Frases de El precio de la sal - Página 2

33. Era fácil, después de todo, abrir simplemente la puerta y escapar. Era fácil, pensó, porque en realidad no se estaba escapando, en absoluto.

Evasión


34. Y no tuvo que preguntarse si aquello había ido bien, nadie tenía que decírselo, porque no podía haber sido mejor o más perfecto.

Perfecto


35. Su vida era una serie de zigzags. A los diecinueve años estaba llena de ansiedad.

Ansiedad


36. La desesperanza que impregnaba completamente el final de su vida.

Desesperanza

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El precio de la sal" de Patricia Highsmith.

Síguenos