustar moverte, recorrer el planeta sin cesar, hacia las comarcas más desiertas, en busca del mejor punto de observación, de la oscuridad total, lejos de las grandes ciudades. Imagino que lo que me empuja desde hace tantos años a renunciar a vivir como la mayoría de la gente, con una casa, mujer e hijos, es la esperanza de encontrar un día una respuesta a la pregunta que jamás ha dejado de ocupar mis sueños: ¿Dónde empieza el alba?

Intentar


23. Hay días iluminados por pequeñas cosas, por nimiedades que te hacen increíblemente feliz: una sobremesa con risas, un juguete de la infancia que aparece en la estantería de un anticuario, una mano que aprieta la tuya, una llamada que no esperabas, unas palabras dulces, tu hijo que te abraza sin pedir otra cosa que un momento de amor... Hay días iluminados por pequeños momentos de gracia, un aroma que te alegra el alma, un rayo de sol que entra por la ventana, el ruido de un chaparrón cuando estás todavía en la cama, las aceras nevadas o la llegada de la primavera y sus primeros brotes.

Cosas pequeñas

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El primer día" de Marc Levy.

Síguenos